Navigation

Creciente influencia helvética en concierto mundial

La influencia de Suiza en el contexto internacional, en crecimiento. Keystone Archive

Suiza se convirtió en un puente entre los países del Norte y del Sur durante la 59 sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Este contenido fue publicado el 30 abril 2003 - 13:04

Ministro de la misión suiza ante la ONU, Daniel Vigny analiza para swissinfo la posición de su país en el encuentro multilateral.

"Podemos decir que nuestro país ha ganado en influencia. Anteriormente, sin ser miembros de Naciones Unidas, teníamos que solicitar a algunos Estados la presentación de propuestas en nuestro nombre. Afortunadamente, ese ya no es el caso", afirmó el diplomático.

En su calidad de "observador" ante la Comisión de Derechos Humanos, Suiza participó en la más reciente sesión de ese organismo (17.03-25.04), por primera vez, como miembro a parte entera de la ONU.

"Creo que estuvimos más activos que en años anteriores. Muchas ONG nos consultaron y creo que gozamos de buena reputación entre la comunidad internacional. Suiza no ha sido colonialista, ni tampoco es partidaria de la adhesión a la Unión Europea. Estas características nos favorecen en ciertas temáticas", explicó Vigny.

En el encuentro multilateral, Suiza adhirió propuestas de países del Sur en favor del derecho al desarrollo y a la alimentación, así como la de enviar un representante especial a Irak para investigar la situación de los derechos humanos durante el régimen de Sadam Hussein.

"Creo que Suiza se ha convertido en un puente entre el Norte y el Sur en la Comisión de Derechos Humanos", consideró el ministro.

Resolución sobre Cuba

Suiza participó en una resolución que, con 24 votos a favor, 20 en contra y 9 abstenciones, adoptó la Comisión de Derechos Humanos respecto a Cuba.

El texto solicita a La Habana la aceptación de una visita de una relatora especial -la magistrada francesa Christine Chanet-, y la aplicación de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos, que garantizan la libertad de asociación por motivos políticos.

Contra la pena de muerte

La delegación helvética se pronunció en contra de la pena de muerte, practicada en Estados Unidos y Cuba entre otros países.

Ante los 53 Estados miembros de la Comisión, Suiza manifestó que esa forma de castigo "no cumple ningún objetivo en una sociedad regida por el Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos".

Al considerar, además, que la pena capital "se muestra ineficaz" en la lucha contra el crimen y puede conducir "a la ejecución trágica de inocentes", Suiza se pronunció por su abolición.

Derechos indígenas

La Confederación suscribió las conclusiones del relator especial en asuntos de poblaciones indígenas, Rodolfo Stavenhagen. El sociólogo mexicano, advirtió sobre las violaciones de los derechos sociales de esas comunidades e identificó los problemas agrarios como los más urgentes.

Asimismo, Suiza exigió tomar en cuenta a las poblaciones indígenas en las modificaciones al uso de suelo para proyectos de desarrollo social.

Al reiterar su posición en cuanto a las tradiciones, afirmó que todos los pueblos tienen el derecho a preservar su identidad cultural en la pluralidad de sus modos de expresión.

swissinfo, Luis Vázquez, Ginebra

Datos clave

El 59 período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos se celebró del 17 de marzo al 25 de abril del 2003 en Ginebra.

El 3 de marzo del 2002, el pueblo suizo votó en favor de la adhesión de Suiza a la ONU.

El 12 de septiembre del 2002 tuvieron lugar en Nueva York y Ginebra, sendas ceremonias de celebración.

Se estima que Suiza podría ingresar a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en el 2007.

End of insertion

Contexto

El estatuto de observador ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU permite a Suiza copatrocinar resoluciones y asumir públicamente una posición.

Suiza aplaude el papel del Foro Mundial de la ONU sobre Pueblos Indígenas -efectuado en el 2002 en Nueva York-, en favor de la expresión de las comunidades autóctonas.

La Confederación estudia una resolución presentada por Brasil para garantizar la igualdad jurídica de los seres humanos, al margen de sus inclinaciones sexuales, y que sería votada por la Comisión en el 2004.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.