Navigation

Cuba, un país fiel al destino que se forjó

Tabacalera en La Habana. swissinfo.ch

Privilegia la política sobre la economía, de ahí sus prioridades: salud y educación, afirma el embajador saliente de Suiza, Jean-Claude Richard.

Este contenido fue publicado el 30 noviembre 2004 - 17:35

El diálogo y no el bloqueo, la vía para la isla, afirma su reemplazante, Bertrand Louis. Análisis en ocasión del cambio en la representación suiza.

“Tuve mucho gusto de estar en Cuba porque es un país que trata de hacer, de seguir un camino un poco diferente de los otros, por eso dicen siempre que es un país revolucionario, que vive la Revolución y que trata de seguir en este camino un poco difícil...”, apunta Jean-Claude Richard.

A partir de este mes de diciembre Suiza contará con un nuevo representante oficial en Cuba. En ocasión del cambio, swissinfo conversó con el embajador saliente, Jean-Claude Richard, y con su sucesor, Bertrand Louis. (En más sobre el tema: "Que los cubanos mantengan su destino en sus manos")

Entre ambos: balance y perspectivas de ese rincón del Caribe fiel al destino que se forjó.

Para Jean-Claude Richard, quien tras cuatro años y medio de representar a Berna ante La Habana, recibió la misión de hacer lo propio ante el gobierno de Bucarest, Cuba es un país un poco especial tanto en lo que toca a la geografía como a la idiosincrasia y desde el punto de vista político.

Otra manera de pensar la política

“Pienso que vale la pena entender, leer, escuchar todo lo que dice el régimen que trata de pensar la política de manera un poco diferente. Me gustaría decir que en este país, quizás más que en algún otro, la política es más importante que la economía, por eso decidieron claras prioridades”.

Y esas prioridades del régimen de Fidel Castro, recuerda nuestro interlocutor, son la salud y la educación, “en las que la Revolución logró un desarrollo impresionante”. Hay más médicos por habitante que en muchos países industrializados y todos los niños van a la escuela, además de que el nivel educativo de la población es bastante alto.

“Pienso que las relaciones políticas entre Suiza y Cuba son buenas. Es decir, que hay una confianza mutua y un interés y por eso pienso yo que vale la pena hablar con nuestros amigos cubanos que durante mi tiempo en Cuba tuvieron algunas problemas en relación con la Comisión de los Derechos Humanos de Ginebra”.

Sobre el particular añade que, la concepción de los derechos humanos en Cuba no es exactamente la misma que la de Suiza o Europa.

Sin libertad no se disfruta la educación

”Para nosotros son muy importantes, prioritarios quizás, los derechos políticos y civiles. En Cuba consideran quizás prioritariamente, asegurar los derechos sociales, culturales y por eso dan la prioridad a la educación diciendo, por ejemplo, que sin educación no se puede disfrutar de la libertad”.

Insiste en que se trata entonces de dos concepciones relativamente distintas, pero agrega que se requiere conversar, intercambiar opiniones para evitar problemas que pueden impedir o perjudicar las relaciones como sucedió entre Cuba y algunos países de la Unión Europea.

“Tenemos el privilegio de tener esta discusión con Cuba y pienso que la podríamos profundizar y con un país con un nivel de educación y de información tan grande como la de los altos funcionarios de este país, un diálogo es posible. Hay que hacer un esfuerzo siempre más grande para tratar de entendernos mejor”.

En un mundo globalizado...

El ahora embajador de la Confederación Helvética ante Rumania, Jean-Claude Richard, se refiere al futuro de Cuba y a la necesidad que tendrá el país, lo mismo que todas las naciones del mundo, de instrumentar una serie de cambios.

“El aspecto más difícil, yo diría, lo que funciona menos bien, es la economía y yo pienso que un día este país tendrá que adaptar sus estructuras a la modernidad para satisfacer las reglas del funcionamiento de la economía moderna como casi todos los países del mundo ahora lo han entendido”.

Reconoce que no es proceso fácil pero advierte que esa adaptación...

“todos los países del mundo la tienen que hacer. Suiza también porque vivimos no en una isla, sino en un mundo mundializado y por eso no se puede abstraer de las reglas del mundo alrededor de nuestro país”.

Un turismo creciente

Al desgranar los diversos aspectos de la realidad cubana, el representante helvético elogia la belleza de la isla que atrae a miles de turistas (dos millones en 2004, según las previsiones) en una infraestructura de primera calidad y con el espléndido marco de una naturaleza pródiga y una soberbia arquitectura.

Recuerda que el intercambio en el comercial bilateral es escaso pero que se ha incrementado considerablemente el número de visitantes suizos a la isla, así como el de matrimonios mixtos, amén del enorme intercambio cultural y del amplio programa que la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) instrumenta en el país caribeño desde el 2000.

“Además de la historia y las construcciones, hay un interés muy grande, por ejemplo, en visitar la Vieja Habana que, desafortunadamente, necesita muchos trabajos, muchos cambios, pero empezaron a mejorar la situación para atraer al turismo y ya la Vieja Habana es un encanto para los turistas...”

Jean-Claude Richard se refiere igualmente a lo que califica de otro aspecto muy positivo de vivir en Cuba: la seguridad. Explica que algunos diplomáticos que, como él, han vivido en otros países, coinciden en que esa peculiaridad de la cotidianeidad isleña es una enorme ventaja.

En efecto, una enorme ventaja que se enrarece en la América Latina.

swissinfo, Marcela Águila Rubín.

Datos clave

Desde el mes de noviembre, Jean-Claude Richard (JCR) es embajador extraordinario y plenipotenciario de la Confederación Helvética en Rumania.

Diplomado en Ciencias Políticas y Ciencias Económicas de la Universidad de Neuchâtel, JCR ingresó al servicio diplomático suizo en 1974.

End of insertion

Contexto

Las diversas funciones del Embajador Jean-Claude Richard en el seno de la Diplomacia suiza lo han llevado a:

Londres, Belgrado, Copenhague, México, Dakar, Banjul, Bamako, Bissau, Praia, Puerto Príncipe, Kingston, La Habana y Bucarest.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.