Alfonsina Storni reaparece con su cruzada feminista

Luisa González, escritora andaluza autora de 'Alfonsina'. (Imagen captada por zoom). RSI-SWI

Cuatro mujeres se unieron para dar a luz a 'Alfonsina', una novela que recorre la vida de la escritora suiza Alfonsina Storni, y la sitúa como una de las primeras militantes feministas.

Este contenido fue publicado el 02 agosto 2020 - 08:28
Norma Domínguez, Buenos Aires,, swissinfo.ch

La española Luisa González, se funde con la protagonista para escribir su historia, y las argentinas Nadia Isasa y Laura Rossi son las editoras que plasman en papel la cruzada de la mujer que hace un siglo se atrevió a hablar de sexo y denunciar la opresión patriarcal.

“Me llamaron Alfonsina, nombre árabe que quiere decir dispuesta a todo”, contaba Alfonsina Storni cuando ya su poesía y sus columnas eran reconocidas en el mundo de las letras y el periodismo, desafiando las críticas a las que la sometía una sociedad opresora y machista.

“Me enamoré del personaje”

Ese coraje y desparpajo seguramente fueron algunas de las tantas características arrojadas que “enamoraron” a la andaluza de Jaén, Luisa González, quien descubrió a la poetisa por casualidad:

“Yo andaba buscando en Internet mujeres valientes, y me aparecían Victoria Ocampo, Virginia Woolf, Gabriela Mistral, cuando de pronto asomó Alfonsina” explica González desde Tarragona, Cataluña, y añade:

“Solo la conocía por las decenas de versiones románticas de la hermosa zamba  “Alfonsina y el mar” de Ariel Ramírez y Félix Luna, que escuché en todas sus versiones: ¡desde Mercedes Sosa, Rosalía, Miguel Bosé, Calamaro y Shakira, hasta Plácido Domingo!”

“Cuando empecé a leer su biografía me obsesioné. Me enamoré del personaje. De su valentía, de su sencillez, de su manera de hablar. Una mujer que quería tener tiempo para leer y estudiar, pero no pudo hacerlo porque no tenía el acceso”

Confiesa que cuanto más investigaba, más se fascinaba: “Fue una autodidacta y eligió ser madre soltera. Logró que las mujeres acabaran leyéndola por su forma sencilla de escribir; discutía con [Jorge Luis] Borges y se sentaba a debatir sola en una mesa rodeada de medio centenar de hombres, ¡y les recitaba ‘La loba’!”

Emocionada, sostiene que la suiza era atrevida y valiente, y que en esa época hablaba de sexualidad y feminismo. “Siempre quería explicar a los hombres [como Borges, por ejemplo], en qué sustentaba sus aseveraciones”

La distancia nunca fue un problema

Nadia Isasa y Laura Rossi se encontraron con el escrito de Luisa en el momento justo y en el lugar indicado.

Además de ser las dos académicas de Letras, residen actualmente en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, lugar donde vivió la escritora suiza, oriunda de Sala Capriasca (cantón del Tesino).

También son feministas y reivindican la lucha de Storni como pionera y adelantada en el movimiento social que lucha por la igualdad de derechos y oportunidades, además del empoderamiento de la mujer mediante la solidaridad y el apoyo entre ellas, expresada en la sororidad.

“Una de las cosas que nos movilizó a Laura y a mí fue esa potencia feminista que tenía Alfonsina. Nació un siglo adelantado. A nosotras nos interesó que la novela trabaja sobre una heroína que no es romántica”, aseguraron en entrevista virtual con swissinfo.ch

“Publicarla fue un acto de justicia, porque siempre supimos que es una obra que venía de un derrotero por editoriales de España y Argentina luchando por ver la luz, cuando desde el inicio fue una pieza con enorme precisión investigativa y escrita de forma maravillosa”, coincidieron.

“La zamba fue romantizada por el patriarcado”

“La zamba no refleja lo que ella fue y quedó en el imaginario popular” sostiene Nadia y explica cómo se reinventaron para llegar a publicar la novela.

Amigas y colegas, las argentinas supieron complementarse y se valieron de la virtualidad para que la crisis de la COVID-19 no ahogara el trabajo enorme que desde hace tiempo venían construyendo.

“La pandemia nos sometió a aprender cómo estar todas juntas en la presentación, y nos reinventamos y lo logramos. Aprendimos a maquetar y a ver posibilidades que no se veían. Creo que Alfonsina estaba muy sola en su época y que nosotras estuvimos juntas y pudimos hacerlo. No sé si solas nos hubiéramos animado” reflexiona Laura, quien trabajó sobre la letra de la novela.

“Dado que este año la Biblioteca Popular Alfonsina Storni donde trabajo cumple 30 años y estábamos organizando un festival feminista cuando nos sorprendió el confinamiento, no pudimos traer a Luisa para presentar la novela en Rosario. Gracias a que la Comuna de Bustinza -donde también vivió Alfonsina- nos donó los fondos, pudimos imprimir los primeros cien ejemplares, y eso nos impulsó a presentarla vía zoom.

Todavía falta un largo camino por recorrer

Según las editoras, Alfonsina no alcanza en los claustros académicos literarios la dimensión que debería porque es tomada como una especie de ‘poeta menor’. Por mujer y porque siguen considerando que pertenece a una generación ‘bisagra’ entre el modernismo de Rubén Darío y el vanguardismo de Borges.

Socialmente, sin embargo, empieza a sentirse y comprenderse que fue una precursora y pionera del lenguaje inclusivo, y que como periodista supo invertir las tradicionales secciones femeninas desde donde reclamó los derechos de las mujeres.

Actualmente es una inspiración para los colectivos de mujeres que, como lo hizo ella hace un siglo, luchan para terminar con la discriminación, la subordinación y la violencia que sufren las mujeres solo por el hecho de serlo.

Compartir este artículo