Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cine suizo con acento catalán en Solothurn

Emilio Gutiérrez Caba protagoniza la cinta ‘Lo más importante de la vida es no haber muerto’.

Emilio Gutiérrez Caba protagoniza la cinta ‘Lo más importante de la vida es no haber muerto’.

Anoche concluyó el Festival de Solothurn, que en esta edición presentó ‘Lo más importante de la vida es no haber muerto’, coproducción dirigida por dos realizadores españoles y uno suizo.

La ambiciosa cinta, cuya trama comienza en la España de la Guerra Civil, retoma elementos del universo surrealista de Luis Buñuel y bucea en el expresionismo.








“Bonsoir Soleure” (buenas noches Solothurn), exclamó con entusiasmo Olivier Pictet al subir al escenario del inmenso Reithalle. Acompañado de sus colegas Pablo Martín Torrado y Marc Recuenco presentaba en la noche del pasado miércoles (26.01.) la película ‘Lo más importante de la vida es no haber muerto’ (título original) ante una sala repleta de público.

Una hora antes, el cineasta de Ginebra y sus amigos de Madrid y Barcelona recibían a swissinfo.ch para explicar su trabajo alrededor de unas cervezas en uno de los bares del casco histórico de Solothurn.

“Somos como una familia”

“Los tres codirectores se conocieron en España”, explica la joven productora suizo australiana Saskia Vischer, “y su escuela los puso a trabajar juntos para un proyecto. Ahí comenzó todo”. Era la escuela Escuela superior de diseño e imagen IDEP de Barcelona, ciudad natal de Marc Recuenco. Por su parte, el otro español del equipo, Pablo Martín Torrado, es natural de Madrid y vive hoy en Montreux (cerca de Lausana): “Esperamos estrenar en España en marzo”, comentó a swissinfo.ch.

El cerebro suizo del equipo, se declara “un enamorado de España”. De hecho, Marc Pictet estudiaba Ciencias Económicas, especialidad que abandonó a medida que crecía su interés por las Artes y Ciencias cinematográficas. “Decidí dejar el comercio y pasarme a lo audiovisual”, explica sonriente.

“Somos como una familia”, afirma. Una familia de la que parece formar parte inseparable la productora Saskia Vischer. ¿Pero cómo nace esta colaboración? Olivier Pictet propuso los servicios de la joven productora pues ya había trabajado con ella en proyectos anteriores. “Desde la primera lectura del guión quedé fascinada con la idea de producir esta película”, explica Vischer.

La película se rodó en Ginebra. “Al menos en un 80%”, aclara Pictet, “aunque ciertas escenas fueron filmadas en Cataluña”. Por su parte, Marc Recuenco comenta que “los contactos en Suiza facilitaron nuestro trabajo, pues en España todo nos costaba mucho más. Allí nos ven como a unos recién nacidos. Nos hartamos de buscar ayudas y subvenciones, sin resultado”.

Aparte de estar firmada al alimón por tres realizadores, otra característica muy inusual de esta película es que primero se decidió el lugar del rodaje y luego se escribió el guión. “Obviamente, el proceso suele ser a la inversa”, aclara Recuenco.

¿Y cómo consiguieron estos realizadores nóveles convencer al dos veces ganador de un Goya Emilio Gutiérrez Caba para ser el protagonista de la cinta? “Lograrlo nos costó seis meses de perseguirle”, explica entre risas Pablo Martín Torrado, “pero, finalmente, tuvimos la suerte de que le gustara mucho el guión”.

En el mundo del cine no es tan raro ver parejas de realizadores, como los Hermanos Cohen, Jeunet & Caro, o los hermanos belgas Dardenne. Pero tres cabezas pensantes es algo muy inusual. ¿Cómo se reparte el trabajo entre tres directores?

“Podemos trabajar juntos porque está muy claro lo que cada uno de nosotros hace mejor”, responde Olivier Pictet. “Por ejemplo, Pablo es muy bueno para ocuparse de los actores, y Marc para la dirección artística. Lo bueno es que nos conocemos perfectamente y no necesitamos hablar para entendernos. Si no trabajamos los tres juntos, no hubiera salido igual”.

Entre Luis Buñuel y Orson Welles

 

‘Lo más importante de la vida es no haber muerto’ comienza en la España de la Guerra Civil y presenta al personaje interpretado por el popular Emilio Gutiérrez Caba en su juventud. Se trata de un afinador de pianos que vive en una casona con su mujer.

Tras un salto en el tiempo y sin motivo aparente, el protagonista comenzará a sufrir de insomnio, abriendo así la puerta a un universo onírico que, en palabras de los propios realizadores, toma elementos del cine del gran Luis Buñuel.

En sus eternas noches sin sueño, el afinador descubrirá un fantasmagórico personaje que deambula por la casa. Un ‘fantasma’ que habla catalán y llevará al espectador por senderos misteriosos hasta la inesperada resolución final.

Todo ello gracias a una imagen de rara perfección para una ópera prima. De hecho, la excelente fotografía del suizo Pietro Zuercher destaca especialmente, al igual que las composiciones musicales originales. Un trabajo de equipo que implicó a más de 300 personas, como se encarga de recordar la productora Saskia Vischer.

A la hora de los referentes cinematográficos, Marc Recuenco se plantea modelos de alto calado. “Hay elementos de Orson Welles, mucho del expresionismo ruso y una clara influencia de M. C. Escher”. Una influencia evidente en los complejos títulos de crédito, que recuerdan la obra del artista surrealista holandés.

El crítico suizo Thierry Jobin afirmó en su columna del diario ginebrino ‘Le Temps’ que la obra hispano-suiza es “un cruce entre el cine de (David) Cronenberg y (Emir) Kusturica. Una de las óperas primas más originales de los últimos tiempos”. Una película que, en opinión del especialista, escapa a lo que habitualmente cabe esperar del cine suizo.

¿Y cómo piensan ‘venden’ su película a un potencial espectador para convencerle de ir a verla cuando se estrene en España? “Creo que es una película novedosa, que plantea una mezcla de elementos y donde todo está bien elaborado. Pienso que deja una semilla en el espectador”, comenta Marc a modo de conclusión.

Festival de Solothurn

La edición 46ª de las Jornadas Cinematográficas de Solothurn, que  concluyó ayer  (27.01.), registró un récord de asistencia: 53.000 espectadores.

La cinta ‘Cleveland vs. Wallstreet’, de Jean-Stéphane Bron, obtuvo el Premio de Soleure, y ‘Sommervögel’, de Paul Riniker, el Premio del Público.

287 filmes fueron proyectados durante el festival. Cinco cintas son las nominadas al premio al cine suizo, los Quartz, que serán atribuidos en marzo próximo en Lucerna.

Fin del recuadro

Tres directores

Marc Recuenco

Nació en 1978 en Cataluña.

Hijo de un pianista, quiso primero ser arquitecto antes de entrar en la Escuela superior de diseño e imagen de Barcelona IDEP, donde estudió producción y dirección.

En 2003 prosiguió estudios en la Escuela de cine de Barcelona CECC.

Vive y trabaja en Barcelona.

 

Olivier Pictet

Nace en Ginebra, Suiza, en 1977.

Comenzó estudios de economía en Lausana antes de decantarse por el cine tras una estadía de estudios en Barcelona, donde conoció a Marc y Pablo.

Ha realizado diversos proyectos y filmes documentales sobre deportes.

Trabaja en la actualidad en publicidad y producción. Vive en Ginebra.

 

Pablo Martín Torrado

Nace en 1973 en Madrid, en el seno de una familia de artistas.

Estudió Literatura Inglesa y Filología en Granada antes de interesarse en el cine.

Ha vivido en Dublín, Bruselas, Málaga y Barcelona.

Reside en Montreux, Suiza.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×