Navigation

Los artistas mundiales toman Art Basel

'Candlestick Point' del artista americano Lewis Baltz está presente en el marco de Art Unlimited en Basilea. Keystone

La feria internacional de arte se celebra desde este miércoles 15 y hasta el próximo 19 en Basilea, con sus superlativos, sus helicópteros, sus estrellas, sus fiestas VIP… y sus ventas espectaculares. Lo cierto es que Art Basel es ineludible.

Este contenido fue publicado el 15 junio 2011 - 14:43
Isabelle Eichenberger, swissinfo.ch

Antes de la apertura oficial al público de este miércoles, una serie de invitados especiales tomó parte en el preestreno de la 42ª edición de Art Basel el martes, donde se reúnen hasta el domingo 300 galerías de 35 países que exponen más de 2.500 artistas de los siglos XX y XXI.
 
Hubo que luchar para ser parte de la lista de 300 galeristas electos (de 1.000 candidatos, según los organizadores) dispuestos a pagar grandes sumas de dinero para unos pocos metros cuadrados. Confesión de un “pequeño” de entre ellos: “He pagado 100.000 francos por un reducido estand, con el alquiler, seguros, transporte, hotel, etc., y las ventas no están garantizadas”.
 
¿Es la inversión fructífera? Sí, dice Nicolas Galley, director de los estudios del nuevo ‘Executive Master en Arte', estudio estrenado este otoño por la Universidad de Zúrich. “Las galerías no pueden quizá presentar a jóvenes desconocidos (lo hacen más en las ferias americanas), pero es sobre todo en términos de imagen, de encuentros y de visibilidad en general donde la contribución de Basilea es considerable”.

¿El mejor espectáculo?

¿Es Art Basel “la mejor”, como afirman los especialistas del marketing? Todavía sí, dice Galley. “La calidad de la organización y la selección la sitúan por encima del resto. También tiene una serie de eventos muy desarrollada, como, por ejemplo, el Art Unlimited, además de los debates, las películas, un programa abundante. Sin mencionar de la feria paralela 'Liste 16'. En resumen, esta concentración es única”.
 
El historiador del arte añade que “si los artistas ignoraban a Basilea en las décadas de los 80 y 90, comenzaron a venir”. ¿Por qué? “Debido a que el mercado y las instituciones han estrechado sus contactos y que más o menos se dieron cuenta de que el mercado no tiene por qué masacrar a los artistas, como sucede con los conceptuales, que no son fáciles de vender, tal es el caso del suizo Thomas Hirschhorn”.

El silencio del mercado

El mercado precisamente, es considerado por algunos observadores como muy opaco, cerrado, incluso más que el propio secreto bancario. Así lo afirma Sébastien Guex, profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Lausana, que está interesado en los bancos y en el mercado del arte.
 
“Es un verdadera ley del silencio porque la gran mayoría de actores no está obligada a una contabilidad comparable a la que se exige a los bancos (no los bancos privados) y a las grandes casas de subastas, que cotizan en bolsa y por lo tanto están sujetas a las normas de transparencia”.

El arte, como la banca o el deporte

El historiador compara el mundo del arte con el del deporte, “tan ávido de récords y que tiene un interés en crear la impresión de un aumento permanente de los valores en el mercado, pero sin dar nunca cifras globales. "El comercio ilegal de arte, unos 2 a 10 millones de francos anuales en los últimos veinte años, es significativo en un volumen total de 15 a 20 millones de dólares."
 
Para Sébastien Guex, esta tradición de discreción procede especialmente “del culto del secreto bancario resultante de la gestión de fortunas y de los bancos privados”. Esto se explica también por razones fiscales y por el funcionamiento del mercado, porque el arte está en el centro de una actividad altamente especulativa, pues estamos en presencia de capital simbólico, imposible de predecir.
 
Si Sébastien Guex está convencido de que “en el arte como en la banca, el mercado está hecho para todas las fortunas mundiales”, relativiza Nicolas Galley: “Es cierto que el mercado globalizado lo hacen entre 500 a 1.000 grandes artistas, pero muchos coleccionistas llegan a Basilea con un presupuesto de algunos millares de francos solamente, pero también con gran pasión”.
 
El historiador del arte también cree que el mercado se ha vuelto más transparente desde la creación de bases de datos en internet como Art Price, que da pistas sobre el precio y la cotización del artista.

Lo importante es “crear interés”

Vicenzo Abate, artista y creador en 2010 de PAH Project, “una plataforma para el intercambio de experiencia de la cultura contemporánea” en Friburgo, no se va a perder la reunión anual de Art Basel porque es una oportunidad de “crear interés".

"Me interesa tanto como artista y como promotor de otros artistas, porque, para mí, habrá mucha gente que verá el trabajo y será mejor”.

El año pasado, Vicenzo Abate pudo descubrir la obra de un artista suizo que tenía ganas de exponer. Es cierto que “la feria apesta a dinero, como dicen algunos, pero ante todo, siempre ha habido personas que podían pagar las obras de arte para su uso privado: lo más importante es que el mayor número de gente pueda verlas”.
 
Este joven artista y galerista de 33 años estaría encantado de participar en la exposición. “Mi espacio de exposición es diferente y mi actitud probablemente allí sería diferente. Tal vez estaría más cómodo en la feria paralela ‘Liste 16’, pero básicamente es un poco como ésta”.

Art Basel 2011

La 42ª edición se celebra en Basilea del 15 al 19 de junio.
 
Reúne a 300 galerías (más de 1.000 solicitudes) de 35 países, incluyendo 32 suizas, que presentan obras de unos 2.500 artistas.
 
Estados Unidos es el país más representado con 73 galerías, seguido por Alemania (50) y Suiza ocupa el tercer lugar con 32 expositores.
 
Al mismo tiempo, Art Unlimited (17.000 m2) cuenta con 62 proyectos monumentales de artistas importantes.
 
Art Statements presenta 27 artistas jóvenes (de un total de 300 solicitantes) de 14 países.
 
Art Feature presenta 20 proyectos curatoriales de galerías.
 
Art Basel ofrece numerosos foros, conferencias, actuaciones y presentaciones de libros y, por segundo año consecutivo, la guía digital gratuita para smartphone es accesible en el iPhone, IPad, IPod, Blackberry y otros teléfonos inteligentes.
 
En 2010, el número de visitantes alcanzó un récord de 62.500 personas.

End of insertion

Suiza, mercado de arte

Suiza. El mercado del arte suizo ha disfrutado de los mismos beneficios que la banca: neutralidad y estabilidad económica y política, la llegada a Suiza de grandes coleccionistas, la fortaleza del franco, un mercado libre que nunca ha sido objeto de control, incluso durante las dos guerras mundiales, la legislación que promueve la laza a escala internacional (IVA más barato)

Puertos francos. Los puertos francos suizos no exigen a sus propietarios hacer un inventario de los bienes y los controles son “suaves”, de acuerdo con Sébastien Guex.
 
UNESCO. Suiza es uno de los últimos estados a ratificar, en 2003, la Convención de la UNESCO sobre el comercio de obras de arte.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.