Navigation

Debate parlamentario sobre el extremismo y racismo

Gráfico debate Consejo Nacional extrema derecha, octubre 2000 swissinfo.ch

La extrema derecha polariza a los diputados helvéticos. Los miembros del Consejo Nacional condenan el fenómeno, pero no coinciden en la forma de analizarlo. La ministra de Justicia defendió la posición del Gobierno.

Este contenido fue publicado el 05 octubre 2000 - 17:00

La Cámara Baja, en respuesta a las interpelaciones urgentes presentadas por los partidos Verde, Socialista y Demócrata Cristiano, entabló un debate sobre el fenómeno de la extrema derecha. Durante dos horas y media socialistas y verdes, por un lado, y los diputados de la derechista Unión Democrática del Centro (UDC) intercambiaron acusaciones implícitas.

El nacionalismo de derecha comienza por el populismo para desembocar en el extremismo, señaló la socialista zuriquesa Regine Aeppli. Para evitar que cunda la extrema derecha hay que reducir las desigualdades sociales, destacó su correligionaria bernesa, Ursula Wyss.

Existe en Suiza un ambiente político propicio para la extrema derecha, y la UDC (el más derechista de los cuatro partidos que integran el Gobierno) no es la única formación política concernida, según Nils de Dardel.

Para ilustrarlo el socialista ginebrino citó un hecho que, en su opinión, ni siquiera el partido del austríaco Jörg Haider se atrevería a respaldar: la adopción de medidas coercitivas, ampliamente apoyadas, contra los extranjeros infractores.

Los diputados de la UDC, por su parte, insistieron en la necesidad de luchar igualmente contra el extremismo de izquierda y de denunciar de la misma forma la tumultuosa acogida de las protestas contra la Organización Mundial del Comercio, que protagonizaron los delegados del sector agrario en Ginebra.

En ese sentido, el diputado de la UDC por el cantón de Argovia, Hans-Ulrich Mathys, incitó al Gobierno a emprender la lucha contra la extrema izquierda con la misma energía que lo hace en el caso del extremismo de derecha.

Pero las posiciones divergen en cuanto a la forma en cómo debe emprenderse la lucha contra la extrema derecha. No es una tarea que deba asumir el Gobierno, según Christoph Mörgeli (UDC, Zúrich).

El parlamentario de origen belga, Jacques Neirynck, contó ante la Cámara una experiencia personal para resaltar que se trata de un problema serio, que no se puede banalizar. En 1942, el diputado democristiano por el cantón Vaud fue testigo de cómo la Gestapo se llevaba a dos de sus camaradas judíos.

Si bien los cabezas rapadas no están hoy en medida de llegar al poder, bastaría que estallara una crisis o una guerra para que esa perspectiva se convirtiera en una opción posible. No es momento de reflexionar, sino de actuar, declaró Neirynck, incrédulo ante el hecho de que, a diferencia de otros países, Suiza no haya prohibido la iconografía nazi.

Verdes y socialistas expresaron su rechazo inequívoco a la extensión de las medidas coercitivas. No queremos ni fichas, ni una policía política, dijo Anne-Catherine Ménetrey (Verde, Vaud).

Por su parte, la ministra de Justicia y Policía, Ruth Metzler, explicó la posición del Gobierno. El Consejo Federal se propone luchar contra la extrema derecha con los métodos que tiene a disposición.

Hay que tomar en serio el fenómeno y examinarlo minuciosamente para evitar reacciones improvisadas, pero no estamos ante un problema que amenace la seguridad interna como para recurrir a medidas excepcionales, declaró Metzler.

Si la situación se agravara, el Gobierno se reserva el derecho de legislar la prohibición de la propaganda neonazi, pero por el momento existen otros instrumentos para luchar contra la extrema derecha que no limitan la libertad de expresión, concluyó la titular de Justicia.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.