Navigation

El referéndum, “última esperanza”

La decisión del Gobierno de Grecia de evitar mayores sacrificios a la ciudadanía ha chocado con las propuestas de sus acreedores. Empero, Atenas no pretende salir de la zona euro ni de la Unión Europea. Keystone

Ante una sombría disyuntiva, el primer ministro Alexis Tsipras pidió al pueblo que decidiera y fijó el próximo domingo para que los griegos expresen en las urnas su SI o su NO a la propuesta hecha a Atenas por sus acreedores el 25 de junio. Empero, los intentos por lograr un nuevo acuerdo continúan y la situación se antoja confusa. En cualquier caso, según especialistas, el referéndum constituirá un plebiscito para el Gobierno de Grecia.

Este contenido fue publicado el 01 julio 2015 - 10:45
Marcela Águila Rubín

El profesor Ioannis PapadopulosEnlace externo y el diputado socialista Andreas Gross Enlace externocoinciden en que el resultado del sufragio del 5 de julio en Grecia significaría (o no) un voto de confianza para el Gobierno de Alexis Tsipras, de la nueva izquierda radical, (Syriza). Los especialistas difieren empero en el examen de la convocatoria que mantiene en suspenso no solo a Grecia, ni solo a Europa…

Impago al FMI

Grecia entró en default de su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el martes (1 de julio) tras no realizar un pago por 1 500 millones de euros.

Deviene así el primer país desarrollado en acumular retrasos en los pagos al Fondo, que por su parte encaja el mayor default de su historia.

Funcionarios europeos tienen previsto discutir este miércoles un pedido del primer ministro Alexis Tsipras de un nuevo préstamo por dos años para pagar deudas por cerca de 30 000 millones de euros.

La presidencia del Eurogrupo explicó que como miembro de la zona euro y la Unión Europea, Grecia podía solicitar un nuevo programa de asistencia, pero que éste llegaría con condiciones.

En una señal de que los funcionarios europeos no han renunciado a tratar de encontrar una solución para Grecia, los ministros de finanzas dijeron que analizarían el requerimiento de préstamo de Tsipras, lo que hace que en la práctica las negociaciones se retomen.

Fuente: Reuters

End of insertion

“Se trata de una parodia de democracia directa”, (des)califica el catedrático del Instituto de Estudios Políticos, Históricos e Internacionales de la Universidad de Lausana. “Es incomprensible la estrategia del Gobierno de Tsipras de jugar a ganar tiempo, de dejar llegar las cosas hasta el último momento. Lo único que se logró fue debilitar más la posición de Grecia”.

“Comprendo que el plebiscito haya sido postergado como última oportunidad para salvar los intereses de la gente ordinaria, como el primer ministro socialista Andreas Papandreu lo quiso hacer hace cuatro años y fue ridiculizado por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy”, anota por su parte el parlamentario suizo, cofundador del ‘Taller para la Democracia Directa’. “El plebiscito es difícil y su substancia democrática débil, pero es válido”.

Que hablen los afectados

Atenas debía dar una respuesta este martes (30 de junio) a la proposición hecha por el Eurogrupo para poder acceder a los 15 500 millones de dólares de ayuda financiera, con sus severas condiciones asociadas. El préstamo permitiría solventar el pago de 1 500 millones de euros al FMI que venció ese mismo día.

Sin embargo, el Gobierno griego interrumpió las negociaciones el viernes previo para consultar al soberano, con lo que la propuesta no pudo cerrarse formalmente para ser presentada al Eurogrupo.

“Es una extravagancia someter a voto, en condiciones tan difíciles, un texto que es una proposición no definitiva”, considera Papadopulos.

Empero, para Andreas Gross “el referéndum es absolutamente justificado, aún en este contexto tan difícil, porque en cualquier caso, el futuro va a afectar a los ciudadanos y en ese sentido es legítimo invitarlos a pronunciarse sobre su futuro”.

Desde el ágora

Alexis Tsipras exhortó a sus conciudadanos a pronunciarse en torno a la propuesta de los acreedores “que suma nuevas cargas insoportables al pueblo griego y socava la recuperación de la sociedad”, con medidas tales como recortes de pensiones, nuevas reducciones salariales y aumento del IVA en alimentos, restaurantes y turismo.

“Querido compatriotas, ante este último chantaje, los convoco para que decidan de forma soberana y con orgullo, como dicta la historia de Grecia, sobre la aceptación de esta propuesta de austeridad estricta y humillante que no ofrece ningún fin a la vista, ni opción que nos permita recuperarnos social y económicamente”, señaló el primer ministro en un mensaje transmitido por televisión en la noche del viernes al sábado (26/27 de junio).

El referéndum fue fijado para el domingo 5 de julio con base en una pregunta: “¿Debe ser aceptado el borrador de acuerdo presentado por las instituciones del Eurogrupo el 25 de junio y que consta de dos partes que conforman su única propuesta?”

La publicación en los diarios de la papeleta a utilizarse para la votación incluye los dos textos presentados por los acreedores: ‘Reformas para la finalización del vigente y después’ y ‘Análisis preliminar de la sostenibilidad de la deuda’. La respuesta debería ser SE APRUEBA o NO SE APRUEBA.

Un referéndum “al vapor”

“Una semana para la comprensión de textos semejantes, totalmente técnicos, es insuficiente. No hay tiempo para garantizar un análisis de calidad”, deplora el catedrático de la UNIL.

Papadopulos subraya que no pone en tela de juicio la celebración de un referéndum, pero sí las condiciones y la manera en que tendrá lugar. “Se votarán ideas vagas”, subraya. “El Gobierno no precisa las consecuencias que pueden derivarse ni lo que hará después”. En su opinión, el llamado de las autoridades griegas al voto el 5 de julio es “una parodia” de la democracia directa.

Andreas Gross estima, de manera contraria que, a pesar de las condiciones en que tendrá lugar, el referéndum griego se justifica “absolutamente”.

“Es una expresión de la desesperanza o de la última esperanza. Es un último intento de fortalecer la posición del Gobierno de Grecia en el sentido de que no se puede resolver la crisis financiera aumentado todavía más el trabajo y el sufrimiento del pueblo”.

Para el miembro del Parlamento suizo y del Consejo de Europa, la convocatoria es una invitación al pueblo para que apoye la posición del Gobierno y con su NO (a la propuesta de los acreedores) lo fortalezca en la futura negociación con Europa.

Destaca igualmente que la consulta no está destinada a elegir entre mantener o no el euro en Grecia o a que Grecia se mantenga o no en la Unión Europea (NDLR, como lo han pretendido diversas fuentes).

Cuna de la democracia pero…

Con respecto al breve lapso en que la consulta tendrá lugar, el parlamentario anota que “se trata de la última oportunidad”. Aunque refiere que él, en el lugar de Tsipras lo habría hecho en febrero, señala que el primer ministro griego “probablemente guardó este instrumento como última opción”.

El profesor Papadopulos insiste en que es desafortunada la opción de una consulta popular en medio de una crisis tan aguda, sin tradición en el país de ese mecanismo (el último referéndum tuvo lugar en 1974 sobre la abolición de la monarquía), en tan poco tiempo y en ausencia de la información pertinente.

“La información probablemente nunca es suficiente, pero en esta ocasión es ciertamente insuficiente. Además, la pregunta no es clara”, conviene el diputado socialista. No obstante, agrega, “el contexto es comprensible y la elección va a ser clara para la mayoría de los votantes en el sentido de que se trata de fortalecer a un Gobierno que rechaza mayores sacrificios para su pueblo”.

Precisa igualmente que si bien, la interrogante se refiere a una opción que ya no existe (NDLR toda vez que Grecia debió dar una respuesta a esa propuesta el martes), el sentido que el Gobierno le otorga aclara la elección para el pueblo griego:

“Un NO fortalece al Gobierno de Tsipras y a su posición de, en ningún caso, aumentar la carga para la mayoría de los ciudadanos griegos. Un SI va a fortalecer el compromiso de dela Unión Europea y de la Troika, va a provocar el retiro de Tsipras y elecciones parlamentarias anticipadas”. 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.