Navigation

Despenalización del cannabis divide al Parlamento

El debate de la despenalización del cannabis aplazado para días mejores. Keystone Archive

Los parlamentarios de la Cámara Baja decidieron no entrar en materia sobre la revisión de la ley de drogas suaves.

Este contenido fue publicado el 25 septiembre 2003 - 19:00

Los opositores a la despenalización del cannabis ganaron una batalla. El director adjunto del Instituto de Prevención del Alcoholismo y otras Toxicomanías (ISPA) lamenta la "falta de coraje".

El presidente de la Confederación, Pascal Couchepin, había abogado en favor de una política más realista. En vano.

Por 96 votos contra 89, el Consejo Nacional (Cámara Baja) rehusó este jueves (25.09) entrar en materia y postergar la revisión de la ley sobre estupefacientes que prevé despenalizar el consumo del cannabis.

Al término de un debate apasionado de dos días, los diputados -contrariamente a los Senadores (Consejo de los Estados) que habían aceptado modificar la ley en diciembre del 2001-, rechazaron la revisión.

El Instituto de Prevención del Alcoholismo y otras Toxicomanías (ISPA)reclama desde hace años la despenalización del cannabis, pero rechaza trivializar su consumo.

La reacción de su director adjunto Michel Graf:

swissinfo: ¿Cuál es su primera reacción ante este nuevo aplazamiento?

Michel Graf: Estoy consternado por la falta de coraje político que una vez más quedó de manifiesto. El rechazo demuestra que los políticos no se sienten incómodos frente a un tema de salud pública.

Mezclan los valores morales, que tienen derecho a defender, con los intereses de la salud pública que también deben defender.

Eso hace que los consumidores continúen siendo considerados como criminales, y en consecuencia, sancionados por un juez.

En cambio Al ISPA le gustaría considerarlas como personas en riesgo, sobre todo si son jóvenes, y poder dialogar con ellos.

swissinfo : Las razones invocadas para aplazar el debate ¿son razones políticas y relacionadas con las próximas elecciones federales o corresponden a un cambio real de la percepción del cannabis en nuestra sociedad?

M. G: Pienso que hay de las dos. Por una parte, una táctica electoralista: el Parlamento no quiere descubrirse ante las elecciones sobre un tema de sociedad extremadamente complejo.

Precisamente porque el tema es complejo, los especialistas no lograron explicar lo que fundamentalmente quiere decir despenalizar.

Lo que está en juego es darse medios más claros y eficaces para contener el consumo. No dejar hacer. De manera que el mensaje de nosotros los adultos sea recibido más claramente por los adolescentes.

Ningún político desea que todo el mundo fume. Pero la realidad muestra que con prohibición penal o no, una parte de la población sigue haciéndolo.

Nosotros, en el ámbito de la salud pública, queremos que esas personas sean acompañadas e informadas, antes de que el consumo les sea problemático y se conviertan efectivamente en criminales.

swissinfo : Se tiene la impresión que se vuelve a los argumentos que prevalecieron en los años 80. ¿Por qué?

M.G: Los grandes mitos del consumo de cannabis atraviesan por malos momentos. Pero esa mirada atrás es difícil de explicar

Hay ciertamente un lado revanchista en torno a la iniciativa "Juventud sin drogas,” rechazada en 1997 por el pueblo.

Por otro lado, los nuevos estudios siembran la duda sobre el verdadero grado tóxico del cannabis. Hay confusión en torno al verdadero grado tóxico de la sustancia base del cannabis.

Las consideraciones científicas no han sido tomadas en cuenta. Tengo la impresión de que se grita: cuidado con el lobo, cuando no se comprende lo que está pasando.

swissinfo : Los medios de comunicación presentaron estudios que contradicen la relativa inocuidad del cannabis.

M. G: Estos últimos meses, cada vez que una persona más o menos científica decía algo sobre el cannabis, era ampliamente repercutido.

Nos remataron con que el grado tóxico de un porro equivalía a 4 ó 5 cigarrillos. Tesis que finalmente no ha podido ser validada por la comunidad científica.

Enseguida se difundió información que mostraba la preocupación de siquiatras de adolescentes, que ciertamente constataron problemas.

Pero se omitió decir que se trata de una minoría, porque la mayoría de los consumidores esporádicos de cannabis no sufren consecuencias negativas en su comportamiento.

Se confundió el consumo esporádico, que es lo que hace gran parte de la juventud, con el consumo regular, lo que es peligroso, sea cual sea la edad.

swissinfo : ¿Entonces el ISPA continuará informando?

M. G: Sí, y más aún. Hemos sido los pioneros en la materia. Vamos a continuar informando de la manera más objetiva posible, sin ocultar los puntos donde aún no hay seguridad de nada.

Es precisamente en esas zonas oscuras que se mueven los opositores de la despenalización del cannabis. Pretenden obrar como si el problema no existiera.

Pero en lo que nos concierne, nuestra mayor tarea, lo que más nos preocupa es la prevención y la sensibilización de los padres y de los actores sociales.

Deben comprender que no es porque el debate se eterniza que la situación desaparecerá. Actualmente existe un vacío muy grave. Ya nadie sabe de lo que se habla.

Los opositores a la revisión de la ley piden aplazar el debate para ver más claro. Pero el debate se oscurece. El mundo político es muy incoherente, no se atreve a tomar posiciones.

Sea cual sea la ley, el trabajo de los educadores y de la prevención será siempre de recordar que el consumo de cannabis no es deseado a condición de que sea lo más esporádico posible.

swissinfo - entrevista, Anne Rubin
(Traducción: Alberto Dufey)

Contexto

La Cámara Alta optó por diferir el debate sobre la despenalización del cannabis.

No hay criterios unánimes sobre el verdadero peligro que comporta el consumo de cannabis.

En Suiza, los jóvenes fuman cada vez más hachís, marihuana y otros derivados del cannabis.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.