Detenidos de Guantánamo requieren terapia especial

Su prolongado encarcelamiento y el mal trato sufrido, generan traumas entre los detenidos de guantánamo. Keystone

Los tres detenidos de Guantánamo que Suiza acogerá necesitarán una terapia especial para poder integrarse a la sociedad luego de años de prisión.

Este contenido fue publicado el 09 febrero 2010 - 18:39

Una experta de la Cruz Roja Suiza sobre traumas derivados de la tortura afirma a swissinfo.ch que lo más probable es que los hombres sufran de estrés postraumático como resultado del tratamiento recibido en el campo de prisioneros.

Brigitte Ambühl es responsable de las áreas de medicina y terapia en una clínica ambulatoria de la Cruz Roja para víctimas de la tortura y la guerra, en la que los ex reclusos pueden someterse a una primera evaluación.

El Gobierno helvético anunció la semana pasada su decisión de admitir en Suiza a dos hermanos uigures de la provincia china de Xinjiang por motivos humanitarios. Bahtiyar y Arkin Mahnut recibirán un permiso para vivir en el cantón del Jura, en el noroeste de Suiza.

Un uzbeko fue el primer ex detenido en llegar a Suiza y se instaló en el cantón de Ginebra el mes pasado.

swissinfo.ch: ¿En términos de asesoría y terapia, qué requieren las personas que han pasado años en Guantánamo?

Brigitte Ambühl: Creo que estas personas han sido severamente torturadas y presentan síntomas de estrés postraumático, lo que significa que su cerebro registra una hiperactividad. No pueden dormir, tienen pesadillas, están sumamente irritables. Es muy importante que sepan que esos síntomas pueden ser el resultado de la tortura. Por ello, deben tener la información y el control cognitivo para poder determinar si lo que vivieron va con esos síntomas.

El segundo paso sería saber cuáles son las estrategias que adoptaron. ¿Mantuvieron el sentido de la supervivencia durante la tortura o el aislamiento? ¿Cuáles son sus síntomas físicos?

Tienen un doble problema porque no van a regresar a sus familias. Van a un mundo desconocido y seguirán separados.

swissinfo.ch: ¿Cómo sobrevivirán en un lugar nuevo? ¿Cómo se les puede ayudar?

B.A.: Creo que el primer paso es lograr el traslado. El segundo paso es la asistencia médica, la ayuda psicológica. Usted no puede resolver los traumatismos con sólo hablar de lo sucedido. En primer lugar, tiene que ayudarles a reconocer que son fuertes y han sobrevivido. Nosotros conversamos con el paciente como primer paso. Fortalecemos su autonomía. No sólo es una víctima. También es un luchador. Ha sobrevivido. Puede estar muy orgulloso. Es incluso más fuerte que yo.

Y luego agregamos nuestras estrategias terapéuticas para afrontar la situación. No sabemos si les va a beneficiar el hecho de imaginar un lugar seguro. Algunas personas (intentan) evitar hablar de ello. Hay una gran variedad de estrategias.

(El éxito de la integración) depende de si las personas en cuestión tienen familia, amigos o personas de su país (de origen) y un entorno agradable. La población suiza debe apoyarlos, ayudarlos y no tener miedo de ellos.

swissinfo.ch: ¿Si un cantón acoge a ex detenidos se hace responsable de su atención psicológica? ¿Con qué recursos cuentan los cantones?

B.A.: En los cantones hay un servicio de psiquiatría normal, pero no están especializados en víctimas de la tortura y traumas extremos. Nosotros (la Cruz Roja) contamos con cuatro centros en Suiza. Creo que serás enviados a uno de ellos para ser evaluados o tratados.

swissinfo.ch: Sin duda, las personas que fueron injustamente detenidas, en un lugar tan polémico, deben sentir ira después de ser liberadas...

BA: Normalmente, si usted se encuentra en una situación de impotencia, de falta de control, experimenta ambos sentimientos, impotencia e ira. Creo que estas personas pueden controlar sus emociones. Pero si no, si tienen fantasías de agresión, deben ser tratadas, porque es una parte muy importante del tratamiento para lograr el control de sus sentimientos.

Pero puedo suponer que tienen más sentimientos depresivos que de agresión y que pueden controlarlos. Pero eso significa que tienen un mayor nivel de tensión y tienen más dolor o síntomas de estrés en el cuerpo. Pero eso se puede tratar.

swissinfo.ch: ¿Cuánto tiempo toma la rehabilitación?

B.A.: La duración depende de la persona. Pero empezamos con 20 sesiones durante alrededor de medio año. Según nuestra experiencia, en uno o dos años pueden lograr una buena rehabilitación. Hasta dónde se puede llegar depende de las capacidades individuales y de la relación entre los ex detenidos y los terapeutas.

Usted advierte muy pronto qué tan lejos puede llegar. Si usted ve que su condición se ha estabilizado y ha desarrollado estrategias para afrontar la situación, su pronóstico posterior es muy bueno.

swissinfo.ch: El abogado que representa a los uigures aceptados por el cantón del Jura dijo que Suiza tiene un buen historial en ayuda a la rehabilitación de las víctimas de la tortura y que los hermanos venían a un lugar adecuado. ¿Por qué?

B.A.: Nosotros (la Cruz Roja) hemos hecho esto durante 12 años. Hemos aprendido mucho de nuestros pacientes en todos estos años, estamos conectados con otros centros en Europa o en otros países y en el equipo tenemos especialistas.

Aquí, en Suiza, (los detenidos) tienen una variedad de posibilidades. Cuentan con una buena atención médica y psicológica, además de psicoterapéutica. Creo que es muy especial. Y algo muy importante es que pueden hablar en su lengua materna – lo que está garantizado en nuestros centros.

swissinfo.ch: ¿La atención es relativamente nueva?

B.A.: Creo que todo el campo es bastante nuevo. En el pasado, los psiquiatras no sabían muy bien que muchas personas padecían de trastornos de estrés postraumático. Después del 11 de septiembre se llevaron a cabo muchas investigaciones en este campo y creo que todo psiquiatra o psicólogo necesita estar al corriente.

Pero esta combinación de síntomas entre los detenidos de Guantánamo -encarcelamiento prolongado, traumas extremos, inmigración- es todo un paquete y sólo hay algunos centros que pueden tratarlo. Es un mal paquete.

Jessica Dacey, swissinfo.ch
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

La clínica de la Cruz Roja

La clínica ambulatoria para las víctimas de la tortura y la guerra permite a los afectados superar sus experiencias traumáticas, desarrollar sus habilidades personales y construir recursos familiares y sociales.

Se dice que la recuperación de la salud, la autodeterminación y la dignidad es una condición esencial para que las personas puedan integrarse en la sociedad.

La clínica cuenta con un presupuesto anual de alrededor de 3 millones de francos. La mayor parte de su financiación proviene de la Cruz Roja Suiza, pero también depende de las donaciones.

El personal incluye médicos, psiquiatras, fisioterapeutas, psicólogos y asistentes sociales.

La clínica atiende a alrededor de 360 personas por año.

End of insertion

Datos clave

Los primeros prisioneros fueron trasladados al campo de detención de EE.UU. en Guantánamo, Cuba, el 11 de enero de 2002.

El Gobierno de EE.UU. los designó como “combatientes enemigos”, y declaró que no estaban cubiertos por los Convenios de Ginebra que protegen los derechos de los prisioneros de guerra.

La población carcelaria llegó hasta 800 personas. En este momento quedan unas 200.

Muchos de los detenidos no tenían vínculos con grupos terroristas, empero, temían ser detenidos o torturados si regresaban a sus propios países.

El presidente estadounidense Barack Obama criticó durante mucho tiempo las prácticas de interrogatorio, diciendo que equivalían a torturas.

Un ciudadano uzbeko recibió asilo por parte de las autoridades suizas en 2009 y se estableció en el país en enero de 2010.

Otro ex detenido, un argelino, cuya solicitud de asilo fue rechazada por la Oficina Suiza de Migraciones, ganó un recurso en una corte de apelación el 18 de diciembre, y su caso volverá a ser examinado.

El 3 de febrero, el Gobierno de Suiza dijo que dos presos de Guantánamo - uigures de la provincia china de Xinjiang - serían admitidos y residirían en el cantón del Jura.

Bajo las regulaciones de Suiza, los detenidos de Guantánamo tienen que ser aceptadas por el Gobierno y un cantón dispuesto a acogerlos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo