Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Diabetes: mal costoso en Suiza

Los expertos aseguran que un simple control de sangre sirve para un diagn´stico temprano.

(Keystone Archive)

Más de 1.000 millones de francos por año absorbe el tratamiento de unos 250.000 diabéticos graves en Suiza. La obesidad es uno de los causantes del mal.

El monto medio que se asigna anualmente a la atención de cada paciente diabético ronda los 3.500 francos, señala la encuesta hecha entre 1.500 personas en Suiza.

Como se sabe, la insuficiente secreción de insulina crea excesiva eliminación de glucosa en la orina y un enflaquecimiento progresivo del paciente atacado por esta enfermedad crónica que se manifiesta de dos maneras.

La primera de ellas en pacientes jóvenes, pero la más grave es la asociada con la obesidad. Gran parte de los 20.000 nuevos casos de diabetes que surgen cada año en Suiza obedecen a este factor.

Nexo con la obesidad

"El grado de obesidad en todos los países industrializados se ha duplicado en las dos últimas décadas. En Suiza, entre 30 y 35% de la gente tiene problemas de peso", declaró a swissinfo el doctor Roger Lehman, cirujano del Hospital Universitario de Zúrich.

"El problema está en que, a menos de efectuarse un control de la presión sanguínea, el paciente no advierte molestias de ninguna naturaleza", precisó el galeno para ilustrar que la diabetes puede pasar desapercibida hasta durante una década.

Prevenir y tratar

"La detección temprana es importante para prevenir los efectos graves del mal y evitar, por ejemplo, amputaciones y otro tipo de intervenciones quirúrgicas costosas en el último estadio de la enfermedad", enfatizó a su vez Felix Gutzwiller, alto funcionario del Instituto de Medicina Social y Preventiva.

Algunos médicos consideran que el sistema sanitario de Suiza se orienta más al tratamiento que a la prevención, óptica que, sugieren, debería ser modificada.

La industria farmacéutica helvética invierte, por su parte, en programas de investigación que permiten detectar, prevenir y tratar la diabetes con más eficacia.

El consorcio Roche realiza un trabajo conjunto con su filial estadounidense, Amira Medical Company, en un proyecto concebido para ayudar a los pacientes a controlar sus niveles de glucosa.

Disetronic, una firma domiciliada en Burgdorf, cerca de la capital federal, Berna, se ha convertido en uno de los principales proveedores de ampolletas de insulina en el mercado mundial.

Los datos revelados por el estudio sobre el impacto de la diabetes en Suiza coinciden con el informe que acaba de publicar la Organización Mundial de la Salud, OMS, al respecto. De dicho documento se desprende que el número de diabéticos en el mundo pasará de 150 millones a 300 millones de aquí al año 2025.

swissinfo


Enlaces

×