Navigation

Discovery de nuevo en misión a finales de año

El Discovery al tocar tierra. NASA

El astronauta suizo y expasajero de los transbordadores, Claude Nicollier, confía en que, antes de finales de año, este tipo de naves emprenderá de nuevo el vuelo.

Este contenido fue publicado el 09 agosto 2005 - 16:34

Finalmente el Discovery aterrizó este martes en la base aérea Edwards, en California.

Los siete astronautas a bordo del Discovery tocaron tierra 24 horas después de lo previsto, debido al mal tiempo que forzó a la Administración Espacial estadounidense para la Aeronáutica y el Espacio, la NASA, a desviar la nave hacia California.

El júbilo en la NASA no se hizo esperar tras el éxito de esta misión, luego de la tragedia del Columbia, ocurrida hace dos años, el 1 de febrero de 2003, cuando esa nave se desintegró 16 minutos antes de su aterrizaje.

Discovery inició el 26 de julio su viaje a la Estación Espacial Internacional (EEI). Al momento del despegue, un pedazo de material de espuma aislante se desprendió del tanque principal de combustible, lo que condujo a la NASA a anunciar la suspensión hasta nueva orden de los vuelos habituales.

Claude Nicollier, el primero y único suizo que ha volado en el espacio, confía en que la próxima misión del trasbordador ocurrirá este año y permitirá la reparación del telescopio espacial Hubble. Entrevista:

swissinfo: Alivio tras el regreso del Discovery...

Claude Nicollier: Sí, claro. El proceso de retorno es una parte muy compleja (de la misión). El accidente del Columbia nos mostró que es más peligroso de lo que pensábamos.

En la década de los 90 se consideraba menos riesgoso que el ascenso del trasbordador. Por supuesto, desde hace dos años este punto de vista cambio.

swissinfo: Usted mismo ha estado en el espacio a bordo del Discovery. Seguramente siguió esta misión de forma especial...

C.N.: Claro. Tengo un afecto especial por las cuatro naves en las que he tenido el privilegio de volar, incluido el desaparecido Columbia. Pero el Discovery es la nave donde efectué mi más reciente misión, en diciembre de 1999, y por supuesto, ésta es especial para mí porque la conozco bien.

¿La decisión de suspender los vuelos de los transbordadores podría tener un impacto en las tareas en el EEI o en el futuro del telescopio espacial Hubble?

No creo que haya un impacto significativo. Confío en que el trasbordador volará de nuevo antes de finales de año. Tal vez ya en septiembre. (Si eso no ocurre) la próxima posibilidad sería noviembre y estoy seguro que veremos ya entonces a esta nave volar al cielo. Por ello, creo que esta suspensión no tendría consecuencias de peso en los proyectos del EEI, misión principal de los trasbordadores antes de ser retirados, en 5 años.

En cuanto al Hubble, éste aún funciona, pese a que algunos de sus sistemas han sido seriamente dañados. Si no hacemos las reparaciones necesarias en los próximos dos o tres años, podría hacerse inutilizable en 2008. Pero confío en que una de las 15 a 20 misiones programadas (hasta que sean retirados los trasbordadores en 2010) será utilizada para la revisión del telescopio, lo que le dará otros años más de vida.

De cara al futuro, la NASA podría dar a conocer el próximo mes más detalles sobre la próxima generación de naves. ¿Qué semejanzas y qué diferencias podrían tener con las actuales?

No conozco todos los detalles, pero lo que sé es que el sucesor del trasbordador no se parecerá a él en absoluto. Se asemejará más a un vehículo en forma de cápsula como la forma del Soyuz ruso, pero, por supuesto, una nueva generación. Su diseño debe ser modernizado y adaptarse a las misiones de los próximos 20 o 30 años a la Luna o a Marte.

Entrevista swissinfo, Ramsey Zarifeh
(Traducido del inglés por Patricia Islas)

Datos clave

Claude Nicollier nació en septiembre de 1944 en Vevey, Suiza.

1970: Obtiene su licenciatura en Física por la Universidad de Lausana.

1975: Maestría en Astrofísica en Ginebra.

En 1989 se convierte en el primer astronauta suizo. Ha cumplido más de 1.000 horas en el espacio.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo