Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Dos 'Casas suizas' en Turín y Sestriere

La Casa suiza en Turín.

(swissinfo.ch)

Pequeños rincones de Suiza en Italia, dos Casas suizas funcionan durante los Juegos Olímpicos de invierno: una en Turín y otra en Sestriere.

Durante 15 días los atletas suizos, los invitados de prestigio, los aficionados y los turistas pueden encontrarse para saborear platos con acento del cantón del Valais y festejar las medallas.

"Desde el comienzo sabíamos que las distancias y la duración del viaje entre Turín y Sestriere eran muy largos. Por esto decidimos abrir dos Casas suizas", explica Manuel Salchi.

Responsable en Presencia suiza de las exposiciones internacionales y de los Juegos Olimpicos, Salchi ya había dirigido el proyecto de la 'Swisshouse' durante los Juegos Olímpicos de verano en 2004, en Atenas.

Fue justamente durante la aventura griega que Presencia suiza, organización de comunicación encargada de valorizar la imagen de Suiza y de cultivar las buenas relaciones con el extranjero, recibió por primera vez el mandato oficial de dirigir el proyecto de las Casas suizas en los Juegos Olímpicos.

Antes y después de Nagano, en 1998, habían sido 'Swissolimpic' y Ayuda Deportiva suiza, las que se ocupaban de la parte operacional.

Un pabellón suizo reutilizable

"El éxito y el aura de la Casa suiza en Salt Lake City fueron de tanta amplitud a escala internacional después de los festejos consagrados a las medallas de oro de Simon Amman, que se vio con claridad que la organización debía corresponder a Presencia suiza", agrega Manuel Salchi.

Desde los orígenes de las Casas suizas el concepto deseado era el de alquilar restaurantes ya existentes durante el período de los Juegos y de transformarlos durante el tiempo de las competiciones.

Quizás en Italia sea la última vez, porque Suiza, a imagen y semejanza de lo que hacen los austriacos y los alemanes, decidirá montar un pabellón auténtico y reutilizable.

Una 'Swisshouse' en las ciudades

Por el momento, tanto en Turín como en Sestriere , las Casas suizas han sido instaladas este año en los locales de restaurantes existentes.

En la capital del Piemonte la Casa suiza está situada en el número 17 de la calle Cesare Battisti. Ubicada en una de las calles adoquinadas del centro de Turín, no lejos de la Plaza del Castillo (donde se entregan las medallas olímpicas después de las pruebas), esta Casa suiza tiene un aspecto altivo.

Al otro lado de la calle, en un escenario dominado por una bandera del cantón del Valais, desfilarán diferentes artistas como un intérprete de Cuerno de los Alpes que hace vibrar su instrumento. A las diversas manifestaciones previstas se ha adjudicado un presupuesto total de 400.000 francos suizos.

El interior del lugar quiere ser moderno y a la moda. Respeta el espíritu de la pizzería instalada aquí durante el año, una de las mejores de Turín. Entre sus clientes figuran numerosas personalidades locales como los jugadores del prestigioso equipo de fútbol Juventus.

Un equipo sólido

Durante los Juegos los empleados regulares han dejado su lugar a una brigada del Instituto hotelero César Ritz, dirigido por Raphaël Gross. El patrón y el gerente de los lugares ayudan durante un mes al joven jefe de cocina a realizar los pedidos.

"Vine a ver el restaurante por primera vez durante el pasado verano. Ahora ya estamos en pleno baño. Ya había estado en Atenas. La atmósfera que se crea durante los Juegos es realmente algo extraordinario", explica Gross.

Durante el período olímpico Raphaël Gross tiene bajo sus órdenes un equipo de 24 personas; 19 estudiantes o antiguos estudiantes y 3 profesionales, dos de ellos en la cocina.

'Swisshouse' en las montañas

En Sestriere el decorado es otro. La Casa suiza es mucho más pequeña y se parece más a un chalet de montaña. Es algo normal puesto que la comunidad piamontesa está colgada a algo más de 2.000 metros de altitud, a los pies del Monte Sises.

Desde hace mucho tiempo la estación acoge numerosas competiciones de la Copa del Mundo de esquí y de Snowboard. También allí tuvieron lugar los Campeonatos mundiales de esquí alpino de 1997.

En las márgenes del Piazzale Fraiteve, en el número 2, la Casa suiza de Sestrire es dirigida por Christian Konrad que tiene bajo sus órdenes a 18 personas.

Claramente el ambiente es el del cantón del Valais y, a quienes hayan podido olvidarlo, recuerda que los Juegos de Turín 2006 hubieran podido ser también... los Juegos de Sion 2006.

Swissinfo, Mahias Froidevaux, en Turín y Sestriere.

Contexto

Las Casas suizas son plataformas de presentación de Suiza. Son coordinadas por Presencia suiza, organización encargada de valorizar la imagen de Suiza y de cultivar buenas relaciones con el extranjero.

La primera 'Swisshouse' nació en 1998 durante los Juegos de Nagano, bajo el impulso de 'Swiss Olympic' y gracias al apoyo de un banco suizo.

En 2000, en Sydney, y en 2002 en Salt Lake City, 'Swiss Olympic' y Ayuda deportiva suiza dirigieron las Casas suizas.

Desde Atenas 2004 Presencia suiza recibió el mandato oficial de dirigir el proyecto. Turín y Sestriere son el primer caso en que hay dos Casas suizas. El mandato está vigente hasta Pekín 2008.

Fin del recuadro

Datos clave

El presupuesto para las dos Casas suizas durante los Juegos Olímpicos es de 1,9 millones de francos suizos, de los cuales 1,5 millones están destinados al alquiler, la logística y los empleados. 400.000 francos están destinados a los eventos en el escenario de Turín.

Los 4 principales socios de este proyecto son: Turismo del Valais, Suisse Tourisme, Presencia suiza y 'Swiss Olympic'.

El resto del presupuesto será colmado por diferentes pequeños patrocinadores y la cifra de negocios realizada durante los Juegos.

Fin del recuadro


Enlaces

×