Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Caída de las exportaciones Fin del auge de la relojería suiza en China

(AFP)

La ralentización económica y la campaña anticorrupción del Gobierno chino pesaron sobre las exportaciones de relojes suizos en 2013. Aun así, los expertos del sector se muestran optimistas en vísperas de Baselworld, la feria de relojería más grande del mundo.

En el año 2000, las exportaciones de relojes suizos a China representaban solamente 16,8 millones de francos. En 2012, su valor se había multiplicado por 100 hasta alcanzar los 1.600 millones de francos. Durante este período, el sector creció cerca de un 70% gracias a los países asiáticos, afirma el Credit Suisse en su informe 2013 sobre la industria relojera helvética.

Hong Kong y China son hoy el primer y cuarto mercado, respectivamente, que más relojes helvéticos importan. Se estima que prácticamente uno de cada dos relojes en el mundo se vende a un cliente chino. Desde finales de 2012, sin embargo, las exportaciones se han desplomado. El año pasado, las ventas cayeron un 12,5%, para situarse en 1.440 millones de francos.

Jean-Daniel Pasche, presidente de la Federación de la Industria Relojera Suiza (FH), considera que este descenso se debe principalmente a las dificultades que atraviesa la economía china. “Hemos pasado de una tasa de crecimiento del orden del 12% a mediados de los años 2000 a una tasa del 7,5% en 2013. Aunque es una cifra considerable, este declive ha condicionado el consumo en China”, explica.

20.000 funcionarios sancionados

En diciembre de 2012, un mes después de ser nombrado secretario general del Partido Comunista chino, Xi Jinping lanzaba una vasta campaña contra la corrupción. Una medida que sigue vigente y está destinada a restablecer la credibilidad del poder, tras la indignación que han causado en la población las extravagancias de algunos miembros del partido. Xi Jinping ha anunciado que la campaña va dirigida tanto a los “tigres” (poderosos), como a las “moscas” (cargos de base).

En el plazo de un año, no menos de 20.000 funcionarios han sido sancionados por infringir los nuevos reglamentos. Los dirigentes han aprendido a ser más humildes. Ya no procede comparecer en público con un reloj caro en la muñeca, como el director de la Oficina de Inspección de Seguridad de la provincia de Shaanxi, condenado en otoño pasado a 14 años de reclusión por haber aceptado sobornos. Existen fotos de él en las que luce 11 relojes de lujo en diferentes ocasiones, por lo que los internautas chinos le conocen como Hermano Relojes.

Para los funcionarios se ha vuelto delicado aceptar obsequios, una costumbre muy extendida en China. Sin duda, un reloj es un objeto más discreto que un coche de lujo, porque se puede guardar en el fondo de un cajón a la espera de que lleguen días mejores. Pero aceptarlo como obsequio, significa también exponerse a una denuncia o a un chantaje.

Rémi Quesnel, Pekín, swissinfo.ch

Fin del recuadro

Lucha contra la corrupción endémica

Si El Dorado chino ha perdido su esplendor, es también como consecuencia de la campaña anticorrupción que lanzó el Gobierno en 2012 (ver recuadro). En los últimos años, los relojes que reciben los funcionarios del Partido Comunista a cambio de favores se han convertido en uno de los objetos más simbólicos de la corrupción en el país. “Esta campaña anticorrupción pesa sobre las exportaciones relojeras. No obstante, resulta difícil determinar su verdadero impacto”, afirma Jean-Daniel Pasche.

No es la primera vez que Pekín declara la guerra “a la burocracia abusiva y al despilfarro en la administración”. El nuevo presidente, Xi Jinping, considera que la corrupción endémica constituye una amenaza para el propio partido y está determinado a luchar contra este flagelo, señala Delphine Centlivres, directora de la sección suiza de la ONG Transparencia Internacional.

“La transición hacia una economía de mercado ha aumentado considerablemente el nivel de corrupción en los últimos años en China, especialmente porque el Estado conserva una participación en las empresas privatizadas. Algunos altos funcionarios tienen un gran poder de decisión y son el principal blanco de esta campaña”, agrega. La corrupción generalizada corre el riesgo de cortar definitivamente los lazos entre la población y el partido, sostiene Delphine Centlivres: “La indignación es grande y el Gobierno chino quiere evitar a toda costa una revuelta popular, un nuevo Tiananmen”.

Andrea Gerst, Swiss & Global Asset Management

Las marcas de gama alta son las más perjudicadas por las medidas anticorrupción. Longines, Rado y Tissot [marcas del segmento medio del Grupo Swatch] han seguido creciendo”

Marcas prestigiosas en la mira

Cada semana, varios funcionarios son condenados a penas severas. Las imágenes difundidas por la televisión pública o que circulan en Internet muestran a exdirigentes que lucen relojes suizos de lujo. “Las marcas de gama alta son las más perjudicadas por las medidas anticorrupción. Longines, Rado y Tissot [marcas del segmento medio del Grupo Swatch] han seguido creciendo”, indica Andrea Gerst,codirector de un fondo de inversión suizo especializado en artículos de lujo (JB Luxury Brands Fund, Swiss & Global Asset Management).

Las crecientes desigualdades sociales también han llevado a las autoridades a restringir drásticamente la publicidad para los artículos de lujo en varias ciudades del país. Una situación que se refleja en las estadísticas de las exportaciones relojeras: el año pasado, Suiza exportó una cifra récord de relojes a China, pero el valor medio de cada unidad fue cerca de 100 francos inferior.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Jean-Daniel Pasche relativiza esta caída, “que se registra tras más de diez años de crecimiento sensacional”. En su informe, Credit Suisse sostiene que no hay razón para que cunda el pánico: “Este retroceso de las exportaciones de relojes suizos no debe interpretarse como un desplome, sino como una normalización. Teniendo en cuenta que el nivel de vida de la población china mejora continuamente y que se han suprimido los obstáculos comerciales (acuerdo de libre comercio), es previsible que este mercado siga creciendo, (…) aunque a un ritmo más lento”.

Credit Suisse

Teniendo en cuenta que el nivel de vida de la población china mejora continuamente y que se han suprimido los obstáculos comerciales (acuerdo de libre comercio), es previsible que este mercado siga creciendo

¿Problema de imagen?

De hecho, el acuerdo de libre comercio que firmaron en julio de 2013 Suiza y China permitirá reducir en un 60% los derechos de aduana sobre las importaciones de relojes helvéticos en un plazo de diez años. Debido a la diferencia de precio, pero también para evitar las falsificaciones, muchos chinos prefieren comprar sus relojes en Hong Kong, Europa o Estados Unidos.

Su afán por los artículos de lujo es aún considerable, sobre todo cuando viajan al extranjero, señala Andrea Gerst. “En razón de las sumas que gastan, los chinos han reemplazado a los estadounidenses como la mayor nación turística del planeta. El crecimiento a largo plazo del sector del lujo prosigue; este año este segmento crecerá previsiblemente entre un 7 y un 9%”, calcula.

Pero persiste otro interrogante: ¿No constituye un problema que los relojes suizos se hayan convertido en el objeto que más se asocia con la corrupción en China? “No, en absoluto”, responde Jean-Daniel Pasche. “Los relojes suizos conservan su excelente reputación, no hay indicio de que los chinos hayan perdido interés en ellos”.

Las empresas helvéticas con negocios en China se muestran más reservadas. Swatch, el grupo relojero más grande del mundo, y otras han declinado las entrevistas que solicitó swissinfo.ch.


Traducción del francés: Belén Couceiro, swissinfo.ch


Enlaces

×