Navigation

La Plaza Financiera Suiza presenta un nuevo Masterplan

El UBS es la principal institución bancaria helvética. Keystone

Mientras EEUU rescata a sus titanes hipotecarios, Suiza presenta una serie de medidas para blindar su sistema financiero, al tiempo que garantiza su competitividad al nivel internacional.

Este contenido fue publicado el 10 septiembre 2008 - 13:01

Más autorregulación, supervisión voluntaria y una mayor claridad en la política de impuestos y administración de riesgos, son la clave.

"Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar", reza el refrán.

En enero del 2008, en plena efervescencia de la crisis de los créditos estadounidenses de mala calidad, conocidos en el mundo como subprime, el sistema financiero de Estados Unidos se vio obligado a realizar un primer balance de los platos rotos.

Suiza, por su parte, dejó entrever -vía dos principales gigantes, UBS y Credit Suisse- que también se vería golpeada por dicha crisis. Pero ante el inevitable contagio, cada uno de los gobiernos buscó sus propias soluciones y caminos.

Estados Unidos tenía indicios de que estaba en puerta la recesión más violenta de su historia reciente y las bolsas de valores reaccionaron con violencia. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) redujo las tasas de interés para dar confianza a los mercados, sin conseguir resultados óptimos.

En tanto, la Plaza Financiera Suiza decidió organizarse, aprender de los errores y echar a andar una estrategia capaz de "blindar" todas sus instituciones contra contagios y crisis futras.

Los pinitos de Codifi

Aunque habían intercambiado opiniones en los meses previos, no fue sino hasta enero del 2008 cuando bancos, aseguradoras y la bolsa de valores suiza (SWX) se sentaron a la mesa de trabajo con la Confederación Helvética y la Comisión Federal de Bancos (CFB) para diseñar un programa ante crisis.

Había que blindar a la Plaza Financiera Suiza, responsable de administrar un tercio de la riqueza depositada en el sistema financiero internacional.

Para ello, echaron a andar un nuevo Comité Piloto de Diálogo de la Plaza Financiera (Codifi por sus siglas en francés) y justo esta semana (08.09), un semestre más tarde, mientras el gobierno de EEUU anuncia el rescate de las empresas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac más ambicioso de su historia (ya que costará 200.000 millones de dólares a los contribuyentes), Suiza desliza un nuevo "Plan Maestro".

Éste consiste en una serie de medidas centradas en la creación de una política tributaria que regulará la forma en la que los fondos especulativos (hedge funds) y los capitales de inversión (private equity) pagarán impuestos y serán supervisadas en el futuro.

El enfoque helvético no es gratuito, detrás de los subprime son los hedge funds y los private equity, los esquemas financieros que más temores de volatilidad y pérdidas generan en el mercado mundial.

Claridad tributaria

Las medidas que aplican al sistema financiero internacional suelen ser complejas y afectan una serie de planos.

Dicho con simplicidad, esta semana la plaza financiera suiza decidió poner los "puntos sobre las íes".

La Administración Federal de Contribuciones de Suiza, responsable de la gestión de impuestos, se compromete a enviar una circular a hedge funds y private equity para que sus directivos sepan en cada momento las implicaciones fiscales que tiene la política de inversión y de toma de riesgo que asumen.

Esto es, a mayor nivel de riesgo asumido, mayores ganancias. En consecuencia, mayor pargo de impuestos por los rendimientos obtenidos, pero también mayor posibilidad de registrar pérdidas.

El grueso de los inversionistas que compraron instrumentos financieros ligados a los subprime desconocía cuánto riesgo estaban asumiendo, ya que los expertos jamás lo explicaron con claridad. De ahí que se hayan generado tantas pérdidas.

En tanto, las cabezas de las cabezas de las grandes instituciones financieras también estrecharán la comunicación con la Administración Federal de Contribuciones con objeto de que el cruce permanente de información evite el encubrimiento de información (que en el caso de los subprime se dio a nivel de corredores financieros).

Supervisión voluntaria

Dentro del sector empresarial mundial, el sector financiero es el que más precisa de la autorregulación y la auto supervisión.

Vigilar cada uno de los movimientos de los bancos, aseguradoras y demás intermediarios financieros resultaría tan costoso que haría inviable el negocio. Así, siempre existen comisiones supervisoras, pero son las propias instituciones las que tienen que vigilar su gestión, una máxima que por obvia fue perdiendo importancia y peso en los años recientes.

El Plan Maestro que anunció Suiza establece que los administradores de fortunas suizos que se ocupen de fondos offshore (fondos especulativos invertidos en el extranjero) podrán pedir voluntariamente la supervisión de la CFB para reducir su riesgo de descalabro.

Adicionalmente, un grupo del sector financiero se dedicará a observar de forma permanente la evolución que experimenta la reglamentación en el plano internacional para que Suiza se adapte ágilmente a ella.
Y un grupo de técnicos más se ocupará de reducir los riesgos de delitos financieros.

La Plaza Financiera Suiza no actúa exclusivamente de buena fe, sabe que sin estas adecuaciones su futuro está comprometido.
Su obligación es ser eficaz y rentable, pero también segura y competitiva. Y mientras los estadounidenses enfrentan la nacionalización de bancos hipotecarios más importante de la historia, Suiza busca protegerse y minimizar los riesgos de descalabros futuros.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

El Comité Piloto de Diálogo de la Plaza Financiera Suiza (CODIFI) está conformado por la Asociación Suiza de Banqueros (ASB), la Asociación Suiza de Seguros (ASS), la Asociación Suiza de Fondos de Inversión (ASFI) y el Grupo Swiss Financial Market Services (SIX), además de supervisores y gobierno.

Los hedge funds (fondos de cobertura) son instrumentos que permiten la compra-venta de acciones, bonos, futuros y otros derivados. Son inversiones especulativas, que ofrecen rendimientos interesantes, pero entrañan riesgos importantes.

Los Private equity son fondos en los que el inversionista aporta capital a cambio de acciones de una empresa. Los contratos suelen ser a 4-7%, con rendimientos hasta 4 o 5 veces mayores a los de una inversión a plazo fijo tradicional.

End of insertion

Datos clave

La Plaza Financiera Suiza cuenta con:
389 bancos
155 aseguradoras
Genera 120.000 empleos en territorio helvético

End of insertion

LA PLAZA FINANCIERA SUIZA

El sector financiero o Plaza Financiera Suiza es la suma de las 600 instituciones (bancos, aseguradoras, agentes y asesores diversos) que operan en Suiza y generan 11% de la riqueza nacional.

Emplean a 220.000 personas y se ocupan de gestionar un patrimonio equivalente a los 4 billones de francos suizos, más de la mitad de ellos pertenecientes a extranjeros.

La fortaleza de la Plaza Financiera Suiza en el mundo radica en la solidez de su "secreto bancario", que garantiza la privacidad de la información de su clientela, pero también en la estabilidad política que registra la Confederación Helvética.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.