Proyecto científico Una ‘app’ suiza contra la neumonía infantil en Perú

Prácticamente la mitad de la población peruana tiene menos de 15 años. Sin embargo, en las zonas rurales, numerosos niños mueren aún cada año víctimas de enfermedades prevenibles, como la neumonía. Una aplicación intenta contrarrestar este mal y salvar vidas.

En la remota provincia de San Marcos, en el departamento de Cajamarca, situado al norte de Perú, la neumonía sigue siendo un flagelo. El acceso a la salud es complicado. Muchos pueblos se encuentran a 50 o más kilómetros de distancia del primer hospital. Actualmente, la ciencia suiza está colaborando en tareas de prevención para salvar vidas.

Neumonía, flagelo infantil

En Perú, las infecciones respiratorias agudas son responsables de 31% de las muertes de niños menores de 5 años, lo que las convierte en la principal causa de defunción de este grupo poblacional, según cifras de la Dirección General de Salud de las Personas del Ministerio de Salud.Enlace externo

Hasta un 85% de las madres de familia desconocen las medidas preventivas para evitar que este tipo de males tengan efectos irreversibles. Y en muchos casos, los centros de salud están lejos de sus comunidades. De ahí la importancia del trabajo de identificación temprana de riesgos.

La ‘app’ suiza mide sin margen de error la tasa respiratoria de los niños pequeños. 

“Estamos utilizando tecnología móvil y una aplicación descargableEnlace externo (en tabletas o teléfonos) para realizar un diagnóstico temprano y fiable de la neumonía infantil en esta zona rural de Perú”, dice Walter KarlenEnlace externo, jefe del Laboratorio de Sistemas Móviles de Salud de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZEnlace externo).

Además de la EPFZ, añade, participan también el Instituto Tropical y de Salud Pública de SuizaEnlace externo (Swiss TPH) y la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

La ‘app’ suiza permite medir con precisión la tasa respiratoria de los niños pequeños –que debe oscilar entre 20 y 40 aspiraciones por minuto–, ayudando a que los síntomas tempranos de la neumonía no se confundan con los del resfriado común, explica Karlen.

“El sistema calcula el intervalo entre respiraciones y gracias a un algoritmo inteligente detecta cualquier error humano y lo corrige para que esta información sea fiable”, refiere a swissinfo.ch.

Estudiando 320 familias

La ‘app’ se utiliza desde abril de 2016. La información que ha sido colectada desde entonces hasta abril pasado permite nutrir un amplio estudio, confirma Stella Maria HartingerEnlace externo, investigadora del Swiss TPH y coautora del proyecto.

En entrevista telefónica desde Lima, precisa que están siendo monitoreados niños (de entre cero y tres años de edad) de 320 familias de San Marcos. “Cuando se identifica un cuadro de neumonía, nuestra tarea es notificarlo y son los padres quienes llevan al menor al centro de salud más cercano. Nosotros podemos incluso acompañarles, pero son las autoridades sanitarias correspondientes las que se ocupan de atender al paciente”, explica.

La identificación precoz de la neumonía sería imposible sin la participación de trabajadores sanitarios dedicados a esta tarea. La bióloga María Luisa Huaylinos coordina las visitas domiciliarias y el trabajo de monitoreo que realiza el llamado Equipo de Vigilancia. Cada semana, siete personas recorren entre una y dos horas de ruta hasta alcanzar pequeños poblados como Capulín, Chuquiamo o Marco Pampa, para medir la respiración de los menores con la ‘app’ helvética.

“El Equipo de Vigilancia está conformado por cuatro grupos: tres parejas y una persona que viaja sola. Los asistentes sanitarios salen del pueblo de San Marcos –donde se encuentra el hospital que funciona como base de operación– desde las 5 o 6 de la mañana para llegar temprano a las casas. Pues muchas familias se dedican al campo o a la ganadería y los padres de los niños no quieren perder tiempo que deben consagrar al trabajo”, detalla en entrevista telefónica desde San Marcos.

Huaylinos relata que la acogida de la gente varía según el pueblo. “Hay comunidades altamente receptivas y otras que participan con menos entusiasmo, pero la mayoría reconoce que no tenían una herramienta así. Como vamos a comunidades que están muy lejos de los centros de salud, la gente agradece que la tecnología llegue hasta ellos”, dice.

Ronda semanal del personal sanitario en poblados distantes de los hospitales y clínicas de salud de San Marcos. 

Ronda semanal del personal sanitario en poblados distantes de los hospitales y clínicas de salud de San Marcos. 

(Stella Maria Hartinger)

Publicaciones científicas y más países

“Hay al menos una tableta con la ‘app’ en cada una de las 26 clínicas de salud de San Marcos y se requiere además un sensor para que funcionen correctamente. Ahí son utilizadas todo el tiempo por las enfermeras y el personal de salud con cualquier paciente que lo requiera. Pero, además de ello, estos equipos se desplazan a los pueblos más remotos una vez por semana para suministrar información al estudio antes referido”, precisa Stella Maria Hartinger, investigadora del Swiss TPH y también de la UPCH.

Tras un año de mediciones “será posible analizar los datos obtenidos para convertirlos en al menos tres artículos científicos que estarán listos este verano. Y esperamos que, para finales de 2017, ya con más información procesada de este proyecto, puedan elaborarse al menos una decena de publicaciones científicas”, explica.

EPFZ y Swiss TPH

La EPFZ es una universidad pública destacada en materia de investigación a escala mundial. Unos 21 premios Nobel han pasado por sus aulas y laboratorios, entre ellos, Albert Einstein.

El Swiss TPH es una institución especializada en la investigación, capacitación y oferta de servicios de salud. Su objetivo es promover la salud a nivel mundial, con especial énfasis en los países que carecen de recursos económicos.

Ambas entidades trabajan en diversos proyectos de tecnología móvil para la salud. Uno de ellos es el que desarrollan en San Marcos, Perú, a través de una aplicación descargable en tabletas que mide –desde abril de 2016– la respiración infantil con objeto de mejorar las condiciones de vida de los niños de esta región.

Al preguntarle si está previsto exportar a otros países la ‘app’ suiza para la identificación temprana de la neumonía, confirma que sí hay planes de ello. “En principio, esta app también se estaría utilizando a finales de 2017 o principios de 2018 en países como Guatemala e India, entre otros”, dice.

Sobre futuros proyectos científicos de Suiza en Perú de carácter social, Hartinger adelanta que se trabaja en un proyecto de tecnologías móviles para mujeres embarazadas y madres de niños pequeños en zonas rurales.

“Como no todo mundo sabe leer, les llegarán mensajes de voz a través de sus teléfonos móviles, algo que resulta más cercano. Y estos mensajes les dotarán de información pre y posnatal. Se les explicará, por ejemplo, la etapa que atraviesan en su embarazo, o se les ofrecerá asesoría con respecto a la atención de los recién nacidos y los bebés de algunos meses. Se busca acompañar a la madre durante la crianza y Suiza está desarrollando la parte tecnológica”, anota.

Walter Karlen coincide en que una de las principales aportaciones que puede hacer Suiza a países en desarrollo es “aprovechar en favor de comunidades vulnerables competencias que son tradicionalmente helvéticas. Concretamente, la investigación en robótica y sistemas inteligentes es muy sólida y podemos aplicar esas competencias a problemas de salud global. Los dispositivos de diagnóstico y atención automatizada que hemos desarrollado pueden tener un gran impacto en los entornos en donde acceder a un médico aún es muy difícil”, puntualiza.

swissinfo.ch

×