Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El "gringo suizo" de Rurrenabaque

El complejo 'El Mirador', uno de los principales atractivos en Rurrenabaque.

(swissinfo.ch)

“Sólo un loco podría comprar esa colina”, decían. Hoy, desde allí Jürg Steiger contempla la mejor vista de Rurrenabaque. A su “platillo volador” –como le llama la gente a su hogar- ingresan sin recato las nubes de la Amazonia boliviana.

Su nuevo proyecto: el centro turístico ‘El mirador’. Un éxito garantizado pues este conjunto recreativo se encuentra ante una imponente vista del río Beni y la cordillera, además de ser puerta de ese “mar verde” de la jungla, donde comer piraña, ver cocodrilos, monos, delfines rosados y vivir aventuras diarias forma parte de la oferta.

“Por las ventanas se cuelan las nubes al interior de la casa”, me dice este hombre de mirada honesta y corazón abierto que ha decidido que Bolivia sea su país de adopción luego de ocuparse de proyectos de ayuda al desarrollo en calidad de ingeniero civil suizo en África, Australia, Colombia y Bolivia.

Jorge no vuelve a Suiza desde hace 8 años, pero lo visitan muchos amigos. “Para ellos es especial venir acá, me comenta mientras me ofrece queso suizo. “Los viejos gustitos que uno no pierde: Raclette, chocolate”, indica al mostrarme su nevera.

En las paredes de su hogar penden fotografías de él surcando los cielos suizos y los bolivianos con su ala delta... escalando el Himalaya, el Cervino... En una imagen esta Steiger en la cima del Illimani, de 6.426 metros, la montaña que adorna el horizonte de la ciudad de La Paz.

“Tuve un accidente en 1993 y ya no puedo subir a los cerros, pero antes casi todos los fines de semana estaba por arriba de los de 6.000 metros”.

Fue justo así como llegó hace 22 años a Bolivia, con la otrora ayuda técnica al desarrollo de Suiza. Pero el contrato helvético terminó y Jürg Steiger, ya sin el privilegio de un salario suizo en un país como Bolivia, inició empresas privadas como el famoso Hotel Oberland, en Masalla, a 12 km de La Paz, hoy en manos de otro emprendedor privado suizo.

365 grados de vista

La casa de Steiger es, sin duda, singular. Es de forma circular, con 227 metros cuadrados de superficie y ventanales que permiten una vista de 365 grados.

“La casa es un embudo que capta las aguas pluviales y en su base se encuentra un tanque con capacidad para 80.000 litros. En la época de lluvia no necesito bombear agua durante unos 4 o 5 meses al año; en la época seca bombeo agua de una galería", explica al dirigirse a la cocina.

“Lo que no tiene que faltar, como en Suiza, es un buen horno”, señala Jürg, al tiempo de llevar la mirada hacia los ventanales que ofrecen la vista al río Beni.

“El río ya se estaba comiendo el pie de este cerro y hemos hecho un proyecto para asegurar que no avanzara más hacia el pueblo, y lo hemos logrado. Hemos creado un espacio para un nuevo barrio, Los Sauces. He sugerido cerrar esa zona con un terraplén y he conseguido una ayuda financiera de 330.000 dólares”, apunta sobre su participación en la fisonomía actual de Rurrenabaque.

Aeropuerto, pero de pasto y con vacas

Una playera, un short y sandalias de plástico son el atuendo de Steiger en este sitio con más de 30 grados de temperatura. Un paraíso apenas a una hora del aeropuerto de El Alto, a orillas de La Paz, la capital.

Para llegar a “Rurre” –como le llaman cariñosamente sus habitantes- auténticamente hay que cruzar los Andes. Ya sólo ese vuelo vale la pena por la majestuosidad de las montañas que se observan desde la pequeña aeronave -para apenas 20 pasajeros- que me traslada al quinto punto de atracción turística de Bolivia “surcando 220 km en línea recta a 17.500 pies de altura (5.200 m)”, describe a swissinfo.ch el piloto Friedel Heusheusser, de la línea Amazonas.

Los viajeros de la nave son jóvenes con mochila a la espalda. Algunos son europeos y, sobre todo, chicos israelíes. El interés por el lugar fue atizado por un joven judío quien escribió sobre su sobrevivencia en la selva, tras perderse en ella.

Steiger quiere ofrecer recreación a familias y personas que viajen en caravanas, por ello la realización del complejo recreativo con chozas adaptadas con todas las comodidades -incluso una al estilo de chalet suizo- el balneario, el restaurante y el espacio para acampar.

Jorge, como sus amigos bolivianos le llaman, se mantiene activo ampliando esta nueva empresa, además de seguir con nuevas ideas: “Cualquier actividad turística atrae gente y esto estimula la economía local. Y si logramos hacer el teleférico que queremos, se trataría de un empuje fantástico para el pueblo, pero tiene que ayudar el Estado a crear las condiciones, pues no tiene sentido tener este atractivo si no tenemos aún un aeropuerto operable cuando llueve.”

Las promesas de un aeropuerto y de electrificación han quedado una y otra vez truncadas a nivel político. Esto, debido en mucho a la corrupción local a la que Steiger también ha debido enfrentarse, incluso con amenaza de muerte.

No obstante, Jürg Steiger sabe que hablar claro es la mejor forma de defenderse, además de que cuenta con el respaldo popular, pues “el gringo suizo” es bien conocido en Rurrenabaque.

Patricia Islas Züttel, swissinfo.ch

Jürg Steiger

60 años de edad.

En Bolivia se encuentra desde 1987.

Un lustro trabajó para la ayuda suiza al desarrollo en Bolivia, país prioritario en el ámbito para Suiza, en la construcción de caminos y puentes.

Dos de sus iniciativas privadas: La construcción del Hotel Oberland y, posteriormente, una villa a orillas del Río Beni, en Rurrenabaque, que hoy funciona como balneario.

En 2008 inició la construcción del complejo ‘El Mirador’.

Vive en Rurrenabaque desde hace 11 años.

Fin del recuadro

Rurrenabaque

El pueblo de Rurrenabaque (Departamento de Beni) se encuentra a orillas del río Beni.

Esta es una hermosa región en los llanos tropicales a la que se puede llegar en bus vía La Paz – Coroico – Rurrenabaque (duración de 18 horas) y Vía Aérea (1 hora de vuelo).

Rurrenabaque también permite el acceso a la selva, a los llanos bolivianos (pampas) y al Parque Nacional Madidi, área protegida con una gama de pisos ecológicos que alberga una gran diversidad de flora y fauna, por lo que se considera uno de los parques más importantes de Bolivia y el mundo.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes