Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El abusador no siempre es un ogro

Uno de cada cuatro menores, de entre 14 y 16 años, dice haber sufrido abusos sexuales.

(Keystone)

Los abusos sexuales a menores constituyen una realidad incómoda en nuestra sociedad. El mejor modo para hacer frente al problema es hablar de ello sin preconceptos y generalizaciones, sostiene Thérèse Cuttelod, psicóloga de la asociación Familles Solidaires. Entrevista.

La asociación, con sede en Lausana, asiste a menores que han sufrido abusos sexuales durante casi veinte años. En el marco de discusiones de grupo o sesiones individuales, los colaboradores de Familles Solidaires ayudan al niño a superar el trauma y a reconstruir una imagen positiva de sí mismo.

Dada su experiencia, swissinfo.ch pidió a la psicóloga Thérèse Cuttelod que hablara abiertamente de un tema sobre el que se discute mucho, pero del que se sabe poco.

swissinfo.ch: Son recurrentes las noticias de abusos sexuales a menores en la prensa. ¿Es una señal de que el fenómeno crece?

Thérèse Cuttelod: Es difícil responder. Varias investigaciones muestran que los abusos sexuales no aumentan, es más, que podrían estar disminuyendo. Lo que ha crecido es el número de víctimas que se atreven a hablar del problema.

swissinfo.ch: Confesar que se ha sido víctima de abusos sexuales no es fácil. Por ende, faltan estadísticas fiables sobre el número de afectados. Según sus estimaciones, ¿cuántas pueden ser?

T.C.: Las cifras varían de una investigación a otra. Sin embargo, podemos afirmar que, en promedio, uno de cada cuatro menores en Suiza asegura haber sufrido abusos sexuales a lo largo de su vida.

swissinfo.ch: ¿Hablamos de abusos por parte de un adulto?

T.C. No necesariamente. Hay casos en los que la diferencia de edad entre las personas implicadas supera los 3 años, por lo que están penalizados por la ley. Pero hay también casos de coacción sexual en los que el autor es un adolescente.

swissinfo.ch: ¿El término ‘pederasta’ se utiliza siempre de forma correcta?

T.C.: En absoluto. No se puede afirmar que un entrenador deportivo es un pederasta porque observa a los alumnos mientras se duchan. Primero hay  que establecer un diagnóstico para comprender cuáles son las razones de tal comportamiento.

Lo que me molesta es que el término ‘pederasta’ se asocie casi siempre con la imagen de un hombre malo y violento, el diablo en persona. En cierto sentido, esa imagen distorsiona la realidad. En la mayoría de los casos, el pederasta no actúa de modo imprevisto y violento, sino que teje lentamente su tela en torno a su futura víctima.

swissinfo.ch: ¿Cómo ha cambiado la manera en la que la sociedad afronta los problemas de abusos a menores?

T.C.: Hay una mayor conciencia de la dimensión del fenómeno y de las repercusiones sobre las víctimas a largo plazo. Con respecto a hace dos décadas, hoy existen estructuras para atender a las víctimas.

Nuestra asociación, por ejemplo, empezó asistiendo a adolescentes que habían cometido abusos. En el pasado, un abuso de esta índole no se consideraba grave. Ni siquiera era objeto de un procedimiento penal.

swissinfo.ch: ¿Esto significa que si el autor es un adolescente el abuso sexual es menos grave?

T.C.: Para nada. Sin duda, se trata de dos tipos de abuso diferentes, pero la gravedad es la misma: las repercusiones pueden ser tan devastadores como una violación cometida por un adulto de 40 años.

swissinfo.ch: ¿Es correcto utilizar el término ‘pederasta’ para referirnos a los adolescentes que abusan de un menor?

T.C.: La pederastia es una patología específica, que presupone una atracción sexual hacia los niños. Durante la adolescencia, la orientación sexual y, en general, la personalidad no están plenamente desarrolladas. Por ello es arriesgado establecer un diagnóstico.

Y luego cabe destacar que la pederastia es solamente uno de los fenómenos que pueden llevar a cometer un abuso.

En Familles Solidaires hemos observado que estos adolescentes tienen sistemáticamente una historia difícil a sus espaldas, marcada por traumas y violencias. Un tercio de ellos ha sido víctima de abusos sexuales.

A lo largo de mi experiencia profesional, mi impresión ha sido que

para muchos constituye un error en su camino, más que un primer paso hacia una trayectoria de violador. Sabemos, sin embargo, que muchos adultos confiesan haber cometido abusos sexuales en su adolescencia. Por ello es fundamental trabajar con los jóvenes.

swissinfo.ch: ¿Entonces la facilidad con la que se puede acceder a la pornografía, por ejemplo a través de Internet, no es el origen de violencia sexual?

T.C.: La pornografía, obviamente, puede tener un impacto en el desarrollo de un menor. En algunos adolescentes con un pasado traumático puede ser el detonante para pasar al acto. Pero no se puede afirmar que, por ver películas porno, se termine por cometer un abuso.

swissinfo.ch: La comunicación es fundamental para la prevención. ¿Cómo se puede hablar de sexualidad con un niño?

T.C.: Lo importante es enseñarle que tiene el derecho de decir ‘no’, de decir que algo no le gusta. En la abrumadora mayoría de los casos el abuso sexual constituye el acto final de un proceso que puede durar incluso meses. Entonces el niño tiene tiempo de hablar de su malestar. Pero debe ser consciente que será escuchado.

swissinfo.ch: Usted habla a menudo en género masculino… ¿Los autores son todos hombres?

T.C.: Según las estadísticas, en el 5% de casos los autores son mujeres. En mi opinión, se infravalora esta cifra. No hay razón para creer que entre los culpables haya más hombres que mujeres.

Durante dos años acompañé a once personas que sufrieron abusos sexuales en su infancia. La mayoría de ellos víctimas de abusos por parte de varias personas. En tres casos, había mujeres entre los autores.

El aspecto interesante es que a menudo la víctima no identifica a la mujer como agresora. Al hablar sobre el abuso, sin embargo, sale a la luz que muchas veces la mujer es cómplice de los hechos: la madre no se ve obligada por el marido, pero asiste y participa voluntariamente en el acto.

Familles Solidaires

La asociación nace en 1993, año en el que entra en vigor la Ley Federal de Ayuda a las víctimas de abusos.

Su objetivo, que suma al programa estadounidense Parents United, consiste en brindar apoyo y ayuda especializada a los niños y adolescentes víctimas de abusos sexuales, así como a sus familiares.

A petición del Tribunal de Menores atiende también a los adolescentes que comenten abusos sexuales.

En 2010 asistió a 73 personas.

Fin del recuadro

Abusos y trabajo

En Suiza los delitos de pederastia no prescriben. Los suizos aceptaron la iniciativa sobre la imprescriptibilidad de los delitos de pornografía infantil que propuso la asociación Marche Blanche en noviembre de 2008.

A fines de abril de este año, Marche Blanche depositó otra iniciativa cuyo objetivo es que se prohíba a todo individuo que haya abusado sexualmente de menores o personas dependientes ejercer una profesión en contacto con niños.

El gobierno suizo ha sometido a consulta una especie de contraproyecto.

Las propuestas para endurecer el Código Penal prevén, entre otras, ampliar la lista de profesiones que no se pueden ejercer.

En el futuro, un juez penal podrá prohibir no solo el ejercicio de una actividad profesional, sino también de una actividad extraprofesional (por ejemplo en el seno de una asociación).

Fin del recuadro

¿Qué dice la ley?

El artículo 187 del Código Penal suizo fija en 16 años la edad mínima para mantener relaciones sexuales.

Quien mantiene relaciones sexuales con un(a) menor de 16 años puede ser condenado a una pena de prisión de hasta cinco años o una pena pecuniaria.

No hay delito, en cambio, si la diferencia de edad entre las personas implicadas no superar los tres años.

El artículo 188, por su parte, penaliza los abusos sexuales a personas mayores de 16 años si existe una relación de dependencia entre el adulto y la víctimas (profesor-alumno, entrenador-jugador, …).

Fin del recuadro


(Traducción: Belén Couceiro), swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes