Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El color de los fondos partidistas, aún oscuro

Los nombres de los patrocinadores del Partido Liberal fueron publicados por un periódico suizo, una primicia suiza.

(Keystone)

Suiza figura aún entre los países occidentales que carecen de reglamentación financiera para sus partidos políticos.

El debate sobre el tema se ha reiniciado tras la publicación de una lista de donaciones privadas a los partidos y criticadas por la ONG 'Transparencia Internacional'.

¿Qué compañías financian a los partidos? ¿Cuánto dinero les dan? ¿Cuáles partidos se benefician con estos fondos?

En Suiza es imposible obtener una respuesta a estas preguntas. A escala federal, los partidos no tienen que rendir cuentas a nadie. La única ley existente al respecto, y que ha sido establecida recientemente, se limita a establecer la obligación de los políticos para declarar en qué organizaciones y entidades empresariales tienen intereses.

No obstante, ningún partido político ha escondido el hecho de recibir financiamiento por parte de la economía privada. Donativos que, hay que subrayarlo, son totalmente legales. Pero es cierto que hasta ahora no se han divulgado ni cifras precisas ni los nombres de las sociedades que apoyan a los partidos.

Para remediar, al menos parcialmente esta carencia informativa, el diario de Lausana '24 Heures' publicó recientemente las cuentas del Partido Liberal Suizo (PLS) del 2001 al 2003.

Se trata de un pequeño partido que ocupa cuatro asientos en el Parlamento Federal y que, en 2003, por ejemplo, recibió 100.000 francos del banco UBS, 40.000 de Nestlé, 20.000 del Credit Suisse y 10.000 de la Comunidad Suiza de la Industria del Tabaco, para reunir un total de 265.090 francos en donativos.

Campañas menos caras, menor riesgo de abusos

El presidente del PLS, Claude Ruey, admitió sin problema que su partido recibe fondos de las grandes empresas. "Son mucho menores a los que reciben los partidos más grandes", mencionó al periódico de Lausana.

Hasta hace algunos años, el problema del financiamiento de los partidos en Suiza causaba mucho menos problemas de los que se observan en otros países occidentales.

"Tradicionalmente en nuestro país existe aún la posibilidad de llevar a cabo una campaña electoral sin gastar fortunas en ella. Ya que su costo es menor, el riesgo de abuso también lo es", explica a swissinfo el especialista Tiziano Balmelli, quien ha consagrado su tesis doctoral al tema del financiamiento de los partidos.

"No obstante, desde hace dos legislaturas las cosas han cambiado y las campañas se han vuelto más caras."

Un encarecimiento que puede provocar obstáculos al buen funcionamiento de la democracia. Por un lado está el problema de la igualdad de oportunidades. Los partidos que tengan más posibilidades de obtener fondos podrían ejercer mayor influencia para la obtención de votos. Por el otro, las empresas que otorgan los fondos podrían presionar a los partidos.

Iniciativa parlamentaria

En ese sentido han surgido recientemente las críticas de Transparencia Internacional (TI), una organización no gubernamental activa en la lucha contra la corrupción. En su informe anual, TI ha puesto el dedo en el reglón sobre el tema del sistema del financiamiento de los partidos en Suiza, definiéndolo como "uno de los más oscuros de Europa"

El Parlamento deberá ocuparse del tema próximamente. El Partido Socialista (PS) ha anunciado su interés por presentar una iniciativa parlamentaria que solicite el establecimiento de un marco legal al respecto.

"Nuestra iniciativa pide que el Estado financie al menos parcialmente a los partidos políticos en algunas de sus funciones de interés público, tales como la investigación, la traducción de documentos o la formación; bajo la condición de que los partidos demuestren mayor transparencia con respecto a sus ingresos", explica el portavoz del PS, Claudine Godat.

Transparencia, una utopía

Para Tiziano Balmelli, la transparencia es una aspecto fundamental de la democracia. Se trata, sin embargo, de un objetivo difícilmente alcanzable, como demuestra la experiencia en muchos países.

"Aún con leyes muy detalladas sobre transparencia, los abusos siempre han sido posibles. Se ha demostrado esto en Alemania con las "cajas negras" del partido de Helmut Kohl. En mi opinión, obtener la deseada transparencia es utópico."

Y obtenerla a través del financiamiento por parte del Estado es probablemente aún más utópico. En la década de los años 70, muchos Estados que intentaron resolver el problema introdujeron el financiamiento estatal, lo que acarreó efectos contraproductivos.

"Esto comenzó con sumas modestas, después el financiamiento público explotó, lo que provocó el crecimiento del financiamiento oculto para marcar la diferencia, ya que las contribuciones estatales eran más o menos idénticas para todos", recuerda.

A juicio de Balmelli sería mucho más eficaz la intervención en los gastos. Este sistema permitiría, por lo menos, garantizar la igualdad de oportunidades.

"Un límite idéntico se verifica fácilmente. Todo el mundo ve los anuncios en los periódicos o en los carteles. Es muy difícil hacer manipulaciones en estos reembolsos", observa Tiziano Balmelli.

"Esta solución resolvería el problema de raíz: desde el momento en que un candidato sepa que no podrá gastar una suma exagerada, no le interesará obtenerla."

swissinfo, Daniele Mariani
(Traducido del italiano por P. Islas)

Contexto

En Francia, Alemania e Italia, los partidos deben comunicar el nombre de las personas o sociedades que les dan donativos.

En Italia esta declaración es obligatoria para fondos superiores a los 50.000 euros.

En Francia y Alemania se debe declarar toda donación.

En Francia las donaciones no deben rebasar los 4.600 euros.

En los tres países mencionados los partidos reciben financiamiento público.

En Alemana no existe límite de gastos para campañas electorales. (en Francia e Italia sí existe)

Fin del recuadro

Datos clave

Partido Liberal (PLS): presupuesto anual de 3 millones de francos (65% cubiertos por donaciones empresariales).

Partido Demócrata Cristiano (PDC): 2 millones (50%, donaciones)

Unión Demócrata del Centro (UDC) : 2 millones (35%, donaciones)

Partido Socialista Suizo (PSS): 2,5 millones (70% cubierto por cotizaciones de sus miembros y cuenta con una sola empresa donadora.

Fin del recuadro


Enlaces

×