Navigation

El debate sobre la neutralidad enciende los ánimos

En Julio pasado la Ministra de Exteriores calificó de desproporcionada la intervención israelí en Líbano. Keystone

La idea de una candidatura suiza a un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU y el proyecto de enviar tropas suizas a Líbano han reavivado el debate sobre la neutralidad.

Este contenido fue publicado el 23 agosto 2006 - 19:48

La derecha acusa a la Ministra de Asuntos Exteriores socialista, Micheline Calmy-Rey, de hacer "activismo".

"¡No se inmiscuyan en asuntos extranjeros!", fue el consejo que dio Saint Nicolas de Flue (1417-1487) a sus compatriotas confederados en 1481.

La visión actual de la neutralidad de la Ministra de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey es otra.

Partidaria de una "política extranjera activa", la socialista ginebrina ha criticado en las últimas semanas la intervención de Israel en el territorio libanés, ha evocado la posibilidad del envío de soldados suizos a esa zona y ha lanzado la idea de una eventual candidatura de Suiza para ocupar uno de los asientos del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Y estos episodios no son más que los últimos de una larga serie. Luego de su elección en el gobierno en 2002 al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Micheline Calmy-Rey multiplicó las iniciativas diplomáticas, como la de Ginebra para el conflicto israelí-palestino, el Consejo de los Derechos Humanos, el emblema adicional de la Cruz Roja y, además, la independencia de Kosovo.

Cambio de estilo

Marcada durante años por su carácter muy reservado, la política extranjera de Suiza se ha vuelto más ambiciosa. De hecho, Calmy-Rey jamás ha escondido sus intenciones al respecto.

"La diplomacia pública implica reemplazar la discreción habitual que rodea las discusiones o negociaciones de acuerdos o tratados internacionales entre gobiernos por una información abierta de nuestra posición como medio de presión en las negociaciones", declaraba en su discurso pronunciado tras sus primeros 100 días en el gobierno suizo.

Pero ese cambio de estilo no convence a todos. Luego de sus declaraciones sobre la intervención militar israelí en Líbano, muchos le reprocharon que violaba la neutralidad.

¿Una obligación?

Micheline Calmy-Rey argumenta que en su carácter de Estado depositario de los Convenios de Ginebra, Suiza tiene el deber de denunciar los actos que atenten contra esos principios fundamentales. Una actitud aprobada por el otrora presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cornelio Sommaruga.

Por el contrario, la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha dura) ataca esta política, juzgándola demasiado activa.

El martes pasado, ese partido había mencionado la eventual introducción de una que, dado el caso, obligaría al Ministerio de Asuntos Exteriores a consultar a la comisión de política exterior de las cámaras del Parlamento Federal antes de tomar posición en temas relativos a la neutralidad. La UDC finalmente abandonó la idea.

Se analiza la iniciativa

Con respecto al comentario de Calmy-Rey sobre una candidatura helvética a un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, Christoph Mörgeli, uno de los principales representantes de la UDC, consideró que ésta no sería compatible con la neutralidad helvética.

El partido de derecha incluso piensa lanzar una iniciativa popular para inscribir el respeto a la neutralidad en la Constitución. "En materia de política extranjera, Suiza debe dar un paso atrás", declaró el presidente de la UDC, Ueli Maurer.

El Partido Radical (PRD) también criticó los comentarios de la ministra, evocando especialmente la "política de anuncios" de Calmy-Rey. Según el PRD, esta manera de actuar empuja al gobierno a preocuparse de cuestiones retóricas, antes de hacerlo con actos concretos.

Neutralidad, sí, pero activa

"Algunos piensan que Suiza no debería decir nada, hacer nada. Y que yo debería esconderme bajo la mesa. Eso es tener una visión estática de la neutralidad", respondió Micheline Calmy-Rey en una entrevista concedida al periódico de Basilea, el "Basler Zeitung".

"Callando y permaneciendo pasivos no podemos defender nuestros intereses, ni garantizar nuestra seguridad ni nuestro bienestar."

Entrevistada por la radio suiza de expresión germana, el embajador suizo ante las Naciones Unidas, Peter Maurer, considera que no hay "ninguna contradicción" entre el compromiso de Suiza por la paz o los derechos humanos y la neutralidad.

¿Tormenta en un vaso de agua?

Maurer recordó así mismo que "en 2003 el gobierno había ya afirmado que una eventual participación de Suiza en el Consejo de Seguridad de la ONU debería ser considerada en un momento dado."

¿Tormenta en un vaso de agua, entonces? "No. Este debate refleja las preocupaciones sobre el compromiso suizo en el seno de los organismos internacionales y el sentido que debe tener. Pienso que ese debate da testimonio de la buena salud de nuestra cultura política", respondió el embajador.

swissinfo, Daniele Mariani
(Traducido del francés por P. Islas)

Suiza y la neutralidad

En 1515, los confederados fueron derrotados en la batalla de Marignano, en Italia. Fue el fin de la política militar de la antigua Confederación.

La neutralidad suiza fue reconocida el 20 de noviembre de 1815 por los Estados signatarios del Congreso de Viena.

En la comunidad internacional, la neutralidad implica la no participación de un Estado en un conflicto armado entre otros dos Estados.

Tres elementos caracterizan la neutralidad suiza: fue adoptada libremente, es permanente y armada.Tras las recientes declaraciones de Micheline Calmy-Rey y la polémica que despertó, el gobierno ha encargado al Ministerio de Asuntos Extranjeros redactar un informe sobre la neutralidad, el cuarto en quince años.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.