Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El dinero no llega Las oenegés de ayuda suiza, bajo presión

Ein Mann mit einem Reissack mit der Aufschrift HEKS

La organización de ayuda de la Iglesia evangélica (HEKS) envió arroz en 2013 de la isla Panay a Filipinas. 

(Keystone / Mark Demayo)

Presión competitiva, discriminación por parte de la Unión Europea contra las agencias de ayuda internacional y reclamo de ahorros: las agencias de ayuda suiza se enfrentan a estos desafíos.

La organización suiza de ayuda de la Iglesia Protestante HEKS anunció el martes que tuvo que despedir a seis empleados y retirarse de dos países.

Las condiciones generales se han vuelto cada vez más difíciles en los últimos años. "Especialmente por razones políticas: La cooperación al desarrollo es a veces objeto de críticas masivas, desde nuestro punto de vista, por supuesto, erróneas”, explica el portavoz de HEKS, Dieter Wüthrich.

Esto también es evidente en Alliance Sud, la organización que aglutina a las organizaciones de ayuda suizas en el exterior. Los políticos exigen cada vez más que se recorten los fondos de ayuda al desarrollo, indica su administrador, Mark Herkenrath.

Pero la competencia por los contratos también es feroz: "Los mandatos de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), por ejemplo, se sacan a licitación internacional, mientras que en la UE los mandatos solo se conceden a las agencias de ayuda que proceden de países de la UE. Los suizos tienen una mala mano aquí."

¿Otra desventaja debido a una iniciativa?

Caritas también está familiarizada con esta lucha por los proyectos. Cada vez es más difícil y exigente financiar proyectos de ayuda al desarrollo, afirma Stefan Gribi, su portavoz. Las solicitudes de respaldo dirigidas a la COSUDE son cada vez más complejas: "Si no se obtienen mandatos o contratos, no se dispone de los recursos con los que se ha contado anteriormente. Pero cuando se obtiene un mandato, por lo general hay que poner en marcha proyectos grandes y extensos con muy poco tiempo de antelación.

Existe presión competitiva, presión para ahorrar dinero y discriminación contra las organizaciones internacionales de ayuda. Y eso no es todo: la Unión Democrática de Centro (UDC) incluso amenaza con utilizar una iniciativa para transferir dinero de la ayuda al desarrollo al seguro de vejez y supervivientes (AVS).

Las organizaciones de ayuda están convencidas de que un proyecto de este tipo no tiene ninguna posibilidad. En contraste con la actitud por parte de las autoridades suizas, hay mucho apoyo para la ayuda al desarrollo entre la población helvética. Esto también se refleja en la cantidad de donaciones privadas hechas a las agencias de ayuda.

SRF

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes