Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El dopaje genético: ¿Realidad o ficción?

El ciclista Floyd Landis fue 'cazado' por doparse.

(Keystone)

Algunos expertos creen que es sólo una cuestión de tiempo que los atletas empiecen a manipular su material genético para lograr una injusta ventaja, a pesar de que no se ha registrado ningún caso de este tipo.

Un periodista científico, que publicó un libro en torno al tema, y un científico, que trabaja en el campo de la genética, hablaron con swissinfo sobre la probabilidad y peligros de esta forma de dopaje.

Desde los tiempos de la antigua Grecia, una minoría de deportistas ha empleado una gran variedad de pócimas para mejorar sus actuaciones de forma artificial. Más recientemente tanto las anfetaminas, como los esteroides anabólicos y las hormonas han sido las drogas más utilizadas.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA), ha centrado su atención en la amenaza del 'doping' de genes y oficialmente prohibió esta práctica en 2003. Ya se han producido ciertas sospechas sobre algunos atletas que usaron la terapia genética llamada 'Repoxygen' con el fin de aumentar la cantidad de glóbulos rojos y, por tanto, permitir al cuerpo absorber una mayor cantidad de oxígeno.

El profesor Max Gassmann, del Instituto de Fisiología Veterinaria de la Universidad de Zúrich, manipuló el gen de la erythropoietina (EPO) de una rata para producir más oxígeno portador de glóbulos rojos – un proceso que eventualmente podría aplicarse a los humanos.

Gassmann no cree que este dopaje se haya infiltrado en el deporte hasta este momento aunque piensa que algunas personas han podido ya evaluar su potencial.

"Puedo difícilmente imaginar que hayamos tenido un caso de este tipo en las Olimpiadas de Pekín", relata Gassmann a swissinfo. "Pero ha habido casos de dopaje a lo largo de la historia y si el dopaje genético se hace viable entonces no se puede parar porque la gente quiere ganar".

Salto ficticio

El autor Beat Glogger ha llevado la teoría un paso más allá con su libro 'Run For My Life, que versa sobre atletas con una genética modificada. Glogger, también periodista científico, y Gassmann aportaron al Ministerio suizo de Deportes un documento para avisar sobre los riesgos del 'doping' de genes.

Los científicos ya han identificado más de 150 genes con influencia potencial en la práctica del deporte. Estos incluyen genes que controlan el crecimiento muscular, la rapidez y la producción de glóbulos rojos.

"Voy un paso más allá en la ficción diciendo que es posible manipular los genes que controlan la velocidad, potencia, resistencia y también fuerza mental. Estos son los cuatro factores claves en la actividad deportiva", comenta Glogger a swissinfo.

Existen varios casos de personas con genes que naturalmente funcionan bien. En muchas ocasiones esto se traduce en problemas de salud, como la distrofia muscular, aunque la extraña mutación también puede ocasionar beneficios.

El esquiador de fondo finlandés Eero Mäntyranta ganaba carrera tras carrera en los años 60 debido a la mutación genética natural que ayudó a que su sangre absorbiera grandes cantidades de oxígeno. Sería muy complicado en el futuro determinar si tal caso fue originado por la naturaleza o por manipulación genética, de acuerdo a Glogger.

"Si, tras la introducción de genes relevantes, el cuerpo produce más EPO o testosterona por sí mismo y no se puede detectar, parece algo natural".

Incluso la muerte

Sin embargo, los atletas corren un alto riesgo de desarrollar enfermedades serias como el cáncer, o incluso morir, si se someten a manipulación genética que todavía está al comienzo de su desarrollo científico.

La rata modificada genéticamente por Gassmann vivió sólo la mitad respecto a una normal. Los especialistas saben cómo modificar genes e introducirlos en el cuerpo, pero no cómo controlar el compartimiento de tales genes una vez que se han implantado.

"Cualquier cosa que se ponga en el cuerpo es difícil de controlar. Si te das cuenta que no es bueno, entonces es casi imposible pararlo, y eso es lo que podría ocurrir con atletas que utilicen este método de engaño", reconoce Gassmann. "Es fácil encender la luz pero mucho más complicado es oscurecerla".

Un método para controlar los genes modificados es desarrollar fármacos que actúen como interruptores, tanto para activar o desactivar, pero el proceso está todavía en pañales.

"El dopaje genético podría ser indetectable y podría mejorar el rendimiento deportivo pero también puede resultar mortal", advierte Glogger. Justo como los personajes en su libro.

swissinfo, Matthew Allen, Zúrich
(Traducción: Iván Turmo)

Desde 2002

En 2002, en la Conferencia de Banbury en Nueva York, la AMA reunió por primera vez a líderes deportivos y científicos para analizar la cuestión sobre el dopaje genético.

Este evento derivó en la inclusión del dopaje genético (como método prohibido) en la lista de sustancias y métodos prohibidos de 2003.

Para comprender lo que es el dopaje génico, primero se debe entender el concepto de genoterapia.

La mayoría de nuestras características, desde nuestro aspecto físico y el nivel de rendimiento atlético, hasta las enfermedades que algún día podamos contraer, provienen hasta cierto grado de nuestros genes.

En el dopaje genético, el atleta no sufriría de ninguna enfermedad. Al contrario, se inyectarían genes normales en el cuerpo a fin de incrementar la función de una célula normal.

Fin del recuadro

Agencia Mundial Antidopaje

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) procura fomentar una cultura sin dopaje en el deporte.

Combina los recursos deportivos y gubernamentales para mejorar, complementar y coordinar los esfuerzos existentes para educar a los deportistas sobre los perjuicios del dopaje.

Además de reforzar el ideal de juego limpio y sancionar a quienes se engañan a sí mismos y a su deporte.

La AMA se fundó como una organización no gubernamental independiente el 10 de noviembre de 1999, a consecuencia de las disposiciones de la Declaración de Lausana sobre el Dopaje en el Deporte.

La sede de la Agencia se encuentra en Montreal, Canadá. La AMA cuenta con tres oficinas regionales en Lausana (Suiza), Tokio (Japón) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Una cuarta oficina inició actividades en Montevideo (Uruguay) a finales de 2005.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×