Navigation

Skiplink navigation

El FMI pide más coordinación financiera

A la cita convocada por el FMI y el Banco Mundial asistirán sus 187 países miembros. Reuters

En 2010, Suiza ha provocado de forma reiterada y unilateral la depreciación del franco. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial alertan sobre los riesgos de una nueva ‘guerra de divisas’ derivada del egoísmo financiero de algunos países.

Este contenido fue publicado el 06 octubre 2010 - 13:58
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Los gemelos de Bretton Woods celebran esta semana su asamblea anual conjunta en la capital estadounidense.

Suiza entrega buenas cuentas, pero junto con Europa se arriesga a perder poder a favor de los países emergentes.

A tres años del estallido de la crisis financiera al mundo aún le queda una misión compleja pendiente: actuar para consolidar la recuperación. Y el tema cambiario se coloca en el centro del debate internacional.

En 2010, ningún país quiere colgarse la presea de la ‘moneda más fuerte’, ya que esto implica una pérdida automática de competitividad y capacidad exportadora.

Sin embargo, “si la cooperación decae, los riesgos se multiplican y las economías se debilitan. Y en el presente observamos el riesgo latente de una guerra de divisas”, alertó Dominique Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), en la víspera de la inauguración, este miércoles, de la asamblea anual conjunta de los dos organismos.

A la cita convocada por el FMI y el Banco Mundial asistirán sus 187 países miembros, en busca de políticas colegiadas que faciliten la recuperación sostenida.

Suiza, en la mira

El pasado lunes (04.10), el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés), que aglutina a los 420 principales bancos del mundo (UBS y Credit Suisse, entre ellos), lanzó desde Washington la misma alerta que el FMI, pero a diferencia de este último dio nombre a los responsables.

“Si cada país actúa de forma unilateral en materia cambiaria, los riesgos de que la recuperación económica mundial se fracture son muy altos”, afirmó Charles Dallara.
Y el director gerente del IFF detalló que países asiáticos como China o Japón han intervenido en sus mercados cambiarios para evitar la apreciación de sus respectivas monedas, el yuan y el yen.

Y denunció que, en Europa, Suiza es uno de los países que ha intervenido de forma unilateral para impedir la apreciación de su divisa.

Para evitar que estas políticas continúen, Dallara llamó a los países desarrollados y emergentes a debatir la posibilidad de un nuevo Acuerdo Plaza.

Con este exhorto, hace referencia a un pacto realizado en 1985 entre los gobiernos y los bancos centrales de Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido y Francia, para intervenir conjuntamente con el fin de frenar la apreciación del dólar.

Solidez helvética

Para Suiza, la asamblea de otoño del FMI y el Banco Mundial será la ocasión para fijar su posición con respecto al futuro de su política cambiaria, pero también la oportunidad de rendir buenas cuentas.

Su economía crecerá un 2%, con deuda baja, un déficit público nulo y estabilidad política.

Consultado por swissinfo.ch sobre el desempeño helvético de cara a 2011, el FMI afirmó a título institucional que es uno de los países que mejor ha resuelto la crisis.

Tiene bases sólidas, una deuda baja, un déficit público inexistente y estabilidad política, una buena combinación de factores.

No obstante, el FMI destaca que aún hay temas pendientes en la agenda como una reforma a su sistema de pensiones, cuyo primer pilar será inviable en términos financieros a partir de 2015, y también la conveniencia por estrechar la supervisión sobre el sistema asegurador.

Al cuestionarles sobre la falta de coordinación cambiaria de la que se acusa a Suiza, las autoridades del FMI declinaron entrar en detalles y afirmaron que “el asunto será tema de debate en estos días”.

Europa perdería poder

Otro de los asuntos clave de la cita en Washington será la repartición del poder en el seno del Fondo Monetario Internacional.


El FMI vive y opera gracias a las cotizaciones de los países desarrollados, y EEUU es su principal donador, con el 16,74% de las aportaciones y del peso en las votaciones de temas relevantes.

Le siguen Japón (6%), Alemania (5,8%), Francia (4,8%), y Gran Bretaña (4,8%), con quienes conforma desde hace décadas el llamado grupo de los ‘cinco grandes” del FMI.

El resto de los votos (62% aproximadamente) se reparten entre 182 países, organizados en bloques. En el presente, el directorio ejecutivo del FMI contempla 24 asientos, pero a partir del 1 de noviembre de 2010 desaparecerán cuatro de ellos. Y la gran incógnita lanzada es ¿quién cederá poder a quién?

La Unión Europea (UE) y Suiza podrían ser los grandes perdedores del debate interno, a favor de países como Argentina, Brasil o India, insuficientemente representados en el presente.

Las fuentes consultadas en el FMI detallaron que “Suiza tiene a su favor, no obstante, la autorización reciente de créditos para el FMI, concretamente uno por 17,5 millones de francos suizos, que tendría que ser considerado a la hora de tomar decisiones”.

La mesa de debate está lista y el próximo domingo el panorama se habrá aclarado.

¿QUÉ ES UNA GUERRA DE DIVISAS?

En 2010, los gobiernos y bancos centrales de todas las potencias desarrolladas han echado mano de todas las herramientas a su alcance para reactivar a sus economías durante la recesión.

Pese a ello, los sectores productivos crecen tímidamente, y deuda y desempleo se mantienen como problemas prioritarios. Y países como China, Japón, Gran Bretaña o Suiza, han utilizado su política cambiaria como nuevo catalizador económico.

Al provocar la depreciación de una moneda –o evitar su apreciación como sucede en Suiza- se acicatean las exportaciones y, con ellas, el crecimiento y el empleo.

No obstante, los riesgos son altos también. Inflación y una nueva caída de la economía mundial son los más importantes.

End of insertion

AGENDA DE LA ASAMBLEA

6 octubre. El FMI presenta su Perspectiva Económica Mundial (WEO.

7 octubre. Conferencias de Dominique Strauss-Kahn, director-gerente del FMI; y de Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial.

8 octubre. Sesiones del Comité Monetario y Financiero Internacional y encuentro de los ministros de finanzas del G-20. Reunión de los ministros de finanzas y banqueros centrales del G-7.

9 octubre. Conclusión de los trabajos técnicos e inicio de la asamblea del directorio ejecutivo del FMI y el Banco Mundial.

10 octubre. Anuncio de acuerdos y fin de los trabajos.

End of insertion

DATOS CLAVE

Suiza forma parte del FMI y del Banco Mundial desde el 29 de mayo de 1992.

Las autoridades encargadas de representarla en el seno de estos organismos son el Ministerio de Finanzas y el banco central.

Suiza encabeza uno de los 24 asientos del directorio ejecutivo del FMI.

Representa los intereses helvéticos y los de las economías de Polonia, Serbia, Azerbaiyán, Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán.
Conjuntamente poseen el 2,8% del peso total de los votos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo