Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El gas natural, una posibilidad ecológica

Llenado del tanque de combustible de un vehículo híbrido en Basilea.

(Keystone)

Algunas ciudades europeas han optado por el gas natural, una alternativa económica y ecológica para el uso de la gasolina.

En Suiza, un millar de vehículos híbridos (gas y gasolina) están en circulación, pero su número podría aumentar en un futuro cercano.

En materia de energía, las alternativas innovadoras toman tiempo antes de imponerse a gran escala. El gas natural no escapa a la regla. Más ecológico, es, sin embargo, menos caro -alrededor de 30 céntimos menos por litro- que el carburante tradicional.

En Suiza, sólo 1.200 vehículos utilizan el metano por el momento, pero el número podría incrementarse considerablemente en los próximos años, cuando las infraestructuras hayan sido mejoradas.

De manera contraria a lo que sucede en Suiza, diversas ciudades europeas utilizan el gas natural desde hace tiempo. Por ejemplo, Italia cuenta con alrededor de 500.000 vehículos que funcionan con gas natural.

Una vía a tomar

El combustible analizado tiene un impacto negativo mínimo en el medio ambiente. Sus emisiones no contienen importantes residuos de carbono ni de partículas finas. Producido a partir del hidrógeno y del anhídrido carbónico, el gas natural es, por otra parte, una fuente de energía renovable.

Dicho de otra manera, es la mejor alternativa para los combustibles tradicionales, al menos, mientras que las energías eólica y geotérmica no sean competitivas en el sector de los transportes.

Sobre esa base, diversas administraciones comunales decidieron estimular el empleo de vehículos híbridos -que funcionan a la vez con gas natural y con gasolina- mediante el otorgamiento de subvenciones.

En Berlín, las autoridades lanzaron en el 2000 una vasta campaña dirigida a los conductores de taxis para promover el gas natural, en colaboración con el Ministerio del Medio Ambiente, organizaciones ecologistas y algunas empresas de automóviles.

El monto invertido -unos 22 millones de francos- permitió en particular el mejoramiento de la cadena de distribución. Actualmente, 713 taxis y vehículos de auto-escuelas circulan con gas natural por las calles de la capital alemana. En los próximos años el número sobrepasará el millar.

Una buena cantidad de obstáculos

Del lado helvético, el Touring Club Suisse (TCS) y la Asociación Transporte y Medio Ambiente (ATE, por sus siglas en francés) observan cierta reticencia por parte de la población suiza.

"Muchas personas están convencidas -de manera errónea- de que hay un mayor riesgo de explosión con el gas natural. En realidad, los vehículos con gasolina son más peligrosos", subraya André Crochet, responsable del departamento de Medio Ambiente y Tráfico del TCS. "Desde hace años intentamos derrotar esos prejuicios informando a la población", añade.

"El retraso helvético se explica en gran parte por el precio aún muy elevado del gas natural y, como consecuencia, por el reducido número de distribuidores", aduce, por su parte, Kurt Egli de la ATE.

El escenario debería cambiar sensiblemente en los próximos años. Si el gobierno aplica el Protocolo de Kyoto, la tasa del gas natural podría disminuir en 75% de aquí al 2007.

Se abre una salida

Introducido en los años 70, el gas natural es utilizado sobre todo como carburante para la calefacción y en el sector industrial.

Pequeñas y medianas empresas (PYME) han optado por esta energía renovable, convencidos por los aspectos económico y ecológico y por la estabilidad del producto.

"Con una inversión inicial modesta, se puede poner fin a los problemas ligados a la situación geopolítica en el Oriente Cercano. Por otra parte, no es necesaria la instalación de cisternas y los costos ligados a la limpieza de las chimeneas son dos veces inferiores", argumentó a su vez Stéphane Maret, director de Frigaz -una empresa dedicada al gas natural- en un artículo publicado por el cotidiano de Friburgo 'La Liberté’.

En cambio, habrá que esperar todavía un poco antes de que ese carburante se use de manera generalizada entre los particulares. Actualmente hay 52 puntos de aprovisionamiento en Suiza, pero algunos cantones no tienen uno solo. Es seguramente el freno principal al desarrollo de vehículos híbridos en Suiza.

La industria del gas prevé la instalación de un centenar de distribuidores en el territorio helvético. Por su parte, los fabricantes de automóviles aseguran que los motores de propulsión mixta serán producidos para todas las categorías de vehículos de aquí al 2020. El objetivo es alcanzar los 30.000 vehículos para entonces.

swissinfo, Andrea Clementi
Traducción, Marcela Águila

Datos clave

En el 2003 el gas natural representaba 11.8% del consumo de energía en Suiza.

La cifra de negocios en el sector era de 1.700 millones de francos.

Para fines del 2004, 1.245 vehículos con gas natural circulaban en las carreteras helvéticas.

En Italia se cuentan 500.000.

En marzo del 2005, Suiza disponía de 52 estaciones distribuidoras de gas natural.

Fin del recuadro

Contexto

Desde un punto de vista geológico, el gas natural es la fase gaseosa de la gasolina.

Se compone esencialmente de metano y contiene una cantidad variable de hidrocarburos.

Gracias a su mínima tasa de carbono, el gas natural produce 25% menos de emisiones de bióxido de carbono que la gasolina y 30% menos que el diesel.

Produce también cerca de 80% de ozono menos que la gasolina y 50% menos que el diesel.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes