Navigation

El legado fílmico debe preservarse

Los archivos de la Cinemateca suiza, en peligro. Keystone

La Cinemateca suiza pide más fondos al gobierno. El centro intenta salvaguardar su importante colección de filmes raros y antiguos en gran parte en avanzado estado de deterioro.

Este contenido fue publicado el 21 abril 2004 - 12:17

La Oficina Federal suiza de la Cultura, (OFC), declara sin embargo que no dispone de suficiente dinero.

Domiciliada en la ciudad de Lausana, la Cinemateca suiza reúne en sus archivos cerca de 65.000 películas. Muchas de ellas son raras e incluso únicas.

Sin embargo, algunas de las bobinas más antiguas se degradan. Cerca del 10% de los filmes están en película de nitrato, substancia que tiene una lamentable tendencia al deterioro.

Cuando asumió sus funciones en 1996, el director de la Cinemateca suiza, Hervé Dumont, propuso un plan de salvamento obstaculizado posteriormente por las limitaciones en materia de personal y presupuesto.

Hervé Dumont recuerda que la restauración de las películas es una operación muy costosa. Además, la falta de un lugar adecuado para el archivo constituye una de las principales dificultades para la preservación de estos tesoros.

“Tenemos un problema de espacio. Los archivos están casi llenos. Algunos espacios no tienen las proporciones de humedad o las condiciones ideales para la conservación de las películas. Necesitamos construir un nuevo espacio de archivo y, para ello, es indispensable la ayuda del gobierno”, explica el director.

Reticencias de la Confederación

La Cinemateca tiene el proyecto de construir un nuevo edificio que ofrecería las condiciones indispensables para el archivo de filmes. El nuevo anexo puede costar unos 15 millones de francos suizos.

La institución ha pedido la ayuda financiera del gobierno federal para llevar a cabo este proyecto. Sin embargo, hasta ahora, las autoridades se han mostrado reticentes.

Según Hervé Dumont, esta actitud demuestra el poco valor que las autoridades conceden a los archivos fílmicos. “La Oficina Federal de la Cultura (OFC) nos apoya, pero el gobierno no comprende la importancia de las películas ni la manera en que estos filmes han contribuido a dar forma a nuestra sociedad durante los últimos 110 años”, subraya.

“Las autoridades deben comprender que preservar estas películas es tan importante como conservar las pinturas en los museos o libros en las bibliotecas”, argumenta.

Fondos público y Fundación privada

Los poderes públicos cubren actualmente las tres cuartas partes del presupuesto de la Cinemateca que llega a casi 2 millones de francos anuales.

A pesar de este importante aporte de fondos públicos, la Cinemateca suiza es una Fundación privada. Es justamente este estatuto el que representa la principal razón invocada por el gobierno para rehusar el financiamiento de la ampliación del centro, señala David Streiff, director de la OFC.

“Es una lástima que la Cinemateca no haya intentado situarse bajo las alas de la Confederación. Durante mucho tiempo sus responsables se mostraron muy preocupados por guardar su independencia. Ahora, cuando esto ya no les conviene, vienen a pedir ayuda”, afirma Streiff.

“Si la Cinemateca dependiera de la Confederación le sería más fácil reunir fondos, aunque las arcas del Estado están actualmente vacías”, añade.

David Streiff asegura que da su apoyo a la Cinemateca pero que la dificultad está en convencer al ministro suizo de finanzas para desbloquear los fondos.

El director de la OFC debe incluso luchar por el aumento del financiamiento de la Biblioteca y del Museo nacionales –instituciones que dependen de la Confederación- en este momento, cuando el gobierno hace todo lo que está a su alcance para reducir la deuda pública.

Búsqueda de soluciones

“Tratamos actualmente de defender ante el gobierno la causa de la Cinemateca”, declara David Streiff.

La Oficina Federal suiza de la Cultura ha propuesto que la Confederación ofrezca el terreno para el nuevo edificio que pueda albergar los archivos de la Cinemateca. La OFC ha propuesto también un reexamen del proyecto para detectar eventuales posibilidades de ahorro.

De lo contrario, habrá que esperar una mejora del clima económico... con la esperanza de que la Confederación pueda tener más dinero disponible.


Swissinfo, Joanne Shields
(Traducción: Jaime Ortega)

Contexto

La Cinemateca suiza fue fundada en 1943, en Basilea. Sus archivos fueron trasladados a la ciudad de Lausana en 1948.

La Cinemateca se convirtió en Fundación privada en 1981. Sin embargo, las tres cuartas partes de su presupuesto son cubiertas por fondos públicos.

La Cinemateca no sólo conserva filmes suizos, sino producciones extranjeras filmadas en Suiza.

10% de los filmes conservados están en película de nitrato, substancia que se deteriora con el tiempo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo