Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El reto: más empleo para las minorías

Su handicap, no impide a Antionio Angostinelli laborar para la empresa suiza Victorinox.

(Keystone)

No hay puesto de trabajo que no pueda desempeñar una persona con capacidades diferentes, afirma la Fundación Adecco. Líder en recursos humanos, el grupo incorporó al mercado laboral a casi 50.000 personas con alguna minusvalía, mayores de 45 años y madres solteras durante 2007.

En el mundo, existen 650 millones de personas con alguna discapacidad, según cifras oficiales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a diciembre del 2007.

Dicho en breve, 1 de cada 10 habitantes se enfrenta en el día a día con alguna diferencia física, sensorial, cognoscitiva o intelectual.

Sin embargo, 470 de esos 650 millones son hombres y mujeres en edad y deseo de trabajar que, frecuentemente, se topan con fantasmas como el desempleo, los bajos salarios o la falta de acceso a puestos directivos, según la propia ONU.

Y hoy, uno de los grandes retos de las empresas y gobiernos de los países desarrollados, Suiza incluida, es justamente tomar parte activa de un proceso de mayor integración de dicho grupo a la vida política, cultural, social y, sin duda, económica.

Discapacidad en Suiza

En Suiza hay poca información estadística sobre la población con algún tipo de minusvalía y sobre su integración a la vida productiva.

De hecho, será a finales del 2008 cuando la Oficina Federal de Estadística (OFS) ofrezca una primera visión con datos oficiales sobre el tema.
El tema, sin embargo, se encuentra en la mesa de debate.

Actualmente, el Parlamento analiza una Ley de Igualdad para los Discapacitados que prevé 17 artículos y busca una mejor integración de dichos grupos a la actividad económica.

Entidades como la Asociación Suiza de Artes y Oficios reconocen que se trata de grupos que, por su capacidad de trabajo y responsabilidad, suelen ser un activo muy importante para las empresas.

Y su labor será especialmente valiosa en un contexto de envejecimiento poblacional como el que vive Suiza.

Debe eliminarse la asociación errónea entre discapacidad e incapacidad, refiere la asociación.

Filantropía y negocios

Filantropía y rentabilidad son perfectamente compatibles.

Y empresas como la helvética Adecco lo tienen claro.

En España, concretamente, la Fundación Adecco para la Integración Laboral, reveló este mes (24.05) los resultados más alentadores en nuevo años de ejercicio.

Su objetivo es insertar en el mercado laboral a grupos que se enfrentan con altas tasas de desempleo, como mujeres que afrontan solas las responsabilidades familiares, mayores de 45 años y grupos con capacidades especiales, como ya se refirió.

En 2007, en España se firmaron contratos para 49.483 trabajadores ubicados en cualquiera de estos cuatro supuestos. Y de acuerdo con el Informe de Resultados de la Fundación Adecco, un total de 1.669 plazas se destinaron a empleados con capacidades diferentes.

El dato es 20% superior al del 2006 y confirma que se trata de uno de los grupos que maneja con mayor responsabilidad y compromiso su trabajo.
Las comunidades más beneficiadas, cita Adecco, fueron Cataluña, Madrid y Aragón y estamos convencidos de que no hay puesto de trabajo que no pueda ser desempeñado eficazmente por las personas con discapacidad".

Mayores de 45 años

Sin embargo, hay más grupos que enfrentan la escasez de oportunidades.

Equilibrio entre juventud y experiencia, es otra de las premisas que sostiene la Fundación Adecco.

De los casi 50.000 contratos laborales acordados en 2007, un total de 46.275 fueron para trabajadores de más de 45 años de edad, 16% más que el año previo.

Población que pese a la calidad y experiencia con la que cuentan difícilmente es contratada porque las empresas consideran que su vida útil será ya relativamente "corta".

Una falacia si se considera que a sus integrantes les restan al menos 20 años de vida productiva y que conocen bien el negocio en el que se desempeñan.

Por otro lado, están también las mujeres que son cabeza de familia o que han sido víctimas de violencia de género, para quienes se abrieron 1.539 plazas en España el año pasado, 27% superior al del 2006.

En el caso de las mujeres, fueron Cantabria, Valencia y Canarias, las regiones más dinámicas.

La meta, para este grupo en especial, es ofrecer empleos conciliables con la responsabilidad familiar y para ello se requieren, explica Adecco, empresas dispuestas a implicarse socialmente y listas para respetar las necesidades de sus empleadas.

Un paso al frente en el largo camino de abrir oportunidades para minorías, una tarea en la que aún hay mucho por hacer.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

Adecco es la empresa número uno de recursos humanos en el mundo. Basada en Glattbrugg, Suiza, es producto de la fusión (1996) entre la francesa Ecco y la helvética Adia Interim.

La Fundación Adecco, por su parte, fomenta el empleo de los colectivos que más problemas de contratación enfrentan. Su misión es promover la capacitación de los involucrados y la sensibilización de las empresas.

El Seguro de Invalidez (AI, por sus siglas en francés) es el encargado en Suiza de cubrir financieramente a la población que presenta alguna minusvalía física o emocional. Sin embargo, se encuentra en "números rojos".

Fin del recuadro

Datos clave

Adecco tiene 6.600 oficinas en 75 países.

Cuenta con 24.600 empleados y más de 125.000 empresas solicitan sus servicios en el mundo.

4 de cada 10 menores de edad con discapacidad en España no aspiran a ejercer una profesión concreta, sino simplemente a encontrar una oportunidad laboral en la vida adulta.

Fin del recuadro


Enlaces

×