Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

El Senado despenaliza el consumo de canabis

(swissinfo.ch)

Los fumadores de hachís podrán hacerlo sin temor a infringir la ley, si la cámara baja confirma la decisión del Senado.

A pesar de la reticencia expuesta este miércoles por algunos senadores de la Suiza francófona y del partido de derecha Unión Democrática de Centro (UDC) el Consejo de los Estados (cámara alta) aprobó por 25 votos - con algunas abstenciones, pero sin oposición - la revisión de la Ley de Estupefacientes.

La incorporación en el texto de los cuatro pilares de atención a la droga (prevención, terapia, reducción de riesgos y represión), así como la entrega de heroína por prescripción médica no fue motivo de discusión.

En cambio, la idea de autorizar el consumo, producción y tenencia de cannabis y de sus derivados para uso personal suscitó indignación. Es un "malestar profundo", sostuvo la senadora ginebrina, Françoise Saudan, y su colega de Vaud, Christianne Langenberger, se refirió al temor de dar un "carácter trivial a la droga".

"Ningún país europeo tiene una despenalización tan absoluta", terció el parlamentario socialista Jean Studer, respaldado por el senador valesano, Simon Egli, quien fue más contundente, convencido de que Suiza sería señalada con el dedo por la comunidad internacional. No obstante, la minoría no consiguió frenar la liberalización.

Ver la realidad

La despenalización del consumo de hachís no significa aprobar el pitillo 'joint', precisó la ministra del Interior, Ruth Dreifuss.

"Está demostrado que el uso de cannabis no es más dañino que el de los cigarrillos o del alcohol", sostuvo a su vez la presidenta de la comisión parlamentaria respectiva, Christine Beerli.

La represión no ha dado sus frutos y es necesario adaptar la ley a la realidad actual, en la que unas 87.000 personas en Suiza confiesan fumar un pitillo de cannabis diario. Al mismo tiempo se reforzará la prevención, sobre todo con campañas para contrarrestar la trivialidad o el abuso.

Descargando a las autoridades de la persecución penal en casos intrascendentes, la nueva ley permitirá fortalecer la lucha contra los grandes traficantes, afirman los partidarios de la revisión.

La legislación será más estricta que la práctica actual en varios cantones. Prueba de ello es la clara oposición de las tiendas que venden cannabis y los productores que aprovechan la existente zona gris en la materia, señaló el senador liberal tesinés, Dick Marty.

A pesar de la despenalización del consumo de cannabis, Suiza no se asemejará a Ámsterdam, la ciudad holandesa caracterizada por sus 'coffee-shops'. La ley conserva el principio que prohíbe el cultivo y la venta de hachís. El Consejo Federal (gobierno) fijará las excepciones a la regla en un decreto.

Control a los productores

Los productores deberán anunciar cada cultivo de cannabis y respetar el contenido de THC (la sustancia activa de la planta). La exportación será prohibida.

Los sitios de venta en el país estarán sometidos a reglas estrictas que determinen las cantidades autorizadas y únicamente a personas mayores de 18 años. Varios comercios tolerados hoy corren el riesgo de ser clausurados.

Por ahora, la noticia permite a los consumidores de hachís frotarse las manos... pero aún deben esperar, porque resta saber si el Consejo Nacional (cámara baja) dará su visto bueno a la despenalización del cannabis.

swissinfo y agencias


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×