Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Elecciones marcadas por el voto de los extranjeros

Los extranjeros votarán por primera vez en el cantón de Vaud.

(Keystone)

Por primera vez 11.000 extranjeros participarán este domingo en una votación comunal en el cantón suizo de Vaud.

Pero esta forma de integración de los extranjeros en la vida política local está lejos de ser la regla en toda Suiza.

Después de los cantones de Neuchâtel, Jura, Grisones y Appenzell Rodas exteriores, es el turno de Vaud para abrir lar urnas a los extranjeros residentes en su suelo.

Desde comienzos de año, cerca de 80.000 extranjeros domiciliados en ese cantón se benefician del derecho a voto en el ámbito comunal.

Un derecho que 11.000 de entre ellos podrán hacer valer el domingo 8 de febrero, durante las votaciones organizadas en las 22 comunas del cantón, como en la de Renens, en las afueras de Lausana.

“Para nuestra comuna, que cuenta con el 52% de extranjeros, ese derecho llena un déficit democrático”, señala Anne-Marie Deposier, alcaldesa de Renens.

“Antes las autoridades comunales eran elegidas de facto por una minoría de suizos”, recuerda.

“Ahora 5.000 extranjeros tienen la posibilidad de decidir en la política de nuestra comuna, además de los 7.000 suizos en edad de votar”, subraya Depoisier.

Escaso impacto político

En principio, la llegada de esos nuevos electores no debería cambiar el paisaje político del cantón de Vaud.

Es, en todo caso, la opinión de Sandro Cattacin, director del Foro Suizo para el Estudio de las Emigraciones y de la Población, dependiente de la Universidad de Neuchâtel.

“Los estudios efectuados en el cantón de Neuchâtel, donde los extranjeros tienen derecho a voto desde 1849, indican que el comportamiento electoral de los suizos y de los extranjeros es similar”, afirma.

“Esas dos categorías de la población votan en función de sus niveles socioculturales”, explica el investigador.

La experiencia de Neuchâtel demuestra además, que el porcentaje de participación es menor en los extranjeros que en los suizos.

El interés de los partidos

Sin embargo, en el cantón de Vaud, uno de los más poblados de Suiza, la llegada de esos nuevos electores comienza a provocar reacciones en los grupos políticos.

“Los partidos comenzaron a tomar contacto con las asociaciones de extranjeros. Están atentos para escuchar sus dificultades y necesidades”, constata Antonio da Cunha, presidente del Foro para la Integración de los Emigrantes (FIE).

“Pero los extranjeros son generalmente más pobres que los ciudadanos suizos”, agrega el Presidente del FIE.

A su juicio, el millón de extranjeros domiciliado en Suiza se encuentra tres veces más afectado por la cesantía que el promedio helvético.

“No se puede descartar que esta realidad social cambie a largo plazo las relaciones de fuerza, más aún, ahora que los extranjeros también pueden ser elegidos”, agrega Antonio da Cunha.

La posibilidad de elegibilidad de los extranjeros es reciente. Entró en vigor en el 2000 en las comunas del cantón del Jura y desde este año en las comunas del cantón de Vaud.

Los cantones de Friburgo, Neuchâtel y Ginebra podrían seguir el ejemplo dentro de poco.

Disminuye el rechazo

“Desde el comienzo de los años 80, las iniciativas en favor de los derechos políticos para los extranjeros se multiplicaron en todo Suiza”, comenta, por su parte, Sandro Cattacin.

“En la mayoría de los casos las iniciativas fueron rechazadas por los suizos. Pero el porcentaje de estas negativas viene disminuyendo con el paso de los años”, observa el investigador.

Esta evolución no causa extrañeza en Antonio da Cunha: “La población suiza, así como la Europea, está bastante mezclada. Y la noción de ciudadanía se define cada vez más por el lugar de residencia”.

La adquisición de la nacionalidad del país de acogida no es una condición determinante para obtener derechos políticos en el ámbito local.

Según Antonio da Cunha esta idea se abre paso en medios que trabajan en las políticas de integración de los extranjeros.

Focos de resistencia

Pero estas iniciativas están lejos de ser aceptadas unánimemente en Suiza. El partido de la derecha dura, la Unión Democrática del Centro (UDC), continúa oponiéndose a esta evolución.

“El derecho a votar y ser votado constituye la coronación del proceso de integración de los extranjeros”, estima Yvan Perrin, el nuevo representante de la UDC en la cámara baja del Parlamento suizo

Y a su juicio “la integración pasa primero por la naturalización”.

Queda aún por saber si ese partido de la derecha nacionalista continuará poniendo trabas a la extensión de los derechos políticos para los extranjeros.

Sandro Cattacin no lo excluye. Pero indica que la tendencia general en Suiza es endurecer las medidas para los nuevos emigrantes y, a la vez, facilitar la integración de los extranjeros residentes desde hace años en el territorio helvético.

swissinfo, Frédéric Burnand
(Traducción: Alberto Dufey)

Contexto

Alrededor de 1 millón de extranjeros componen la población total de Suiza, calculada en poco más de 7 millones.

El 70% de los extranjeros residen en Suiza desde hace más de 8 años o nacieron en el país.

Cinco cantones les acordaron derechos políticos en el plano comunal.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes