Navigation

Escasean los 'profes'

Algunos alumnos tienen profesores extranjeros. Keystone

En muchos cantones suizos ha comenzado el nuevo curso escolar. Varios centros de enseñanza han adoptado medidas para hacer frente a la falta de personal.

Este contenido fue publicado el 15 agosto 2002 - 16:47

Pero éstas no resuelven el problema de fondo: La docencia despierta poco interés como profesión.

Los responsables cantonales de la enseñanza pública se niegan a hablar de penuria de profesores. Sin embargo, se han visto obligados a adoptar medidas excepcionales para suplir las vacantes.

Soluciones temporales

Varios cantones de la Suiza de expresión alemana, pero también el de Friburgo, han contratado a profesores extranjeros.

En otros, como el Valais, Zug y Uri, por ejemplo, los maestros de enseñanza primaria imparten hoy clase a alumnos de los ciclos superiores.

Los cantones de Vaud, Friburgo, Berna, así como Basilea Ciudad y Basilea Campo recurren incluso a estudiantes o personas que carecen de una formación pedagógica completa para suplir las vacantes.

Otra forma de afrontar el problema consiste en fusionar las clases, pero solamente el cantón de Turgovia se ha inclinado por esa opción.

Asignaturas más afectadas

En la Suiza de expresión francesa y en el cantón italófono del Tesino, no hay suficientes profesores de alemán. Los cantones no encuentran docentes dispuestos a enseñar la primera lengua nacional.

La biología, las matemáticas o la economía son otras de las asignaturas donde escasean los profesores.

La empresa privada se apresura a contratar a los licenciados en esas materias recién salidos de la universidad.

A ello se suma una competencia entre los mismos cantones. El de Zúrich no tiene problemas para contratar a profesores, tras incrementar los salarios, pero atrae a personal docente de las regiones limítrofes.

Los responsables cantonales de la enseñanza pública se niegan a hablar de penuria de profesores. Sin embargo, se han visto obligados a adoptar medidas excepcionales para suplir las vacantes.

Una profesión que ha perdido prestigio

No hay que olvidar que las medidas adoptadas son de carácter transitorio y no resuelven el problema de fondo: la docencia ha perdido consideración social y se ha convertido en una profesión que despierta cada vez menos interés.

Los recortes presupuestarios, el creciente número de clases y asignaturas que deben impartir los docentes, las aulas cada vez más repletas y unos salarios poco alentadores son factores que inducen a muchos a abandonar la enseñaza o a elegir otra profesión.

Las quejas de los profesores se justifican. Según un estudio del Instituto de Trabajo de Zúrich, un tercio de los docentes - en todos los grados de enseñanza - de Basilea presentan síntomas del denominado 'síndrome del quemado' ('burn out'), el nivel más alto de nocividad del estrés.

Andrea Tognina y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?