Eurocopa 2008: el jefe de seguridad tiene confianza

Para la Eurocopa 2008 se instaurarán medidas de control como las establecidas durante el pasado Mundial. Reuters

El Mundial de Alemania ha quedado en la historia. Ahora la mirada se dirige a Suiza y Austria, escenarios de la Eurocopa 2008.

Este contenido fue publicado el 29 agosto 2006 - 12:00

Martin Jäggi, responsable de la seguridad para ese evento, analizó el dispositivo alemán durante la máxima cita del balompié mundial. La experiencia le ha servido para sus planes de vigilancia, según explica a swissinfo.

swissinfo: El Mundial de Alemania ha quedado en la historia. Se llevaron a cabo partidos en todo orden, tal y como uno los desea para la Eurocopa 2008. ¿Cuáles son sus conclusiones al respecto?

Martin Jäggi: En Alemania se prepararon y pusieron en marcha medidas de seguridad de manera muy profesional. Las analizaremos y decidiremos cómo y en qué forma diseñaremos nuestro concepto.

Los fundamentos de nuestro concepto son documentos de Holanda y Bélgica, de la Eurocopa del 2000, así como de la de Portugal 2004 y, de paso, las experiencias sumadas en los Juegos Olímpicos de Atenas.

Ya puedo decir que no se impondrán grandes correcciones. La vigilancia ha funcionado en Alemania y también lo hará con éxito en Suiza.

swissinfo: En Alemania se desplazó un gran dispositivo de fuerzas de seguridad. ¿Pueden Suiza y Austria tener a disposición una cantidad de vigilantes similar?

M.J.: En Suiza tenemos una densidad policial relativamente pequeña si se compara con las cifras de los países vecinos. No obstante, en la Eurocopa 08 se contará también con los servicios de unos 10.000 miembros del ejército. Además, la unidad en caso de catástrofes realizará en ese periodo un curso de repetición. De esta manera podrán ser ocupadas las fuerzas de policía para el trabajo efectivo de vigilancia.

Si el contingente policial será suficiente para ese cometido, lo sabremos después de evaluar el Mundial 06 y las experiencias ganadas en grandes manifestaciones. Si no fueran suficientes, podremos acudir a policías de Alemania.

Los colegas germanos conocen Suiza y también nuestra táctica de acción. Además, cada año una unidad alemana forma parte de la fuerza de seguridad durante el Foro Económico Mundial (WEF en su sigla en inglés) que se realiza en Davos. Se trata, pues, de conocidos nuestros.

swissinfo: En los dos países que comparten la sede de la Eurocopa –Suiza y Austria- existen leyes y multas distintas. ¿Una persona que infrinja el orden será castigada en ambos países?

M.J.: Tal deseo no podría cumplirse. Dentro de la misma Suiza tenemos diversas interpretaciones. La jurisdicción es cantonal. Ni aquí tenemos la garantía de que los aficionados violentos sean tratados y castigos de la misma manera.

swissinfo: ¿Le alegra que no se haya concretado el referendum contra la 'ley antihooligan'?

M.J.: Si. Pero aún cuando se hubiera dado el referéndum estoy seguro de que no hubiera sido apoyado por la ciudadanía, ya que la población suiza tiene claramente la opinión de que se necesita un instrumento para evitar la presencia de perturbadores en las manifestaciones deportivas.

swissinfo: Usted instruirá a sus unidades de vigilancia con módulos comunes. ¿En qué consisten?

M.J.: Nuestras fuerzas policiales tienen experiencia. Cada año están en acción durante el WEF en Davos y en el día nacional en la Suiza Central el 1° de agosto. El oficio no hay que enseñarles.

Las experiencias en Alemania muestran en qué dirección debemos preparar a nuestros colaboradores. Ellos deben aprenden a controlar una situación crítica. Deben saber cómo calmar las situaciones en las que los aficionados con mucho alcohol en la sangre se comportan inapropiadamente.

También hay perturbadores que al final del partido buscan pelea con un contrario, sea éste un grupo de fanáticos o la policía. Aquí es importante sofocar en su origen esos actos.

swissinfo: Los disturbios tras el partido de campeonato entre Basilea y Zúrich son un mal recuerdo. ¿Puede ocurrir algo similar en la Eurocopa 2008?

M.J.: Situaciones así no pueden excluirse. Aunque los partidos del campeonato suizo no son comparables con los de una competición europea o mundial.

Desde el comienzo advertimos muy claramente a los perturbadores: ¡No hay lugar para disputas de fanáticos violentos en la calle! La policía actuará con oportunidad y rigor.

swissinfo: En Alemania se realizaron controles rigurosos en los estadios. ¿Este tipo de medida también se impondrá en Suiza en 2008?

M.J.: Diversos controles deben garantizar a los seguidores del balompié que podrán ver el partido de manera segura y sin ser incomodados. En Alemania se instauró una inspección corporal en el primer control. El segundo se realizó al momento de presentar los boletos de entrada.

Estas medidas permitieron un desarrollo tranquilo de los partidos, y nosotros también los haremos, aún sabiendo que no es posible un control total.

swissinfo, Entrevista: Etienne Strebel
(Traducido del alemán por P. Islas)

Ley antidisturbios

La ley federal sobre medidas contra la propaganda y los actos violentos en las manifestaciones deportivas no es un instrumento definitivo. Estará vigente hasta el Campeonato Mundial de Jockey sobre Hielo que se realizará en 2009.

Aunque pudiera avizorarse la prolongación de la medida, sería necesario un cambio constitucional, porque la seguridad es actualmente una competencia cantonal.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo