Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Experiencia de una asistente social

Therese Mena Leuthy asigna gran importancia al contacto con las personas que acuden a la ayuda social.

(swissinfo.ch)

Muchas personas tienen vergüenza de pedir ayuda social o desconocen el sistema, señala Therese Mena Leuthy.

Quienes cruzan ese umbral (300.000 en Suiza) viven un drama similar, por causas diferentes.

En la ciudad de Berna, uno de los casi 3.000 municipios del país, los asistentes sociales atienden 3.197 “expedientes” que detrás de sí guardan la subsistencia de 5.457 personas asidas a la tabla del auxilio social. 43% de ellas son extranjeros.

Therese Mena Leuthy: 42 años de edad, asistente social, trabaja desde hace 14 años en un barrio populoso de la capital federal. Ha aprendido a ver los diversos rostros de la pobreza en un país rico, mimado por las comodidades.

Cada caso es distinto

Los ‘clientes’ (como la sra. Mena llama cariñosamente a los receptores de la ayuda social) traen consigo un drama personal tan diverso como las causas de su probreza temporal o permanente. Desde adicciones, quebrantos sicológicos y físicos inesperados hasta el desempleo forzoso.

Escuchar, examinar, evaluar y buscar la solución adecuada para cada caso es la máxima diaria, precisa Mena Leuthy refiriéndose a las 62 personas que atiende actualmente en cuatro días de trabajo semanal.

Una labor proporcional desarrolla una veintena de asistentes sociales en el barrio multicultural bernés, en la parte oeste de la ciudad.

Mínimo vital

Suiza es uno de los países ricos del mundo y, por ende, con un alto estándar de vida. De ahí que el mínimo vital para una familia de cuatro personas sea – según explica a swissinfo Mena Leuthy -, de 2.300 francos para los gastos esenciales: comida, cuentas de teléfono y electricidad, bebidas, etc.

A esta suma se añaden un máximo de 1.500 francos para el alquiler de la vivienda y 500 francos para el seguro médico. Es decir que una familia de cuatro personas necesita 4.300 francos mensuales para subsistir.

Si los ingresos del jefe o de la jefe de familia no llega a ese monto, acude a la ayuda social de la comuna.

Sentimientos encontrados

Therese Mena Leuthy se “siente mal” en su tarea porque muchas veces quisiera aumentar los montos de la ayuda, sobre todo a las familias con niños.

“Quisiera extender los cálculos del presupuesto mínimo para permitir, por ejemplo, que un niño vaya a practicar fútbol”, precisa al tiempo de señalar que es ahí donde debe surgir el espíritu profesional de la asistente social para conseguir otros recursos que puedan respaldar también, si es justificada, la formación musical o deportiva de los niños.

Refiriéndose a la proporción elevada de extranjeros que apelan a la ayuda social, Therese Mena recuerda que, antes de los años noventa, Suiza había recibido a muchos extranjeros sin profesión, porque los necesitaba, “Ahora ya no se necesita esta mano de obra no calificada. Por esto muchos extranjeros están sin trabajo y llegan más rápido a la asistencia social”, subraya.

Tienen derecho, pero no piden ayuda

Una de cada dos personas afectadas en Suiza por la precariedad prefiere no acudir a la ayuda social.

“Creo que tienen vergüenza de pedir esta ayuda, o desconocen el sistema. Aunque tampoco faltan otras que apelan a la asistencia sin tener derecho”, precisa la asistente social.

La ayuda social en Suiza tiene reglas estrictas. El beneficiario la devolverá si alguna vez recibe una herencia o gana una lotería, extremo más bien poco probable.

En cualquier caso, Therese Mena Leuthy se alegra de que en Suiza haya por lo menos un sistema de protección claro, pero considera que su país puede hacer más.

swissinfo, Juan Espinoza

Datos clave

850.000 personas en Suiza viven tocando los límites de la pobreza.
300.000 de ellas acuden a la ayuda social de las comunas.
5.475 personas reciben esa ayuda en Berna.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes