Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Financiamiento de los partidos en la picota

Financiamiento de los partidos: ¿Quién pone el cascabel al gato?

(Keystone)

Transparency International denuncia el sistema de financiamiento de los partidos helvéticos, calificándolo de "uno de los más oscuros de Europa".

En su Informe mundial sobre la corrupción en 2006, publicado este miércoles, dicha ONG exige además que Suiza endurezca su legislación contra el blanqueo de dinero.

En uno de los acápites suizos de su informe, Transparency Internacional (TI) trata el financiamiento de los partidos políticos. Considera que el sistema suizo es "uno de los más oscuros de Europa", dando a entender que en los medios concernidos no hay voluntad para esclarecer la proveniencia de fondos.

"Los políticos suizos deben financiar por sí mismos sus campañas electorales. El problema en la actualidad es que no deben declarar quién les financia y se desconoce el monto de las sumas que reciben. Resultado: todo el sistema es poco transparente", constata Anne Schwöbel, miembro de la dirección de Transparency International Suiza.

"Saludamos la ley introducida el 1 de diciembre de 2003. Es la primera etapa hacia una mayor claridad. Ahora, los políticos deben declarar sus actividades de consultores o en el seno de consejos de administración. Ello evitará algunos conflictos de interés, pero habría que ir más lejos. Aún así, el sistema sigue siendo poco transparente".

El asunto Fetz

La ONG ilustra el problema con el escándalo que surgió a raíz del financiamiento de una campaña electoral de la diputada (actualmente senadora) socialista Anita Fetz en 2003. Aparte de los fondos provenientes de la fundación 'Pro Facile', Transparency afirma que la política captó "grandes sumas" del financista Dieter Behring, actualmente acusado de blanqueo y estafa.

Según la organización no gubernamental, mientras no sea obligatorio publicar la identidad de los mecenas, no será posible saber en qué medida actúan con libertad los políticos elegidos.

"Este asunto causó escándalo en los medios, pero los partidos no reaccionaron en consecuencia. Temen perder mecenas si deben revelar sus fuentes de financiamiento y declarar las sumas exactas que reciben", señala Anne Schwöbel.

Transparency concluye que "sería ingenuo creer que los patrocinadores no esperan algo a cambio de inyectar importantes sumas en las campañas políticas".

Corrupción privada

En otro apartado sobre el expediente suizo, la ONG estima que el país debe hacer más en materia de lucha contra el blanqueo de dinero. Reconoce los avances hechos, pero juzga que el arsenal legislativo debe ser fortalecido.

El parlamento debe hacer que la corrupción privada (por ejemplo una gratificación girada por una empresa suiza a una firma extranjera) sea un verdadero crimen y no un simple delito, exige en concreto el Informe mundial sobre la corrupción en 2006.

La diferencia no es únicamente retórica: un crimen es pasible a una pena de hasta 20 años de cárcel, mientras que un delito suele no ser sancionado con más de tres años de reclusión.

En marzo de 2005, el Consejo de los Estados (senadores) del parlamento optó por la segunda opción al decidir que la corrupción privada no fuera juzgada sin demanda. El Consejo Nacional (diputados) puede todavía corregir ese punto, dice el informe de TI.

En su documento, Transparency International subraya en particular el problema del secreto bancario, que impide toda colaboración en materia de evasión fiscal. Según el informe, la revelación de ese tipo de malversaciones permite, con todo, descubrir en ciertos casos un asunto de blanqueo de dinero.

swissinfo y agencias

Datos clave

Transparency International es una organización no gubernamental dedicada a combatir la corrupción.
Cuenta con un secretariado internacional en Berlín y más de 85 secretarías nacionales.
Su objetivo no es denunciar los casos de corrupción individuales, sino sugerir reformas.

Fin del recuadro

Contexto

El sistema suizo está basado en el principio de voluntariado de los políticos.

Exceptuando las pequeñas contribuciones, los partidos políticos no reciben dinero del gobierno.

Los ingresos de los políticos provienen, esencialmente, del ejercicio de sus profesiones; y en segundo lugar de su función política.

Han fracasado las iniciativas que proponían la profesionalización del parlamento. El argumento esgrimido es que los políticos escogen su profesión por convicción y no por motivos financieros.

(Fuente: Informe de Transparency International 2006)

Fin del recuadro


Enlaces

×