Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ginebra, ciudad internacional, se reinventa

Jean Feymond es autor de un informe sobre la Ginebra internacional de mañana.

(swissinfo.ch)

Jean Freymond sostiene que las organizaciones internacionales en Ginebra están desarrollando nuevas formas de colaboración con las ONG y el sector privado.

Según el director del Centro de Estudios Prácticos de la Negociación Internacional, las autoridades suizas se han percatado de esta realidad emergente. Entrevista.

swissinfo: Durante años, Berna y Ginebra no llegaron a un acuerdo sobre cómo fomentar el carácter internacional de Ginebra. ¿Ha cambiado esta situación?

Jean Freymond: El gobierno suizo y las autoridades ginebrinas comienzan a tirar de la misma cuerda., pero queda todavía mucho trabajo por hacer. Todo el mundo se ha percatado de la importancia que tiene la Ginebra internacional para Suiza y lo importante que es realizar un trabajo conjunto. Pero nos encontramos al inicio de un proceso.

swissinfo. ¿Qué se necesita para fomentar la colaboración entre Berna y Ginebra?

J.F.: Sencillamente que las partes concernidas aprendan a trabajar juntas, a comunicar de forma transparente y a desarrollar una visión común.

Y es que existen todavía percepciones diferentes sobre la Ginebra internacional. Por ejemplo, la administración federal tiene una definición bastante restrictiva de esta entidad, una definición anclada en el papel de los Estados en el seno de las organizaciones internacionales.

La visión de las autoridades ginebrinas es más amplia e incluye a las ONG (organizaciones no gubernamentales), las empresas internacionales y las diferentes comunidades de inmigrantes que residen en la región.

swissinfo: Uno de los temas candentes de la Ginebra internacional es qué ciudad obtendrá la sede del futuro Consejos de los Derechos Humanos. ¿Es un hecho que Ginebra albergará esta entidad?

J.F.: Todavía no se ha tomado la decisión. Pero todos los indicios parecen señalar que Ginebra será la elegida para albergar la instancia que reemplazará a la Comisión de los Derechos Humanos (que se reúne todos los años en Ginebra durante seis semanas).

swissinfo: Usted acaba de publicar un informe sobre la Ginebra internacional de mañana. ¿Hay vías aún sin explorar para garantizar su futuro?

J.F.: Este informe es el acta de una mesa redonda. Y una constatación de los participantes es que Ginebra está cambiando. Observamos que se está reinventando desde abajo.

En torno a cada organización internacional existe una serie de organizaciones privadas o públicas que establecen nuevas formas de trabajo. Lo hacen para atajar problemas muy concretos y específicos. Y así Ginebra se ha convertido en un polo mundial de la salud.

Por ello se necesitan responsables políticos que fomenten el surgimiento de estas nuevas colaboraciones entre el sector privado, las ONG, las universidades y los Estados, y sepan brindar unas buenas condiciones marco a las nuevas entidades que nacen de estas asociaciones.

La nueva ley sobre el Estado huésped (en consulta hasta el 20 de abril) tiene en cuenta que existen nuevos tipos de organizaciones y que hay que crear las condiciones marco para acogerlas.

swissinfo: ¿Cuáles son los sectores en los que Ginebra podría desarrollarse?

J.F.: Cada vez más vemos que temas tan de actualidad como son la salud o la pobreza requieren una colaboración entre las diferentes organizaciones internacionales. La gran baza de Ginebra es justamente que en esta ciudad tienen sede muchas de esas organizaciones.

Un importante banquero me decía, por ejemplo, que dos organizaciones con sede en Ginebra tenían un impacto directo sobre el sector financiero: la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Sin embargo, a priori, esas dos organizaciones no parecen tener puntos en común, salvo para un hombre de negocios como este banquero.

Creo también que las cuestiones de la paz y el desarme deberían ganar peso en Ginebra. Además, habría que desarrollar la interfaz entre Ginebra y Nueva York. La imagen de Ginebra es la de un lugar de reflexión y discreto, mientras que Nueva York se asocia con una plataforma mucho más visible y política.

El sistema de Naciones Unidas necesita esos dos polos para funcionar eficazmente. Por ello no hay que contraponer Ginebra a Nueva York, porque ambas ciudades son complementarias.

Entrevista swissinfo: Frédéric Burnand
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

Contexto

En consulta hasta abril próximo, el proyecto de ley sobre el Estado huésped prevé crear nuevas categorías de beneficiados, las "instituciones internacionales" y las "organizaciones casi gubernamentales" que no están directamente vinculadas a los gobiernos.

La ley menciona también a otros "organismos internacionales", nacidos de nuevas formas de cooperación entre los sectores público y privado, con el fin de que el gobierno suizo pueda responder a los futuros desafíos.

Estos nuevos socios podría desarrollarse, sobre todo, en los ámbitos de la salud pública.

Fin del recuadro


Enlaces

×