Navigation

Skiplink navigation

Ginebra busca mantener su estatuto de polo internacional

Ginebra pretende mantenerse a la cabeza de la competencia. Keystone

Frente a una creciente competencia, el polo internacional de Ginebra pretende reforzar y aumentar su influencia como centro de dirección mundial.

Este contenido fue publicado el 14 noviembre 2006 - 13:33

Un grupo de expertos presentó recientemente un plan de nueve puntos cuyo fin es sacar el mejor partido de los recursos existentes en la ciudad, conectándolos con las nuevas redes.

"Vivimos en un mundo globalizado que ve desarrollarse un número creciente de grupos y de iniciativas. Debemos sacar el mejor partido posible de estas redes e insertar allí a Ginebra. Si no, estos actores emergentes se desarrollarán sin nosotros", señala Daniel Stauffacher, coordinador ejecutivo del grupo de expertos Geneva network.

Esta red, que incluye a representantes del gobierno suizo, de organizaciones internacionales y no gubernamentales y del sector privado, quiere ir más allá de las cuestiones humanitarias y más allá de la seguridad, tradicionalmente vinculadas con la ciudad.

Los autores del proyecto están convencidos de que la Ginebra internacional debe concentrarse en las preocupaciones económicas, sociales, tecnológicas y científicas que exigen un enfoque multilateral.

Creciente competencia

El grupo de expertos subraya que el papel y la posición de la Ginebra internacional son competidos por un número creciente de rivales, incluidas China y la India.

"La competencia es cada vez más fuerte. Muchas otras ciudades ofrecen centros de conferencias", confirma Blaise Godet, integrante del grupo y embajador de Suiza ante la ONU.

Para responder a esta ofensiva, Daniel Stauffacher, presidente de la sociedad Wisekey Suisse, preconiza un enfoque multisectorial que integra a representantes de los gobiernos, sector privado, sociedad civil, universidades y medios de comunicación.

"Si Ginebra quiere permanecer como el lugar donde los temas del mundo son discutidos e incluso resueltos, debe encontrar el medio de atraer a las redes que definen esos temas", explica el antiguo embajador Daniel Stauffacher.

Cuestiones globales

El grupo propone particularmente censar a los nuevos actores y a los nuevos problemas de la dirigencia mundial y analizar las fuerzas y las debilidades de Ginebra. Sugiere también "reformular la política exterior suiza" para adaptarla a los nuevos desafíos.

Propone invitar regularmente a responsables claves, con el fin de atraer conferencias, secretariados y redes emergentes. Ginebra puede convertirse de esa manera en un centro intelectual a escala mundial.

Esto dice, María Cattaui, del grupo de expertos, quien precisa que no se trata de reinventar la rueda, sino de valorizar las capacidades existentes y la experiencia.

La vicepresidenta de la International Crisis Group añade: "la fuerza de esta iniciativa es que no comienza de cero, sino que reúne energías presentes en Ginebra y que se encuentran fragmentadas".

La fusión del Instituto Universitario de Estudios del Desarrollo con el de Altos Estudios Internacionales se inscribe en esta óptica. Un Centro sobre los problemas mundiales también podría ver la luz y ubicarse en la futura Casa de la Paz prevista para 2012.

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra
(Traducción y adaptación, Marcela Águila Rubín)

Las recomendaciones de GenevaNetwork incluyen:

Ubicación de la ciudad como centro intelectual y generador de conocimiento reforzando el número y la calidad de los grupos de expertos.

Mayor participación del cuerpo diplomático suizo en el proceso de toma de decisiones conducente a la elección de las ciudades anfitrionas de las conferencias internacionales.

Análisis a fondo de las carencias y las debilidades, y recomendaciones internacionales concretas sobre cómo vencer desventajas competitivas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo