Navigation

Skiplink navigation

Grasshoppers empató 2-2 en Lisboa

El goleador uruguayo Núñez del Grasshoppers (izq.) encara al lusitano Ibarra Keystone

El uruguayo Núñez marcó un gol y gestó el segundo del campeón suizo de fútbol ante el Porto FC, de Portugal. Los lusitanos no lograron amedrentar al plantel zuriqués que, con un equipo joven, sacó a flote un valioso empate con sabor a victoria. Dentro de dos semanas, en casa, tendrá la posibilidad de seguir en la lucrativa Liga de Campeones de Europa.

Este contenido fue publicado el 09 agosto 2001 - 13:44

Porto FC comenzó como un torbellino. A los 6 minutos, el paraguayo Paredes aprovechó un error involuntario de Smiljanic y batió sin atenuantes al guardamenta Jehle. Los lusitanos parecían dueños del medio terreno, pero el plantel de Hans-Peter Zaugg supo capear el temporal en la primera etapa, gracias a la disciplina en sus líneas.

Pena, Deco, Paredes y Clayton llegaron con cierta frecuencia a las proximidades del área del Grasshoppers, pero no lograron concretar sus posibilidades ante una línea defensiva cada vez más firme, a pesar de la inexperiencia internacional de sus integrantes juveniles como Schwegler.

Aunque llegaron al descanso con un gol en contra, los zuriqueses Petric, Morales y Núñez se aproximaron sin miedo a la zona adversaria.

Núñez confirmó su olfato de gol

Grasshoppers entró a la segunda etapa con la visible decisión de buscar el empate. A los 50 minutos del cotejo, Petric exigió al guardameta lusitano, y pocos segundos después, el uruguayo Núñez ponía igualdad en el marcador, tras recibir un centro de Morales.

Apenas seis minutos más tarde, Grasshoppers marcaba el segundo tanto. Tararache en combinación con Núñez por el sector izquierdo, centro al ingreso de Petric, remate, gol.

Pero la victoria parcial de los zuriqueses fue efímera, porque el juez del partido convalidó, a los 59 minutos, un gol conseguido por Postiga desde una posición aparentemente fuera de juego.

El definitivo 2-2 premia la tenacidad de un plantel joven que no se amilanó ante un rival de mayor fuste internacional. Dentro de dos semanas, Grasshoppers de Zúrich recibirá en casa a Porto FC con posibilidades. En fútbol nunca está dicha la última palabra, pero un empate de visitante, en términos numéricos, tiene sabor a victoria.

Juan Espinoza

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo