Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Hacer carrera es un camino lleno de obstáculos

El 'mentoring' funciona como un tándem: una asesoría muy útil para las jóvenes profesionales.

(Keystone)

La patronal suiza lanza una campaña para aumentar el número de mujeres en puestos directivos y no desperdiciar ese capital humano.

Las universidades proponen programas de ‘mentoring’, donde una docente asesora como mentora a una colega más joven.

La Unión Patronal Suiza aboga por un papel más activo de la mujer en el mundo empresarial. “Cuanto más ascendemos en la jerarquía de una compañía, menos mujeres hay”, reconoce Rudolf Stämpfli, presidente de la organización.

Para modificar esta situación, que constituye una absurdidad económica, la asociación empresarial se propone estrechar la colaboración con ‘Alliance F’, la Federación de asociaciones de mujeres suizas.

Un informe, realizado por encargo de la patronal, identifica los obstáculos que encuentran las mujeres a lo largo de su trayectoria profesional: la doble carga de compaginar familia y trabajo; la falta de determinación; la tendencia a elegir profesiones ‘típicamente’ femeninas.

Otro factor crucial es que se necesita reforzar la presencia profesional de la mujer a escala política y social.

La universidad como ejemplo

La destitución de una mujer en el Consejo Federal (gobierno suizo) ha puesto de manifiesto una vez más que hacer carrera en las más altas esferas del poder es todavía una tarea ardua para una mujer. Las universidades han comenzado a introducir programas de ‘mentoring’.

En el año 2000, el 19% de las docentes en las universidades suizas eran mujeres, pero sólo el 7% tenían el grado de catedráticas: el porcentaje más bajo en Europa.

Para duplicar el número de profesoras de aquí al 2006, las autoridades federales han adoptado el programa ‘Igualdad de oportunidades en las universidades’, que ya está dando sus frutos. Y el ‘mentoring’ es una de las medidas más eficaces del programa.

Igualdad de oportunidades

A fines del 2003 concluyó el primer ciclo de cuatro años del programa destinado a promocionar a las mujeres en el mundo académico, que ha puesto a disposición incentivos financieros directos, puestos de guarderías y atención postescolar, así como el programa de ‘mentoring’.

Las ayudas financieras directas destinadas al ‘mentoring’ ascendieron a 4,8 millones de francos, que permitieron a algunas universidades iniciar algunos proyectos interesantes.

La mayor parte de los fondos se utilizaron para crear puestos de docencia en las universidades en las que faltaban – en los cantones del Tesino, Ginebra y Lucerna – y también para crear los primeros centros de contacto para la igualdad de oportunidades.

La Universidad de Berna ha empleado fondos para incentivar a las mujeres a matricularse en las facultades en las que su representación es minoritaria (menos del 30%), como ocurre en las carreras de Matemáticas, Informática, Física y Química.

Un balance globalmente positivo

Ruth Bachmann, del Instituto de estudios políticos Interface, ha realizado por encargo de la Confederación una evaluación de los primeros cuatro años del programa de incentivación profesional.

“El tema de la igualdad ha progresado en las universidades, sobre todo en lo que se refiere a las jóvenes generaciones, que son una especia de criadero de las futuras investigadoras”, explica a swissinfo.

“Pero los cantones tendrán que obligar a las universidades, de forma más contundente, a fomentar las carreras de las mujeres”.

El objetivo del programa de igualdad de oportunidades en las universidades era alcanzar el 14% de profesoras de aquí al 2006. Probablemente se logrará, pero en los niveles inferiores, como en los puestos de asistente, ya se observa que la competencia es cada vez más ardua para los hombres como para las mujeres.

Ser madre no es un obstáculo

En la evaluación del programa de igualdad de oportunidades han participado también muchas madres. Estas no encuentran más obstáculos en su carrera profesional que las mujeres sin hijos.

“De la evaluación se desprende que las mujeres, en general, necesitan mucho más tiempo que los hombres para alcanzar un puesto directivo”, precisa Ruth Bachmann.

Al parecer esto se debe a que las mujeres disponen de menos redes de contacto, informaciones ‘informales’ y consejos profesionales. Y es que los hombres llevan muchas generaciones transmitiéndose esos consejos aparentemente insignificantes, pero determinantes.

swissinfo, Raffaella Rossello
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

Profesoras universitarias en Suiza: 7%. Es el porcentaje más bajo en Europa

En las profesiones técnicas y de la construcción las mujeres representan el 8%.

Representan un 30% en los estudios humanísticos y artísticos.

Fin del recuadro

Contexto

Del 2000 al 2003 la Confederación destinó 16 millones de francos al programa de igualdad de oportunidades en las universidades. Para los próximos cuatro años aprobó una suma semejante.

El ‘mentoring’, uno de los módulos en los que se basa el programa para incentivar las carreras académicas de las mujeres, es un instrumento eficaz para incrementar el número de las futuras catedráticas.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes