Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Hay que eliminar las municiones de los lagos

El Lago de Thun suministra agua a unas 400.000 personas. 

(swiss-image)

Las municiones y los restos de explosivos depositados en los lagos suizos deben ser retirados y eliminados. La Cámara baja pide al Gobierno federal actuar en este sentido.

Dado que aún no ha sido probado el grado de toxicidad de las municiones, el Ejecutivo preferiría llevar a cabo los estudios en curso.

Durante años, el ejército suizo se ha desecho de sus municiones echándolas a los lagos. Entre los años 40, 50 y 60 ha depositado allí un total de 8.000 toneladas de, sobre todo, cartuchos, granadas, detonadores y bombas aéreas. El lago de Thun es es el más afectado con 4.600 toneladas.

Hasta ahora no se ha probado que las municiones representen un peligro para la salud. Además, un peritaje del Ministerio de Defensa concluía en 1995 que hacían falta décadas e incluso siglos para que las partes metálicas de las municiones se herrumbrasen. En consecuencia: la dispersión de su contenido en el agua es apenas en cantidades muy ínfimas.

Riesgo potencial

No obstante, y este es un hecho preocupante, no les va bien a los peces del lago de Thun. Un 70% de ellos sufren actualmente malformaciones sexuales. De ahí a pensar que esta situación se deba a las municiones, sólo queda un paso.

En todo caso esa es la opinión de la diputada bernesa Ursula Haller, quien ha depositado en la cámara baja del Parlamento una moción que pide el retiro y la eliminación de esas municiones.

La parlamentaria considera que ese material representa un peligro potencial para los seres humanos y los animales. El agua potable que reciben unas 400.000 personas viene directa o indirectamente de los lagos de Thun o del de Brienz. "Eso podría convertirse en una bomba de relojería", advierte Ursula Haller.

Tal invitación a la prudencia ha sido plenamente captada por sus colegas de la Cámara baja, quienes han aprobado la moción por 102 votos contra 56.

El Gobierno preferiría esperar

Esa moción ha sido aprobada contra la opinión del Gobierno, que preferiría esperar un poco más antes de actuar.

Hasta ahora no se conoce técnica alguna para retirar los elementos de las municiones, argumentó el ministro de Defensa, Samuel Schmid, a cuyo juicio es más peligroso, en la actualidad, removerlos del fondo del lago que dejarlos como están, debido a los riesgos de explosión y de perturbación del ecosistema.

El ministro Schmid trató inútilmente de conseguir que se rechazara la moción y continuaran los estudios de métodos de recuperación. Por otra parte, el Gobierno señala que los análisis de agua no han revelado la presencia de substancias tóxicas ni se ha establecido nexo alguno entre las municiones y las anomalías en los peces.

Ahora corresponde a la cámara alta del Parlamento suizo pronunciarse al respecto.

swissinfo y agencias

Contexto

- Las investigaciones publicadas en 2004 por el Ministerio de Defensa señalan que más de 8.000 toneladas de municiones yacen en el fondo de las aguas.

- Los lagos concernidos son los de Thun, Brienz y el de los Cuatro Cantones.

- El material desechado incluye piezas de obús, detonadortes o bombas pertenecientes tanto al ejército como a los de la industria del armamento.

- Un estudio de cinco años es hecho actualmente en las aguas del lago de Thun para establecer las causas de la malformación de los peces.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×