Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Huelga en Swissmetal

La sede de la metalúrgica en el Jura bernés.

(Keystone)

Con esta medida, los trabajadores de la planta de Reconvilier intentan defender 80 empleos que la metalúrgica quiere desaparecer.

También en el resumen económico de esta semana: Los gigantes bancarios del Credit Suisse y UBS cesan operaciones en Irán.

Los trabajadores del grupo metalúrgico helvético Swissmetal iniciaron este miércoles (25.01) una nueva huelga indefinida.

Su bandera de batalla: evitar la supresión de 80 empleos (casi 30% de la plantilla total) entre el 2006 y el 2010.

La decisión de suspender actividades fue tomada durante una asamblea realizada entre 250 empleados de la empresa, de los cuales 218 votaron a favor y 32 en contra, según palabras de Fabienne Blanc-Kühn, vocero del sindicato UNIA.

En respuesta, la Dirección General de Swissmetal se dijo abierta a discutir el asunto con sus empleados a través de una comisión de trabajadores dedicada a negociar, pero les puso como condición retomar las labores de inmediato. Los trabajadores se negaron.

Este conflicto se arrastra desde hace año y medio, cuando la empresa anunció a los trabajadores su intención de concentrar sus actividades en la región de Dornach y reducir las operaciones de la planta de Reconvilier.

La meta de Swissmetal es reducir sus gastos fijos en 25 millones de francos suizos anuales.

Cabe recordar que en noviembre del 2004, la plantilla activa de Swissmetal se fue por primera vez a la huelga durante 10 días. En aquella ocasión, la empresa prometió a su personal realizar nuevas inversiones en su planta de Reconvilier, hecho que jamás se registró.

Consulta para Swisscom

En tanto, la controvertida privatización de Swisscom también siguió su curso durante esta semana.

Hace dos días (25.01), el ministro de finanzas, Hans-Rudolf Merz, anunció la intención de la Confederación Helvética de abrir un procedimiento de consulta acelerada con respecto a la venta del 62% de las acciones que conserva de la telefónica helvética.

Según las palabras de Merz, el gobierno desea ceder las acciones a un nutrido grupo de inversionistas y no solo a unos cuantos accionistas.

De lograrlo -afirma- garantizaría que Swisscom siga operando con los mismos niveles de eficiencia y calidad para los usuarios suizos, y evitaría simultáneamente que la empresa pase a manos extranjeras en el futuro.

Históricamente, los procedimientos de consulta han permitido al sistema político suizo generar consensos y conocer a detalle la percepción de todos los protagonistas de álgido tema, antes de presentar o modificar una ley.

En este proceso participan lo mismo los partidos políticos que los cantones y organizaciones académicas o de trabajadores.

La decisión tomada por el gobierno luce ante los ojos de la izquierda y los sindicatos -que están en contra de la privatización de Swisscom- como una pantalla que encubre los intereses reales del gobierno, a quien poco preocupa si la telefónica pasa a manos extranjeras.

Para Swisscom, la afectada, convertirse en una empresa privada no le genera conflicto, siempre que la Confederación sea contundente y no permita que la operación se politice.

UBS y CS, salen de Irán

En menos de 48 horas y por "razones económicas", los dos principales bancos de Suiza, el UBS y el Credit Suisse (CS), rompieron sus relaciones de trabajo con Irán y con una parte de Siria.

Tras una evaluación sobre la situación geopolítica que guardan estas dos naciones, y la medición de riesgos implícitos, decidieron (22.01 el Credit Suisse y 23.01 el UBS) dejar de realizar negocios con clientes de esta región.

Irán es un país que avanza constantemente en la explotación de uranio, elemento que posee un uso militar y otro civil. Estas actividades han generando controversia y han despertado la crítica de muchos países desarrollados.

Sin embargo, como muchos de los contratos previamente establecidos con ambos bancos tienen fechas de expiración posteriores al 2006, dichos acuerdos serán respetados, pero no se pactarán nuevas operaciones.

El argumento oficial esgrimido por los dos grupos financieros es que se trata de razones puramente financieras, no políticas.

Pero el CS se aventuró a reconocer que sentía una "creciente inquietud" sobre la evolución de la crisis nuclear iraní.

Cabe destacar que el mes próximo (02.02 y 03.02), la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) se reunirá para decidir qué deben hacer la mayoría de los países industrializados de cara a Irán, y los riesgos que representa para la seguridad mundial.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

Swissmetal es un grupo metalúrgico helvético especializado en derivados de cobre.

Posee dos fábricas, en Reconvilier y Dornach.

Sus ventas superan los 200 millones de francos suizos anuales.

Swisscom es la principal empresa telefónica de Suiza.

A la Confederación Helvética le pertenece el 62% de Swisscom.

La intención de privatizarla fue manifestada en noviembre del 2005.

UBS y Credit Suisse son los dos bancos más grandes de Suiza.

Concentran más del 50% de las operaciones de la plaza financiera helvética.

Ambas instituciones son los principales gestores de las fortunas provenientes de Medio Oriente.

Tan sólo en el caso de Irán ascienden a 1.400 millones de francos suizos.

Fin del recuadro

Contexto

Los trabajadores de Swissmetal iniciaron una huelga indefinida con la que pretenden disuadir a la Dirección General de la metalúrgica de cancelar 80 puestos de trabajo durante los próximos cuatro años.

La Confederación Helvética anunció su interés por realizar un procedimiento de consulta urgente sobre la privatización de Swisscom, mecanismo utilizado en Suiza para conocer a profundidad la opinión que tienen todos los protagonistas de un tema antes de que una ley se reforme o se cree. O en este caso, antes de que la venta se materialice.

Los gigantes bancarios UBS y Credit Suisse anunciaron esta semana que dejan de operar en Irán por "razones económicas". No obstante, la creciente explotación de uranio y la compleja situación geopolítica de esta región, motivan su retiro.

Fin del recuadro


Enlaces

×