Navigation

Insta Leuenberger a reforzar a Suiza como tierra de acogida

Ante las cámaras de la televisión nacional, el presidente Moritz Leuenberger. Keystone

En un discurso matizado con expresiones de apertura y hospitalidad de Suiza ante el contexto universal, el presidente, Moritz Leuenberger, exhortó a sus conciudadanos a comprometerse en la lucha contra los flagelos que golpean a naciones menos desfavorecidas. Su mensaje fue transmitido por la radio y la televisión helvéticas.

Este contenido fue publicado el 01 agosto 2001 - 20:00

"No queremos ser los únicos en vivir bien. (...) Nuestro deber consiste en comprometernos por la paz, contra el hambre y la miseria en el mundo. Por nosotros mismos, pero no solamente. Se trata de lograr que todos se sientan bien en este planeta, que en él puedan tener su patria", dijo el mandatario.

En un mensaje con motivo de la Fiesta Nacional de su país, Leuenberger destacó el aprecio que en el extranjero ha encontrado hacia la democracia, la tradición humanitaria y la neutralidad helvéticas y subrayó que el cultivo de esos valores es condición para "sentirnos orgullosos de nuestra patria".

Su alocución, pronunciada en el Centro de Cultura y de Congresos de la ciudad de Lucerna, incluyó conceptos relativos al carácter de Suiza como tierra de acogida.

El presidente se refirió a aquellos que viven en este país sin considerarlo su hogar y se pronuncio porque puedan llegar a sentirlo suyo.

"Más allá de una perfecta organización del Estado y de los asuntos que tocan al servicio público, hay algo aún más importante: que todas las gentes que viven en este país puedan sentirse bien en él y puedan tener un hogar".

Advirtió que en ese sentido el comportamiento entre unos y otros es definitivo y dijo que en las discusiones políticas se impone el respeto al adversario y que en la consecución de mejores objetivos es menester el concurso de todos.

En este primero de agosto, cuando se festeja un año más del Juramento de Rüttli, de1291, que con el correr de los años habría de dar lugar a la creación del moderno Estado que es ahora Suiza Leuenberger destacó el amor de unos y otros por su patria, que, dijo. "¡bien y bonito forma parte del mundo!"

Empero, advirtió que "nadie puede arrogarse la exclusividad del derecho de amar a este país. Ni aquellos que quieren mantener a Suiza tal como ha estado, ni aquellos que quieren cambiarla y abrirla".

swissinfo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.