Navigation

Interrogantes sobre la era posterior a Kyoto

Keystone Archive

En vigor desde este miércoles, el Protocolo de Kyoto expirará en el año 2012 y ya se habla de un tratado sucesor.

Este contenido fue publicado el 15 febrero 2005 - 19:06

Pero las discusiones no avanzan. Oficialmente, el heredero de Kyoto no figura en las agendas de las próximas reuniones sobre el clima.

Para cumplir las exigencias del Protocolo de Kyoto, en 1999 Suiza adoptó la ley sobre CO2 que prevé reducir en un 10% las emisiones de dióxido de carbono con relación a los niveles registrados en ese mismo año.

En Suiza, las de CO2 representan el 80% de las emisiones de gas con efecto invernadero. En el 2002, el país produjo 7,3 toneladas de bióxido de carbono por habitante, frente a las 19,8 toneladas de Estados Unidos y las 9,6 toneladas de Gran Bretaña.

Todo parece indicar que el proceso para encontrar un tratado sucesor al Protocolo de Kyoto será largo. Un Protocolo, que aunque fue el resultado de un compromiso, no consiguió el visto bueno de Estados Unidos y Australia.

Aún así Beat Nobs, responsable del sector internacional de la Oficina Federal de Medioambiente, considera que Kyoto constituye un paso importante.

“Si no hubiéramos logrado este acuerdo, las emisiones de gas con efecto invernadero habrían seguido aumentando constantemente”, subraya. “Además, (Kyoto) nos permitió destacar la importancia de un problema que hoy figura entre las principales preocupaciones políticas de los estados.”

Hacia una estabilización

Los expertos en clima confirman que Kyoto aportará un cambio significativo si se cumplen los objetivos.

“Por primera vez en muchos años los gases con efecto invernadero dejarán de aumentar, y lo que es más importante, disminuirían en los países industrializados que han ratificado el tratado”, explica Fortunat Joos, investigador de la Universidad de Berna.

El científico destaca que Kyoto es solamente una primera etapa. Para alcanzar los objetivos de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se necesita negociar medidas políticas vinculantes.

La Convención de 1992 se propone estabilizar la concentración de gases con efecto invernadero en la atmósfera. “Para lograrlo hay que reducir en dos tercios las emisiones de CO2 con relación a los niveles actuales de aquí a fines del próximo siglo”, señala a swissinfo Fortunat Joos.

El dióxido de carbono tiende a acumularse en el sistema climático. “Para estabilizar el nivel de CO2 hay que reducir más las emisiones de lo que prevé el Protocolo de Kyoto”, señala el profesor. “Esto significa que tenemos que implicar a los países en desarrollo en este proceso.”

Convencer a los americanos

“Kyoto cubre solamente el 25% de las emisiones”, agrega Beat Nobs. “El objetivo de la próxima etapa es alcanzar el 75% restante”.

El mayor desafío será convencer a los americanos. Estados Unidos, que no ha ratificado el Protocolo de Kyoto, produce cerca de una cuarta parte de los gases con efecto invernadero.

En diciembre pasado, la conferencia sobre el clima celebrada en Buenos Aires concluyó con el único resultado de que no se suspendieron totalmente las negociaciones.

Para el próximo mes de mayo está prevista una reunión informal en Alemania para discutir la era posterior a Kyoto. Por el momento, sin embargo, persiste mucha incertidumbre sobre la estrategia que habrá que adoptar después del 2012.

swissinfo, Scott Capper
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

El Protocolo de Kyoto de 1997 es un tratado adicional a la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 1992.

Suiza ratificó el Protocolo de Kyoto en el 2003.

El tratado se propone reducir en un 5,2% las emisiones de gas con efecto invernadero en los países industrializados de aquí al 2012.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.