Navigation

Julio Constantín: "Creo que la posibilidad está"

En la búsqueda de jugadores del calibre de Philippe Senderos, hijo de inmigrantes españoles. Keystone

Desde que la Asociación Suiza de Fútbol considera la posibilidad de acudir a talentos doble nacionales, emails de suizos del extranjero llegaron desde todo el mundo.

Este contenido fue publicado el 06 marzo 2007 - 15:31

Julio César Constantín, encargado de evaluar a los postulantes en Argentina y países vecinos, advirtió que no hay que generar falsas expectativas y confió en que descubrirán jóvenes talentos.

El entrenador y ex jugador de fútbol de varios equipos de Argentina y Suiza, Julio César Constantín, aseguró que ya ha recibido muchos emails de chicos de Argentina y Uruguay, a quienes les responde y les explica de qué se trata esta convocatoria.

"No hay que crear falsas expectativas"

"Hay que entender muy bien que tampoco se puede generar una expectativa muy grande, porque el fútbol en Suiza actualmente exige un cierto nivel. Y hay que aclarar también que si llega el momento en que yo doy mi visto bueno para algunos chicos, pueden pasar dos cosas: o que se los invite a un campo de entrenamiento en Suiza por unos días, o algo similar, o que ellos vengan a Argentina a evaluarlos acá", explica Constantín, y aclara:

"Pero estas son cosas que llevan su tiempo. No es que el próximo mes va a estar viajando alguien, sino que es algo que va muy paulatinamente, porque estamos haciendo todavía una especie de relevamiento"

"Ya me comuniqué con todas las asociaciones suizas de Argentina para ver qué es lo que realmente hay, pero todavía no se ha realizado ninguna prueba y estamos en plena organización"

"Lo que buscamos puntualmente, en cuanto a las edades, son chicos de 14 a 19 ó 20 años (para los más grandes se espera que ya estén jugando en algún club), porque hemos recibido emails de niños de 10 años, que se los podría ir siguiendo, pero son muy chicos todavía", sostiene el futbolista y agrega:

"Y también hay que aclarar que esto no implica necesariamente contrato alguno ni quiere decir que todos van a viajar y se van a quedar en Suiza. Porque estos chicos pueden estar tranquilamente jugando en Argentina en algún club, y ser seguidos por el seleccionado suizo, y eventualmente podrían ser citados para alguna selección juvenil suiza

"O puede pasar que algunos clubes con los que tenemos contacto se interesen en los chicos, y que los chicos vayan a algún club y según el nivel que tengan jueguen en el seleccionado"

Constantin explica la importancia de contar con la nacionalidad helvética:

"Queda claro que estos chicos doble nacionales van a tener muchas más posibilidades de jugar en un equipo suizo que los que no tengan la ciudadanía suiza. Porque el problema que tenemos a veces es que hay chicos que son descendientes de generaciones muy lejanas y han perdido ese derecho. Por eso es importante que ya sean ciudadanos"

El fútbol suizo y el argentino

El entrenador asegura que el buen desempeño de Suiza en el último Mundial también potenció el fútbol helvético:

"Lo importante es que Suiza, que nunca fue un país que se lo considerara fuerte, últimamente ha crecido muchísimo. El nivel requerido hoy para jugar en Suiza es bastante más importante que hace una o dos décadas"

"Entre las diferencias que yo marcaría entre el fútbol suizo y el argentino, por ejemplo, diría que los suizos en formación de jóvenes trabajan muy bien. Tomaron los ejemplos de Alemania, Italia, Holanda, todos los países más fuertes en formación, y empezaron a imitarlos. Entonces ahora tienen un excelente nivel, quizás hasta mejor que en muchos lados de Argentina"

"Pero sin duda el jugador argentino lo que tiene es la naturaleza, ese talento natural que generalmente es superior al de un suizo. Entonces lo que ellos dicen que quieren lograr de esta iniciativa es un jugador que tenga el temperamento argentino, con su garra, su personalidad, sumado al trabajo y la formación de Suiza, y que además también sea suizo"

Los futbolistas argentinos que llegaron a Suiza

Muchos jugadores argentinos han sido convocados por equipos helvéticos en los últimos años: Néstor Claussen (argentino-suizo), César Carignano, Franco Costanzo Javier Villareal, Miguel Portillo, Matías Delgado, Santiago Kuhl, Javier Mazzoni, Fernando Capria, Francisco Guerrero, Juan Carlos Bernegger (argentino-suizo), Marcos Gelabert, José Manuel Chatruc, Jesús Méndez, Antonio Barijho, Francisco Aguirre y Juan Pablo Garat, son algunos de ellos.

A la hora de mencionar a los argentinos que "han dejado huella" en el fútbol suizo, Constantín evalúa:

"Mirando un poco más atrás, hablando de alguien que también tenía ciudadanía suiza, quien dejó una huella fue Néstor Claussen, que como también era de origen valesano jugó muchos años en el Sion, fue campeón y hasta hace poco estuvo dirigiendo el equipo"

"También se destacan Christian Jiménez y Julio Rossi, que jugaron en el Basilea. Ahora está jugando también en el Basilea Franco Constanzo, que era arquero de River y Jesús Méndez que acaba de pasar al St. Gallen, donde ya había un ex jugador de Estudiantes de La Plata, Marcos Gelabert y otro de Banfield, Francisco Aguirre"

La inmigración a Suiza, ¿el secreto del éxito?

"Creo que este potenciamiento del fútbol suizo tiene que ver con el gran crecimiento de la inmigración", sostiene el futbolista, y explica:

"Estos últimos veinte años que estuve Suiza empecé a ver que los hijos de inmigrantes, que eran de origen italiano, español, portugués, que tienen más pasión por el fútbol, y son suizos porque han nacido allá y se han criado allá, hacen que esa pasión, que a lo mejor le faltaba un poco al suizo puro, haya nacido con toda esta gente. El mejor jugador de Suiza, que se llama Philippe Senderos, por ejemplo, es hijo de españoles"

"Pero también creo que el grupo de gente que está a cargo de la selección suiza en este momento es gente muy seria que desde hace diez años atrás empezó a trabajar muy dedicadamente desde la base, con gente muy joven, para ir poniéndose a la altura de los mejores países. Suiza es un país muy chiquito que ya está en un segundo grupo y que le puede jugar de igual a igual a cualquier selección de Europa"

"Creo que la posibilidad está"

"Ahora el fútbol es toda una vorágine, la cosa comercial, los representantes... hay chicos que se quieren ir a Europa a los 12 años. Muchas veces son impulsados por los padres, que ven una salida económica en ellos, y creo que hay que bajar las presiones sobre los chicos, porque a esa edad no tienen por qué afrontarlas", sostiene preocupado Julio César Constantín, al tiempo que considera muy difícil cambiar esta realidad por el momento.

"Considero que esta es una muy buena iniciativa, que va a llevar su tiempo, porque se está haciendo con mucha seriedad. Ojalá esto pueda tener un resultado para el próximo Mundial. Si lográramos que un talento argentino de origen suizo pueda jugar en la selección, me daría por totalmente satisfecho. Y creo que la posibilidad está", concluye convencido.

swissinfo, Norma Domínguez desde Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo