Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La fascinación por las casas árabes

El casco antiguo de la ciudad de Amran, en Yemen.

La riqueza de la arquitectura oriental ha ejercido desde siempre una gran influencia y fascinación en numerosos creadores y arquitectos modernos.

El Museo Vitra de Diseño en Weil am Rhein, Alemania, presenta una muestra bien documentada e inmersa en los colores fabulosos del desierto para dar a conocer la forma de vivir de los habitantes del mundo árabe.

Debido a la situación política que actualmente se genera en varios de estos países, la información que llega a Europa se limita, por desgracia, a noticias sobre la guerra y a otros acontecimientos sociales no menos alarmantes.

Esta muestra se propone, sin embargo, difundir el vasto y rico panorama del hábitat en el norte de África y la Península Árabe: desde las tiendas de los nómadas instaladas en las zonas desérticas, hasta los edificios más modernos y sofisticados de regiones con un enorme potencial económico como Dubai.

En todas estas construcciones se revela un modo de vivir que no ha dejado de sorprender y subyugar al resto del mundo.

La magia de las tiendas nómadas

Cuando se hace referencia a la vida en el desierto, la imaginación vuela de inmediato a las caravanas de los nómadas que apaciblemente cruzan las interminables dunas del Sáhara. Se trata de clanes dirigidos por uno o varios jefes, que se trasladan cargando una infinidad de pertenencias sobre el lomo de los camellos, entre ellas sus propias casas.

Los beduinos o los tuareg, por ejemplo, levantan sus espaciosas tiendas con una habilidad excepcional para albergar a grandes familias, que se desplazan de un lado a otro junto con sus animales.

Estas tribus están fuertemente arraigadas a la naturaleza y han sabido organizarse de una manera comunitaria. De ahí la simplicidad y la elegancia de sus carpas amplias y cómodas, que vistas desde lejos son como una aparición que se levanta en medio de las arenas del desierto.

Casonas y casas palaciegas

Otra buena muestra de la arquitectura oriental se encuentra en Mauritania, Túnez y Yemen. Se trata de casas altas, de dos o tres pisos, con ventanas pequeñas para mantener en el interior una atmósfera fresca y agradable.

La mayor parte de ellas está construida con adobe, un material que permite solidez y protección contra los fuertes rayos del sol. Muchas de esas construcciones están pintadas con vivos colores, rosa, verde o amarillo. Esto da, sin duda, un toque alegre y personal al paisaje urbano.

Varias de estas viviendas, donde se alojan por lo común familias numerosas, son ejemplos afortunados que sus constructores han sabido dar al sistema de la climatización, al problema del espacio y al consumo de agua.

Pero existen también otras moradas suntuosas como las que se localizan en El Cairo, Marrakech o Damasco.

Son casonas con techos altos, patios interiores, ventanas con mamparas de madera que protegen de la mirada indiscreta del exterior, y fuentes de agua clara que refrescan las entradas. Dentro de las habitaciones surge una atmósfera sensual y acogedora que sabe envolver al visitante cuando llega a ellas por primera vez.

El entorno doméstico

Visto que comer, dormir y organizar el trabajo doméstico son ocupaciones que regulan la vida diaria de hombres y mujeres en todas las latitudes del mundo, este aspecto no podía pasar desapercibido en la exposición del Museo Vitra.

A través de múltiples e interesantes vídeos, fotografías, maquetas hechas a escala y gran variedad de objetos ornamentales, el público europeo puede empaparse del modo de residir en los países árabes.

Vivir bajo un mismo techo

En estas sociedades sus habitantes se identifican por el peso de sus ricas tradiciones y no es raro que entre ellos se comparta el mismo techo y la comida. Las clásicas alfombras finamente trabajadas son imprescindibles en el interior de cualquier habitación de Yemen o Mauritania.

Lo mismo puede decirse de las pipas de agua que indican la buena convivencia de una familia con otra; de los utensilios de cocina con diseños simples y funcionales, los objetos de cerámica, las herramientas, o bien de los textiles que dan un ambiente cálido y protector a las viviendas.

El peligro de una modernización radical

Si bien arquitectos como el egipcio Hassan Fathy o el marroquí Elí Mouyal, han sabido rescatar elementos y soluciones de la arquitectura tradicional árabe en sus obras de carácter moderno e internacional, el peligro de una devastación urbana no ha quedado completamente exento.

Esto se deja ver en el surgimiento de inmensos centros habitacionales. Son más bien ciudades satélites uniformes, como en Casablanca y Beirut, que han provocado el derrumbamiento de cascos antiguos de alto valor histórico y cultural.

En todo caso, se trate de una suntuosa mansión o de una modesta casa, la lección que se retiene de Oriente es y será el de la hospitalidad.

La exposición 'Vivir bajo la Media Luna; las culturas del hábitat en el mundo árabe', en el Museo Vitra de Diseño de Weil am Rhein terminará el 31 de agosto de 2008.

swissinfo, Araceli Rico, Weil am Rhein (Alemania)

'Vivir bajo la Media Luna'

El Museo Vitra de Diseño de Weil am Rhein, localidad alemana cerca de Basilea, presenta una amplia y original exhibición sobre las culturas del hábitat en el mundo árabe.

Fotografías, vídeos, entrevistas, música, cerámica, textiles, objetos personales y textos, todo esto y más para explicar con profundidad el universo fabuloso de la arquitectura y la decoración interior de las casas árabes.

La influencia de los diseños orientales, así como su funcionalidad y elegancia han dejado una huella inconfundible en la arquitectura moderna internacional; prueba de ello es el Instituto del Mundo Árabe, en París, diseñado por el reconocido arquitecto Jean Nouvel.

Fascinado por Oriente, el arquitecto suizo Le Corbusier expresó: "En el Kasbah de Argelia existe de todo: todos los elementos de una arquitectura de inmensa sensibilidad para las exigencias y los deseos humanos".

Fin del recuadro


Enlaces

×