Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La irritante mirada de Roma

Sin prevenir a sus vecinos suizos, los italianos instalaron cámaras de video en puntos fronterizos.

(Keystone)

Para frenar la fuga de capitales, la policía italiana instaló cámaras en los principales puestos aduanales con Suiza, sin advertir al cantón fronterizo del Tesino.

Desde el pasado 21 de febrero, la Guardia de Finanzas lleva a cabo una singular operación en la frontera italo-tesinesa. En su afán de ubicar a los contrabandistas de divisas, la corporación filma -con cámaras de rayos infrarrojos- los automóviles italianos que entran en Suiza por los puestos fronterizos de Chiasso, Pizzamiglio, Pedrinate y Gandria.

A pesar de la amnistía fiscal prometida por el gobierno de Berlusconi, las autoridades italianas estiman que los flujos de dinero depositados en los bancos suizos no han disminuido. Por el contrario.

La carta de la transparencia

Día y noche, las imágenes son transmitidas a una computadora central que localiza las placas de los vehículos que resultan sospechosas. Pero, por lo pronto, esta operación no ha dado todavía los resultados esperados.

Hay que decir que la Guardia de Finanzas juega la carta de la transparencia. Ubicados en diferentes puestos de la aduana, los anuncios informan claramente sobre la presencia de esos controles.

Irritación en el Tesino

Esta operación no agrada a las autoridades del cantón de habla italiana del Tesino. El responsable del Departamento de las Instituciones, Luigi Pedrazzini, no oculta su irritación. "No fuimos informados y estamos perplejos".

En una carta dirigida el viernes pasado ( 22.02) al Consejo Federal (gobierno suizo), el Consejo de estado tesinés pidió a Berna verificar la compatibilidad de esas medidas con los acuerdos fronterizos entre Italia y Suiza.

Por su parte, el jurista de Lugano (en el cantón del Tesino), Henry Peter, especialista en derecho internacional, estima que ese tipo de control "podría lesionar al derecho helvético". En cuanto al diputado Claudio Bordogna, pide al gobierno tesinés que "la colaboración y los intercambios de información con Italia sean reconsiderados".

Para el legislador, las medidas de control limitan la libertad de circulación entre Suiza e Italia. Y, para ejercer presión sobre Roma, sugiere incluso el congelamiento del proyecto de comisaría de policía italo-suiza en Chiasso.

Gemma d'Urso, Lugano


Enlaces

×