Navigation

La OMC busca nuevos impulsos en Cancún

La Cumbre de Cancún, un desafío para la agricultura suiza. Keystone

La 5ª Conferencia Ministerial bajo el severo escrutinio de los países en desarrollo que exigen intercambios justos y equitativos.

Este contenido fue publicado el 09 septiembre 2003 - 20:50

La cumbre representa un reto para Suiza y su muy protegida agricultura.

“Cancún representa una etapa intermedia. Resultados tangibles para la economía mundial tardarán por lo menos un año. Se espera sin embargo, que Cancún será un detonador psicológico para el comercio global”, afirmó a swissinfo el ministro suizo de Economía, Joseph Deiss.

Delegados de 146 países, dos terceras partes procedentes de naciones en vías de desarrollo, analizarán a partir de este miércoles (10.09) en el balneario mexicano de Cancún, la agenda de Doha, adoptada hace dos años en Qatar. Se esperan resultados escasos pero suficientes para implementar nuevas medidas apoyadas por todos los estados miembros.

La posición de Suiza ya está sobre la mesa en Cancún y el tema más controvertido es la agricultura.

El hecho de que la mayor parte de los ingresos de los campesinos suizos proceda de subsidios, tiene visos de provocación para los delegados de los países pobres representados en Cancún. Suiza se ubica además, dentro de un grupo de países europeos que subsidian cada cabeza de ganado con más de 2.5 dólares por día.

Cabe destacar que la mitad de la población mundial tiene menos recursos por día que las vacas subvencionadas suizas.

La agricultura suiza es multifuncional

En el ámbito de la agricultura, la delegación suiza tiene poco margen para negociar. La idiosincrasia de la política doméstica impide posiciones tendientes a una mayor apertura del sector.

Los campesinos defienden en forma contundente las subvenciones a la producción. Menos rígida es la posición respecto a los subsidios para la exportación de los productos agrarios. El equipo de negociación suizo explicará que la agricultura helvética tiene un carácter multifuncional y de primera importancia para el sector turístico.

Menos defensiva será la posición suiza en el campo de los productos industriales, donde el país ostenta aranceles bajos. Suiza, un país altamente orientado hacia la exportación, intentará abrir nuevos mercados y oportunidades en Cancún, exigiendo la suspensión de trabas no tarifarias que representa, por ejemplo, la rígida certificación de los productos.

¿Cuánta protección necesitan las inversiones?

Complejas serán las negociaciones en las ramas del comercio, de la protección de los tratados de inversión extranjera y del medio ambiente. Se pretende eliminar más que todo las contradicciones existentes entre los acuerdos comerciales, las exigencias ecológicas y la propiedad intelectual de los productos.

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) critican la apertura desmesurada de los mercados que coloca a los países más pobres en una posición vulnerable y desventajosa. Se debe buscar un nuevo equilibrio que fomente y no impida el comercio entre ricos y pobres.

Varios organismos ambientales rechazan las patentes que cubren plantas y animales, tal como exigen algunos países industrializados. Los campesinos temen que un día de éstos ya no puedan intercambiar libremente las semillas de cultivo.

Agenda retrasada y avances sorpresivos

La agenda de desarrollo de la OMC está estancada y retrasada: “Las divergencias entre los bloques de países son todavía muy profundas”, opina Marianne Hochuli de la ONG ‘Declaración de Berna’, y continúa: “Aún están lejos unas metas justas para una liberalización global donde los países en desarrollo tengan un lugar adecuado.”

No deja de sorprender, sin embargo, que Suiza puede marcar una diferencia en decisiones claves y de gran alcance. La OMC acaba de llegar a un acuerdo que permite suministrar medicamentos genéricos de bajo costo a países con problemas graves de salud. Sin el consentimiento de las grandes empresas farmacéuticas helvéticas (Novarits, Ciba), esta decisión en favor de los países pobres no habría sido posible.

swissinfo, Erwin Dettling, Cancún

Contexto

Delegados de 146 países participan desde este miércoles (10.09) en la Cumbre de la OMC en el balneario mexicano de Cancún.

Dos terceras partes de los asistentes proceden de naciones en vías de desarrollo.

La 5ª Reunión Ministerial de la Organización Mundial del Comercio analizará la agenda de Doha (Qatar).

Suiza, entre los países europeos que subsidian cada cabeza de ganado con más de 2.5 dólares por día.

La mitad de la población mundial tiene menos recursos por día que las vacas subvencionadas suizas.

Los campesinos suizos defiendan celosamente las subvenciones a la producción.

ONG critican la apertura desmesurada de los mercados que coloca a los países más pobres en una posición vulnerable y desventajosa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.