Navigation

La poesía de Neruda invoca la paz en Ginebra

Micheline Calmy-Rey ministro de Exteriores de Suiza y Emilio Lamarca, director cultural de Chile cortan cinta del stand chileno. María Flores

Con un paseo a través del Chile de Neruda, la ministro de Relaciones Exteriores de Suiza Micheline Calmy-Rey inauguró el 18° Salón Internacional del Libro de Ginebra.

Este contenido fue publicado el 28 abril 2004 - 20:17

Emilio Lamarca, director de Cultura de la Cancillería, y muchos admiradores de la obra nerudiana presenciaron el acto.

“Para Suiza la cultura es un medio de insertarse en el mundo y de fomentar la paz entre los pueblos” declaró la ministro helvética de Exteriores tras cortar la cinta que acogía al huésped de honor, Chile, en el Salón Internacional del Libro y de la Prensa de Ginebra.

Ocasión para el país sudamericano de presentar la obra de Pablo Neruda, el premio Nobel de Literatura 1970, cuyo centenario de su nacimiento se celebra este año. “Pero también para presentar su vasta producción literaria”, subrayó a su vez Emilio Lamarca, responsable de la cultura del gobierno chileno en este evento.

Jean Pierre Favre, director del Salón señaló que la presencia chilena constituía la originalidad del evento de este año, porque “permitirá dar a conocer a los suizos la riqueza literaria de un inmenso país que cuenta, hasta hoy, con dos premios Nobel de Literatura: Neruda y Gabriela Mistral.”

Atmósfera nerudiana

Para contar Neruda y su obra están presentes en Ginebra dos escritores representativos de la literatura chilena actual, Luis Sepúlveda y Jorge Edwards. Este último precisó a swissinfo que el Neruda que estaba presente en Ginebra es el “poeta de los jóvenes, el de antes de Residencia en la Tierra".

Poema que citó en su discurso de bienvenida la ministro suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey, al recalcar que los intercambios culturales entre Chile y Suiza, iniciados el año pasado con encuentros de escritores, en Berna y Santiago, son un ejemplo de cómo la cultura está al servicio de la paz y acercamiento entre los pueblos.

Cabe señalar que los editores chilenos presentes a través de la Cámara Chilena del Libro, rescatan precisamente el aspecto Nerudiano desprovisto de política y exhiben obras más cercanas al surrealismo que su prosa militante de la época de la guerra fría.

“Los jóvenes prefieren al Neruda existencialista, profundo, enamorado, y no al poeta estalinista que yo conocí, explica Jorge Edwards, que de paso presenta en Ginebra su libro “Adiós poeta”, dedicado precisamente al premio Nobel de literatura chileno.

Una vitrina para el mundo

Emilio Lamarca, director de cultura chileno, declaró a swissinfo que “para la literatura chilena es un gran honor estar presente en uno de los tres salones más importantes de Europa. Un reconocimiento a su rica producción literaria”.
“La cultura y la creación son medios que permiten a Chile y a Suiza conocerse mejor, sin tropezar en la política y la economía, que, a veces, dividen”, agregó.

“Además nuestra presencia en Ginebra constituye un ejemplo de colaboración entre el sector público y privado, y también una oportunidad para dar a conocer a los suizos los aspectos de nuestras bellezas naturales a través de libros y fotografías turísticas visibles en el salón”, agregó.

Lamarca subrayó que el objetivo de la participación chilena en el Salón es asimismo el de “darnos a conocer, pues seguiremos siendo un pequeño país del fin del mundo, y la obra de Neruda nos permite trascender, porque el poeta deja de ser chileno para transformarse en un personaje universal”.

Africa y Julio Verne

Chile inauguró el 18° salón, pero el evento proseguirá hasta el domingo con otros invitados; Africa y sus escritores, y con la muestra dedicada a Julio Verne, en una incitación al viaje, a la evasión y a los sueños.

El recorrido comenzó con los vientos y mares australes contados a través de la obra de Neruda, relevo tomado por las nuevas generaciones de escritores chilenos que en Ginebra convergerán junto a otras culturas, otras literaturas, y otras poesías. Quizás demasiado poético en un mundo donde la palabra “paz” está perdiendo su sentido.

swissinfo, Alberto Dufey, Ginebra

Contexto

La manifestación tiene lugar del 28 de abril al 2 de mayo de 2004.

Se realiza en el "Geneva Palexpo" sobre una superficie de 30.000 m2, incluye a 300 expositores y atrae cada año a unos 120.000 visitantes.

Varios otros salones son integrados en del libro y de la prensa: Europ' Art, Salón del estudiante, Salón de la música, y, por primera vez, un " Salón africano del libro de la prensa y de la cultura ".

En paralelo, un lugar de debate y de encuentro, como lo es el marco del Gran café literario, del Espacio Simpático, los diversos stands de prensa o, por supuesto, la Aldea alternativa.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo