Navigation

La política de asilo suiza en el punto de mira

Un solicitante de asilo espera su turno en el centro de Kreuzlingen. Keystone

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados critica contundentemente las enmiendas de la ley que añaden barreras al acceso al asilo.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2004 - 19:26

La semana pasada, las ONG y las iglesias denunciaron las nuevas disposiciones . El Parlamento tiene la última palabra.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) critica las enmiendas de la ley de asilo político anunciadas por el ministro de Justicia y Policía, Christoph Blocher.

En una toma de posición, remitida este martes a la Oficina Federal de los Refugiados, el ACNUR se declara muy preocupado. Algunas propuestas van en contra del espíritu y el texto del Convenio de Ginebra de 1951, advierte.

Asimismo la agencia señala que algunas proposiciones tienen como objetivo negar el acceso a un procedimiento de asilo normal a las personas que no estén en condiciones de presentar documentos de identidad válidos en el plazo de 48 horas.

Falta de papeles

“Es importante recalcar que muchos refugiados no tienen posibilidad alguna de conseguir un pasaporte o documentos de identidad antes de huir”, subraya el ACNUR en un comunicado emitido este martes.

Una persona perseguida por las autoridades de su país no va a acudir a las mismas para solicitar que le expidan un documento de identidad.

En algunos estados, la mayoría de la gente jamás ha tenido papeles de esa índole. Pero además puede que los documentos de identidad hayan sido confiscados o destruidos. En otros casos, los papeles han sido robados o destruidos por las redes de pasadores de fronteras, explica el ACNUR.

Los mismos argumentos se aplican a los solicitantes de asilo que podrían beneficiarse de una admisión humanitaria que, según la agencia onusiana, no debe restringirse únicamente a las personas en posesión de documentos de identidad.

“Esto podría impedir que los solicitantes de asilo que merecen ser acogidos, entre ellos las personas que huyen de la guerra o de situaciones de violencia generalizada, reciban una protección internacional apropiada”, puntualizan los expertos del ACNUR.

No se justifica una ley restrictiva

Asimismo el ACNUR observa que el número de solicitantes de asilo está disminuyendo en toda Europa, Suiza incluida. En su opinión, no hay “necesidad de que los gobiernos defiendan una revisión restrictiva del derecho de asilo”.

La agencia recuerda además que es importante abordar el problema de forma global. Entre otras cosas hay que conceder más medios económicos a las regiones en crisis para evitar que estallen los conflictos latentes, afirma.

Igualmente importante es respaldar a los países en desarrollo, donde se registra el mayor número de desplazamientos de población. De los 17 millones de refugiados en el mundo, 12 millones han encontrado amparo en un país del Sur.

El ACNUR precisa también que sus comentarios quieren ser una contribución positiva al proceso de revisión de la ley suiza.

Este tipo de toma de posición es parte de la misión de la agencia, encargada de vigilar la aplicación del Convenio de Ginebra de 1951 relativo al estatuto de refugiados.

Críticas anteriores

El ACNUR no es la primera organización que manifiesta su preocupación por las disposiciones que el ministro Christoph Blocher quiere incluir en la revisión de la ley de asilo y extranjería, actualmente en curso.

A fines de junio, las propuestas desencadenaron una oleada de críticas por parte de las asociaciones que defienden el derecho de asilo y también por parte de varios partidos políticos.

La semana pasada se sumaron las ONG y las iglesias helvéticas. En el marco de una rueda de prensa conjunta, expresaron su preocupación por ver que “la tradición humanitaria de Suiza está en peligro”.

La pasada primavera el Consejo Nacional (cámara baja) aprobó una revisión de la ley de extranjería que no logró convencer ni a la izquierda ni a la derecha. De aquí a fines de año, el proyecto de ley será sometido al Consejo de los Estados (cámara alta).

Para dar un giro radical a la legislación, Christoph Blocher elaboró una serie de propuestas que ahora se encuentran en el punto de mira.

Actualmente estas son objeto de una procedimiento de consulta extraordinario, en el que participan los cantones y organizaciones interesadas, pero no los partidos.

swissinfo y agencias

Contexto

La ley de asilo y extranjería está en revisión. La cámara baja ya ha aprobado las enmiendas que ahora requieren el visto bueno de la otra cámara.

A fines de junio, el Ministerio de Justicia y Policía emitió unas propuestas que obstaculizan la admisión de refugiados.

Las ONG y el ACNUR critican el endurecimiento de la ley.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.