La Quinta Suiza adquiere sabor asiático

Keystone

Casi dos tercios de los emigrantes suizos viven en la Unión Europea. Sin embargo, son cada vez más los que se establecen en Asia, según cifras del Ministerio helvético de Asuntos Exteriores.

Este contenido fue publicado el 15 febrero 2007 - 16:46

El director de la Organización de los Suizos del Extranjero, Rudolf Wyder, saca una conclusión: Suiza debe proyectarse más en esa región.

La Quinta Suiza crece. Unas 10.800 personas se sumaron el año pasado a la colonia helvética residente en el exterior que en los últimos años ha crecido entre un 1,5% y un 2%, indica Rudolf Wyder, director de la Organización de los Suizos del Extranjero (OSE).

Pero es imperativo analizar en detalle las cifras, y aquí no nos referimos a los 10.800 emigrantes. Las estadísticas de los últimos años reflejan que al mismo tiempo que 30.000 suizos dejaban anualmente la patria, unos 25.000 regresaban a su tierra.

Esto significa que la cuota migratoria se limita a 5.000 personas. Los nacimientos en el seno de familias helvéticas en el extranjero (cuya tasa de natalidad superior a la de los compatriotas en la patria) y la adquisición de la nacionalidad por los cónyuges extranjeros suman el resto.

El clima... económico

Concentrémonos en la emigración. Las últimas estadísticas del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores muestran que Asia ejerce un atractivo especial sobre los descendientes de Guillermo Tell.

En China la colonia helvética (2.794 personas) aumentó un 12,8% en un año. En Tailandia, un 10% y en Singapur, un 21% (1.703 personas). "Estas colonias son relativamente pequeñas, pero están en plena expansión", señala Rudolf Wyder.

El fuerte crecimiento económico que registran esos países tiene mucho que ver. Otro grupo de suizos se establece en Asia alcanzada la edad de jubilación para disfrutar de un clima más clemente y unos precios más razonables (Tailandia, Filipinas).

Es sólo el comienzo

Rudolf Wyder ve en el fuerte crecimiento de Singapur y China (¿pronto también India?) un "signo político y económico, una tendencia que va a intensificarse".

"Suiza tiene que estar presente allí y reforzar la presencia de las instituciones estatales. Quizás se necesiten más puestos diplomáticos y consulares en la región..."

Estas cifras son también una oportunidad para reprochar cierto narcisismo a Suiza. "La población tiene que darse cuenta de que nuestro país está inmerso en la globalización", destaca el director de la OSE.

"No somos lo suficientemente conscientes de hasta qué punto dependemos de contactos globales en los que hay que invertir para preservar esa posición económica y políticamente privilegiada. Y esto se aplica también a Europa".

En 2006 el Viejo Continente –donde residen casi dos tercios de los suizos del exterior–, no atrajo más ni menos suizos que en los años precedentes, salvo en un caso difícil de explicar, el de Gran Bretaña.

Joven y femenina

África y América, por el contrario, han perdido un poco de atractivo. Rudolf Wyder supone que en el caso de Estados Unidos se debe a los crecientes obstáculos para establecerse en ese país, a diferencia de lo que ocurre en los países asiáticos.

El año pasado, como desde hace al menos dos décadas, se confirmó la tendencia: la Quinta Suiza crece y su repartición por los cinco continentes se está modificando lentamente en favor de Asia, y en detrimento de África y Estados Unidos.

"La emigración ha cambiado", explica Rudolf Wyder. "Antes, uno partía para tal vez no volver a ver jamás a sus seres queridos. Hoy, con los medios de transporte, es mucho más fácil hacer las maletas o por lo menos lo es desde el punto de vista psicológico".

Aunque no hay base científica que permita explicar las causas que motivan una partida, el director de la OSE piensa que una oportunidad profesional o una relación sentimental pueden ser las razones cruciales.

De forma general, la Quinta Suiza es algo más joven que los compatriotas que residen dentro de las fronteras helvéticas y, sobre todo, femenina (58,2% de los ciudadanos adultos).

Experiencias útiles

Quienes desean hacer las maletas e irse requieren un espíritu abierto y flexibilidad. Algo en lo que los suizos supuestamente son muy hábiles – se integran con facilidad y sus competencias son muy valoradas.

"Las experiencias de esos suizos podrían ser muy útiles en la integración de los extranjeros que llegan a nuestro país", asegura Rudolf Wyder.

En otras palabras: su participación política es a la vez "un valor agregado y una valiosa fuente de información para nuestro pequeño país", según el director de la OSE.

El peso de la Quinta Suiza se mide en las urnas. El año pasado 111.000 suizos residentes en el extranjero (+6.000) ejercieron sus derechos políticos en este país, al estar inscritos en el registro electoral de una comuna (municipio).

"Este nuevo aumento es especialmente interesante de cara a las elecciones legislativas federales de este año", se felicita el director de la OSE que mucho tiene que ver con ese éxito.

swissinfo, Pierre-François Besson
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

Estadísticas de 2006

Unos 645.010 ciudadanos suizos residían en el extranjero a fines de diciembre de 2006. Son unas 10.794 personas más (1,7%) que en 2005.

Desde el año 2000 la Quinta Suiza ha crecido un 11,1%. 460.065 personas (71,3%) tienen la doble nacionalidad.

390.182 suizos viven en la Unión Europea (60,5%). La colonia helvética más numerosa está en Francia (171.732), seguida de Alemania (72.384), Italia (47.012) y Gran Bretaña (27.326).

Fuera de Europa los principales países de residencia de los suizos son Estados Unidos (71.984), Canadá (36.374), Australia (21.291), Argentina (15.061), Brasil (13.956), Israel (12.011) y Sudáfrica (8.821).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo