Navigation

La victoria de Bush no entusiasma mucho a Suiza

George Busch guiará a los Estados Unidos y al mundo durante 4 años más. Keystone

La reelección de Jorge W. Bush no entusiasma mucho a los partidos políticos helvéticos y deja de mármol a los medios económicos.

Este contenido fue publicado el 03 noviembre 2004 - 21:31

Pero muchos esperan ahora del presidente estadounidense una apertura más grande al diálogo y una colaboración mayor con la ONU.

En opinión de los principales partidos políticos helvéticos, la reelección de George W. Bush tendrá sólo un impacto débil sobre Suiza. Lo que no les impiden reaccionar. A veces sin miramientos.

Para el Partido Socialista (PSS), esta reelección constituye una decepción profunda, según su portavoz. Considerando "desastroso" el primer mandato de Bush, Jean-Philippe Jeannerat afirma que "todo el mundo (en el seno del partido) esperaba un cambio ".

“Ahora, prevale una inquietud cierta entre los socialistas. Éstos se preguntan cuál política va a adoptar al equipo Bush II sobre las cuestiones de seguridad, de clima, de energía o en el momento de las negociaciones con la Organización mundial del comercio (OMC), subraya Jeannerat.

Estos temores, la presidenta del partido demócrata cristiano (PDC - centro) también los comparte.

Doris Leuthard " habría preferido claramente John Kerry ".El demócrata, según ella, habría permitido un mejoramiento de la situación económica estadounidense.

Gastos militares

Con la reelección de George W. Bush, el acento será puesto de nuevo sobre los gastos militares, predice a Doris Leuthard. Sin embargo, este sector no beneficia a la población ni a la estabilidad económica del país.

La presidenta del PDC considera que la reelección de Bush no debería tener consecuencias sobre las relaciones bilaterales helvético-estadounidenses, pues el electo presidente " no se interesa mucho por Suiza ".

En cambio, Doris Leuthard estima que una victoria de John Kerry, que es más abierto a las cuestiones de política exterior, habría cambiado más las cosas.

En el campo radical (PRD - centro derecha), prevén una continuidad en el plano de la política económica interior estadounidense. Un elemento que cuenta para Suiza, país de exportaciones.

El portavoz de los radicales, Christian Weber subraya que su partido se siente más próximo de los republicanos sobre el plano económico, pero que comparte las opiniones de los demócratas sobre las cuestiones de sociedad, la cuestión de la búsqueda de las células madres por ejemplo.

Según el plan de la política de seguridad, los radicales consideran por otro lado deseable que los Estados Unidos y George Bush se alejen del unilatéralismo y colaboren más con la ONU.

Ni abusos ni trampas

Por su parte, el senador radical Peter Briner rechaza toda similitud entre el voto del 2004 y el caos electoral del 2000.

"Ningún abuso de ningún tipo, ni trampas fueron denunciadas", subraya el presidente de la Asociación Parlamentaria Suiza / Estados Unidos.

Frente a esta reelección, la Unión democrática de Centro (UDC - derecha dura) se contenta por su parte con un “no comment”.

Los medios económicos se muestran más disertos, a pesar de una indiferencia cierta.

"Durante la campaña, jamás nos expresamos para el uno o el otro pretendiente a la Casa Blanca, afirma James Nason, portavoz de la Asociación Suiza Banqueros (ASB).

El mismo sonido de campana por parte de Economiesuisse. " La victoria de Bush no es una sorpresa para nosotros ", indica Rudolf Walser, jefe economista de la Federación de las empresas suizas. Que asegura que una elección a la presidencia de Kerry no habría cambiado nada tampoco.

No es menos cierto que los Estados Unidos seguirán siendo la potencia económica más grande del mundo. Es importante que la nueva administración sea consciente de esta responsabilidad y que se tome el trabajo de adoptar condiciones-marcos favorables para la economía, precisa James Nason.

Concretamente, esto implica un sistema de contribuciones moderado y mercados abiertos, explica el portavoz de la ASB.

Abordar los problemas reales

Por su parte, Rudolf Walser insiste sobre la idea del multilatéralismo. Según él, el nuevo gobierno deberá tomar más en serio las organizaciones internacionales, particularmente la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Muchas promesas han sido enunciadas por ambos campos durante la campaña, anota también Rudolf Walser. Se trata ahora de atacarse a los problemas reales - a saber los déficit presupuestarios y comerciales de los Estados Unidos.

"El presidente Bush deberá cortar en los gastos, fijar prioridades más serias y una devaluación del dólar no está excluido", añade el economista.

Estas elecciones tendrán, no obstante, sólo una menor influencia sobre la coyuntura mundial durante los seis próximos meses, estima Rudolf Walser. A menos de una devaluación demasiado brusca de la moneda estadounidense.

En el marco del análisis del resultado de esta elección, los expertos suizos tienden sobre todo a subrayar la división profunda que marca la sociedad estadounidense.

Durante su segundo mandato, una de las tareas esenciales de George Bush será sin duda evitar que este foso aumente, estima particularmente el zurigués Georg Kohler, profesor de filosofía política.

swissinfo y agencias

Datos clave

La elección 2004 presidencial suscitó el interés de los electores como jamás visto en casi cuarenta años.

End of insertion

Contexto

Según el Comité para el Estudio del Electorado(CSAE), más de 120 millones de estadounidenses se habrían rendido a las urnas.
Este total representaría cerca del 60 % de los 156 millones de electores inscritos.
En 2000 esta cifra alcanzaba un poco más de 54 % de los electores.
En 1996, la reelección de Bill Clinton mobilizó sólo el 49 % del electorado.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.