Los científicos advierten sobre la propagación de una nueva variante de coronavirus

Los científicos piden una revisión más minuciosa de los pasajeros en los aeropuertos. Keystone / Javier Fuentes

Una variante del coronavirus originada entre trabajadores agrícolas españoles se ha propagado rápidamente por Europa desde el verano y representa la mayoría de los nuevos casos de COVID-19 en varios países y más de 80% de los contagios en el Reino Unido.

Este contenido fue publicado el 30 octubre 2020 - 09:01
Clive Cookson, Financial Times

Un equipo internacional de científicos dedicado a rastrear el virus a través de las mutaciones genéticas que experimenta describe en un artículo de investigación publicado el jueves la extraordinaria propagación de una variante llamada 20A.EU1.

El estudio sugiere que las personas que regresaron de vacaciones de España han tenido un papel preponderante en la reciente transmisión del virus en Europa, lo que despierta dudas sobre si la segunda ola que asola al continente habría sido menos intensa si hubiera habido una mejor detección de casos en los aeropuertos y otras centrales de transporte.

Contenido externo

Dado que cada variante tiene su propia firma genética, es posible rastrear el lugar preciso donde se originó.

"En el caso de la propagación de la 20A.EU1, parece claro que las medidas [de prevención] no fueron suficientes para detener el contagio de las variantes surgidas este verano", señala Emma Hodcroft, genetista evolutiva de la Universidad de Basilea y autora principal del estudio publicado el jueves en una revista especializada.

Los equipos científicos de Suiza y España se apresuran a examinar el comportamiento de la variante citada para descifrar si es más mortal, o más infecciosa, que otras cepas.

La doctora Hodcroft subraya que hasta ahora "no hay evidencia de que la [rápida] propagación de esta variante se deba a una mutación que aumente el contagio o tenga impacto sobre los resultados clínicos".

Pero precisa que la 20A.EU1 no se parece a ninguna versión de SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, que se haya conocido previamente. "No había visto ninguna variante con este tipo de dinámica desde que investigo las secuencias genómicas del coronavirus en Europa", dice.

En particular, los equipos están trabajando con laboratorios de virología para determinar si la 20A.EU1 incluye una mutación en la llamada “proteína de pico”, usada por el virus para introducirse a las células humanas, con lo que se estaría modificando su comportamiento.

Todos los virus desarrollan mutaciones (cambios en las letras individuales de su código genético) que pueden agruparse en nuevas variantes y cepas. También se ha identificado otra mutación del SARS-CoV-2, llamada D614G, que se cree que vuelve al virus más infeccioso.

Joseph Fauver, epidemiólogo genético de la Universidad de Yale que no ha participado en la investigación citada, afirma: “Necesitamos más estudios de este tipo para hallar las mutaciones que se han vuelto más comunes entre la población para analizarlas en detalle y descubrir si hacen que el virus sea más contagioso”.

La nueva variante, que tiene seis mutaciones genéticas distintivas, surgió en junio entre trabajadores agrícolas en Cataluña (noreste de España) y se diseminó rápidamente entre la población local, según el estudio.

Tanja Stadler, profesora de evolución computacional de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), institución que también formó parte del proyecto de investigación, asegura que el análisis de las muestras virales obtenidas en toda Europa en las últimas semanas ha demostrado que son derivaciones de la misma variante.

“Podemos observar que el virus se ha introducido varias veces en distintos países y luego se ha extendido entre las poblaciones locales”, dice Stadler.

Iñaki Comas, estudioso del virus, director del consorcio SeqCovid-España y coautor del estudio, agrega: "Una variante catalizada por un evento inicial de propagación masiva puede extenderse a una gran velocidad".

Los investigadores concluyen que el "comportamiento arriesgado" de los turistas que viajaron a España -ignorando las recomendaciones de distanciamiento social-, "comportamientos que luego reprodujeron también en casa", coadyuvaron a la propagación de la nueva variante.

La investigación revela que la naciente variante explica ocho de cada 10 casos en el Reino Unido. En España, el 80% de los nuevos contagios; en Irlanda, el 60%; y en Francia y Suiza, hasta el 40%.

Los estrictos confinamientos durante la primera parte del año ayudaron a controlar la propagación inicial de la COVID-19 y el número de nuevos casos se redujo sustancialmente durante el verano.

Sin embargo, durante las últimas semanas el virus se ha propagado rápidamente en Europa, un rebrote que ha obligado a los principales líderes políticos del continente a anunciar nuevas y dolorosas restricciones a la actividad social.

Copyright The Financial Times Limited 2020

Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo