Navigation

Los hooligans, crisol para la extrema derecha

Detención de un hooligan durante una gresca. Keystone

De acuerdo a la policía federal, los medios de extrema derecha intentan politizar y reclutar nuevos miembros entre los hinchas de fútbol y de hockey.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2004 - 15:02

La situación varía según los estadios, pero podría evolucionar de cara a la Eurocopa 2008.

Los hooligans anudan sus contactos, explica Danièle Bersier, portavoz de la Oficina Federal de Policía (fedpol.ch). Esos lazos son utilizados luego por los movimientos de extrema derecha para atraer atraerlos a sus manifestaciones. Ese es el primer paso hacia un reclutamiento.

En Suiza, hay entre 200 y 300 hooligans, estima la policía de seguridad de la ciudad de Zúrich que cuenta con una célula dedicada a los "partidarios de tipo C", es decir a aquellos con fuerte propensión a la violencia. Su número aumenta levemente...

Es difícil determinar cuántos forman parte de una esfera de influencia de la extrema derecha. La policía se informa en los clubes, pero las cifras son ambiguas. Un espectador que asiste a varios partidos suele ser contabilizado muchas veces.

Además, las vestimentas características de los hooligans y las de los extremistas de derecha son similares. De ahí la dificultad para distinguir los unos de los otros.

Unidos en la gresca

Los hooligans son por cierto "racistas, pero apolíticos", escribe fedpol.ch en su último informe sobre la seguridad interior de Suiza.

En Zúrich, algunos de ellos hasta intentan desmarcarse de los círculos de extrema derecha, explica Christoph Vögeli, jefe de la policía de seguridad de la ciudad. En cambio, en Berna o en Lugano, existen connivencias.

Lo innegable es que para los cabezas rapadas, estas citas deportivas son la ocasión para enfrentarse a un enemigo: los hinchas del equipo adversario y las fuerzas del orden.

Los extremistas de derecha se mezclan entonces con los hooligans. El 14 de febrero de 2004, por ejemplo, seis extremistas de derecha fueron detenidos por una gresca que enfrentó a los hinchas del HC Fribourg Gottéron y del CP Berna. (Equipos de jockey sobre hielo).

Declaraciones nazis en las tribunas

La última temporada, entre 15 y 20 jóvenes neonazis manifestaron durante los partidos de hockey de los Leones de Zurich. Gritaban eslóganes, particularmente los "Heil Hitler", recuerda Christoph Vögeli. Fueron controlados y se les amenazón con impedirles la entrada al estadio si reincidían.

En Ginebra, las tribunas del FC Servette estuvieron ocupadas al principio de los años 90 por un grupo llamado "Hinchas 88", el dígito "8" hacía referencia a la octava carta del alfabeto(H) y "88" a "Heil Hitler".

Según la policía ginebrina, este grupo se disolvió entre 1995-1996, pero aún reaparece una bandera de cuando en cuando.

Análisis del discurso

En Inglaterra, hace ya mucho tiempo que un grupo neonazi como "Combate 18" utiliza los partidos de fútbol para hacer circular sus mensajes, explica el cineasta Daniel Schweizer, autor de dos documentales sobre los neonazis.

Según el realizador, las autoridades deberían, más allá de la vigilancia y de la represión en caso de violencia, analizar con más profundidad los discursos proclamados por estos medios.

Daniel Schweizer prepara actualmente un largo metraje sobre "White Power". "Lo que descubrimos sobrepasa la ficción. Hay urgencia de abrir los ojos ante lo que se dice".

El discurso está cambiando, explica. De la idea de superioridad de la "raza blanca" pasó a la de su desaparición debido al mestizaje de la sociedad. La "guerra racial" es preconizada por una parte de los medios de extrema derecha.

Medidas con la mira en la Eurocopa 2008

La Eurocopa 2008, a realizarse en Suiza y Austria, podría servir de tribuna a estos grupos. Responsable de la seguridad del evento, la policía federal todavía no ha analizado el peligro de politización que ello representa.

El gobierno nombrará dentro de poco un grupo de trabajo denominado "seguridad Euro 2008". Estará integrado por representantes de las diferentes oficinas concernidas, policías cantonales, ciudades que acogerán un partido y organizadores del campeonato.

Por otro lado, una nueva ley, preparada por el Consejo Federal, debería ser aprobada con vistas al Euro 2008. Prevé particularmente el fichaje de los hinchas violentos.

Según fedpol.ch, Suiza no tiene actualmente bases legales que le permiten luchar eficazmente contra el hooliganismo. Varios países europeos, entre ellos Austria, ya disponen de legislaciones más avanzadas.

Sin embargo, según la Oficina Federal de Policía, será indispensable la colaboración internacional entre las autoridades responsables de la lucha contra contra el hooliganismo.

swissinfo y agencias

Datos clave

En Suiza hay entre 200 y 300 hooligans.
Es difícil saber cuántos de ellos forman parte de una esfera de influencia de la extrema derecha.
Fedpol.ch teme que los neonazis se sirvan de la Eurocopa 2008 para reclutar nuevos miembros entre los hooligans.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo