Navigation

Los parlamentos cantonales refuerzan su seguridad

Se contempla incrementar los operativos de seguridad en Suiza. Keystone

Después del tiroteo de este jueves en Zug, el Palacio Federal anunció el reforzamiento de su dispositivo de seguridad al tiempo que varios cantones han decidido hacer lo propio y algunos más reflexionan sobre los pasos a seguir en la materia, pero nadie quiere caer en la psicosis.

Este contenido fue publicado el 27 septiembre 2001 - 19:10

En Berna, las autoridades decidieron instalar un detector de metal a la entrada del Palacio Federal amén de que aplicarán rigurosos controles de identidad entre los cuales la revisión de portafolios y bolsas de las personas que ingresen al edificio.

El gobierno del cantón del Tesino ha declarado que la sala de su parlamento tiene grandes lagunas en materia de seguridad que deberían ser solucionadas durante la renovación que está prevista para el verano del 2002. Un vidrio blindado debería separar al público de los diputados.

Para la próxima sesión parlamentaria del 8 de octubre no se ha previsto ninguna medida especial. Pero es posible que se solicite el refuerzo de policías de civil.

En Ginebra se han puesto inmediatamente agentes de seguridad en las entradas del Ayuntamiento. El Parlamento no sesiona actualmente, pero hay comisiones que se reúnen en el edificio. El lunes se decidirán las medidas para proteger a los diputados y a los miembros del gobierno cantonal. "Sin embargo no hay que caer en la psicosis", declaró el gobierno ginebrino.

Relativismo en el cantón de Vaud

El Consejo del Estado de Vaud está inquieto por la irrupción de la violencia criminal en el ámbito de un parlamento. Ha ordenado inmediatamente medidas especiales contra la eventual ejecución de un acto de este tipo en el cantón.

El presidente del Gran Consejo del cantón, Pierre Rochat, no piensa por el momento reforzar la seguridad del parlamento. "Existen dispositivos de seguridad. Funcionan. Lo importante es activarlos inmediatamente", explicó.

Los políticos no están al resguardo de actos de un loco, pero hay que mantener los pies sobre la tierra. "No vamos a erigir castillos ni a colocar batallones de seguridad en torno a los parlamentos", agregó.

Medidas diferentes según los cantones

En Neuchâtel, después de los acontecimientos de esta mañana, se van a tomar medidas particulares para asegurar el buen desarrollo de la sesión del Gran Consejo, que tendrá lugar del 1 al 3 de octubre próximos.

En Friburgo, no se ha querido ceder al pánico. La Cancillería del Estado ha precisado que no se tomará ninguna medida de seguridad especial en las sesiones del parlamento friburgués. El canciller está decidido a oponerse a toda petición de dispositivo de seguridad en el parlamento cantonal.

En Liestal, el parlamento de Basilea-Campiña ha interrumpido su sesión de hoy al conocerse el trágico acontecimiento de Zug, que sin duda alguna va a originar el inicio de un debate sobre el tema.

En Zúrich, la policía cantonal decidirá, con el Gran Consejo, si habrá que reforzar o no las medidas de seguridad existentes. Habitualmente, dos policías, uno en uniforme y armado, y el otro de civil, vigilan el ayuntamiento cuando tiene lugar una sesión.

swissinfo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.